DE INEVI­TA­BLE A INAPLAZABLE

Pos­ter­gar la in­ter­ven­ción en Ca­ta­lu­ña so­lo au­men­ta su cos­te

ABC - - OPINIÓN - HER­MANN TERTSCH

«Aes­tas al­tu­ras no hay for­mas in­ter­me­dias. La des­pro­gra­ma­ción de la sec­ta se­pa­ra­tis­ta de­be ha­cer­se de un mo­do ac­ti­vo, con un 155». Es­tas sa­bias pa­la­bras de Al­bert Boadella, un ca­ta­lán que anun­ció la ca­tás­tro­fe des­de que su lu­ci­dez vio los pre­pa­ra­ti­vos, son una vez más ro­tun­da­men­te cier­tas. Pe­ro se que­da cor­to con la re­ce­ta por­que es pro­ba­ble que el 155 ya no sea su­fi­cien­te pa­ra aca­bar con lo que se de­bió aca­bar des­de ha­ce lus­tros ya to­dos los días. Co­mo to­dos los días au­men­ta el cos­te de una in­ter­ven­ción pa­ra res­ta­ble­cer la ley.

Quie­nes hoy pre­ten­dan que la vuel­ta a la le­ga­li­dad pa­sa por la ne­go­cia­ción con las fuer­zas se­pa­ra­tis­tas o no se en­te­ran o creen be­ne­fi­ciar­se de la fal­ta de nor­ma­li­dad. O di­rec­ta­men­te pre­ten­de ayu­dar al gol­pis­mo an­ti­es­pa­ñol co­mo los co­mu­nis­tas de Po­de­mos, pa­ra los que to­do éxi­to pro­pio pa­sa por el des­mem­bra­mien­to de la na­ción. La cú­pu­la gol­pis­ta de la Ge­ne­ra­li­dad es irre­cu­pe­ra­ble pa­ra la le­ga­li­dad. El res­ta­ble­ci­mien­to de la ley en Ca­ta­lu­ña es im­pres­cin­di­ble pa­ra que to­da Es­pa­ña pue­da de­di­car sus ener­gías, su tiem­po y su di­ne­ro a sus gran­des ob­je­ti­vos de de­sa­rro­llo. Ten­drá que im­po­ner­se con la in­ter­ven­ción de la fuer­za le­gí­ti­ma del Es­ta­do an­te la abier­ta re­be­lión de las au­to­ri­da­des re­gio­na­les. Es­ta vez con la con­tun­den­cia ne­ce­sa­ria que no hu­bo en la fra­ca­sa­da apli­ca­ción del 155 por el Gobierno de Ma­riano Ra­joy.

El mie­do al con­flic­to de aquel Gobierno ha te­ni­do efec­tos ca­tas­tró­fi­cos pa­ra Es­pa­ña, y no so­lo en Ca­ta­lu­ña. Por­que más allá del des­cré­di­to del Es­ta­do que cau­só su fa­lli­da in­ter­ven­ción del pa­sa­do año, es co­rres­pon­sa­ble, por su vergonzosa hui­da, de to­dos los da­ños que ge­ne­ra en la ac­tua­li­dad –au­men­tan a dia­rio– el Gobierno de ta­lan­te abier­ta­men­te ma­ca­rra que pre­si­de el fal­so doc­tor Sán­chez. Que lle­va a ca­bo el más inau­di­to des­man­te­la­mien­to de las de­fen­sas del Es­ta­do que pue­da con­ce­bir­se. Si al ac­tual Gobierno lo ca­rac­te­ri­zan su ma­la fe y su des­pre­cio a los in­tere­ses de los es­pa­ño­les, al an­te­rior se le re­cor­da­rá por su jus­ti­fi­ca­da ma­la con­cien­cia y una co­bar­día de al­tí­si­mo cos­te que la­men­ta­ble­men­te no pa­gan quie­nes de­bie­ran.

Así las co­sas y tal co­mo se ace­le­ran los pla­nes de un nue­vo in­ten­to de in­su­rrec­ción, es muy po­si­ble que sea pre­ci­sa­men­te Sán­chez, que go­bier­na gra­cias al gol­pis­mo y de­más im­pli­ca­dos en el in­ten­to de des­truc­ción del Es­ta­do, quien ten­ga que dar la or­den de sus­pen­der la au­to­no­mía en Ca­ta­lu­ña y res­ta­ble­cer la ley y el or­den pú­bli­co, am­bos hoy inexis­ten­tes. O que­dar ex­pues­to ya de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo uno más de los enemi­gos de la Es­pa­ña de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. La in­ter­ven­ción con­ta­rá con el aplau­so de la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, in­clui­dos los ca­ta­la­nes, pe­ro tam­bién con la fe­roz y pre­vi­si­ble­men­te vio­len­ta opo­si­ción de la sec­ta fa­ná­ti­ca de que ha­bla Boadella. Sán­chez in­ten­ta aún pro­te­ger y no en­fren­tar­se a sus so­cios de aven­tu­ra. Pe­ro to­da Es­pa­ña, ca­da vez más alerta y más dis­pues­ta a ex­te­rio­ri­zar su vo­lun­tad de de­fen­sa de la na­ción, sa­be que lo inevi­ta­ble ya se ha­ce inaplazable.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.