Bar­ba­coa de nar­cos tras dis­pa­rar y arro­jar viva a una ni­ña a un po­zo

El Po­llino y su clan se en­fren­tan a pri­sión per­ma­nen­te por el tri­ple cri­men de Se­vi­lla

ABC - - ESPAÑA - CRUZ MORCILLO MA­DRID

«Co­gie­ron a la me­nor aún con vi­da y la arro­ja­ron a una fo­sa que ha­bían pre­pa­ra­do en el cuar­to de ba­ño, en­tre la ba­ñe­ra y el vá­ter, don­de ha­cía tiem­po que man­te­nían abier­to un agu­je­ro pro­ce­den­te de una an­ti­gua fo­sa sép­ti­ca (...) Lu­cía lle­gó a res­pi­rar den­tro de la fo­sa y fa­lle­ció a con­se­cuen­cia de la le­sión en­ce­fá­li­ca pro­vo­ca­da por el dis­pa­ro de pro­yec­til de ar­ma de fue­go y por la as­fi­xia pro­vo­ca­da al res­pi­rar el ma­te­rial que arro­ja­ron pa­ra se­pul­tar­la». La cruel­dad que re­la­ta la Fis­ca­lía la su­frió la pe­que­ña Lu­cía Be­gi­nes, que te­nía seis años cuan­do el clan de los Ca­bo de­ci­dió ven­gar­se del no­vio de su ma­dre, un turco de­di­ca­do al ne­go­cio de la he­roí­na, y de pa­so lle­var­se por de­lan­te la vi­da de to­dos ellos. Su ma­dre San­dra Ca­pi­tán, de 26 años, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de tres me­ses.

La Fis­ca­lía pe­di­rá pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble a los in­ves­ti­ga­dos por es­te tri­ple cri­men, ocu­rri­do el 16 de sep­tiem­bre de 2017 en Dos Her­ma­nas (Se­vi­lla). De los sie­te impu­tados, cin­co es­tán en pri­sión: Ri­car­do Gar­cía Her­nán­dez, el Po­llino; su pa­dre Ri­car­do Gar­cía Gu­tié­rrez, el Ca­bo; la mu­jer del Po­llino, Eli­sa Fer­nán­dez; un mo­ni­tor de ar­tes mar­cia­les, David H., el Ta­pi­ta, y su ami­go Jo­sé An­to­nio M. La ma­dre del Po­llino y Ma­nue­la M. O., que re­gen­ta­ba una sa­la de fies­tas, es­tán en li­ber­tad.

Aquel sá­ba­do de sep­tiem­bre, El Po­llino y su pa­dre, miem­bros del clan de los Ca­bo, in­ves­ti­ga­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes por trá­fi­co de dro­gas, es­pe­ra­ron a Yil­maz Gi­raz, de 54 años, en su ca­sa de Se­vi­lla. La ex­cu­sa era que lo lle­va­rían al cum­plea­ños de Ri­car­do en la vi­vien­da de es­te en Ce­rro Blan­co. Ha­bían con­tac­ta­do con el mo­ni­tor de ar­tes mar­cia­les y su ami­go unos días an­tes pa­ra que «re­du­je­ran a un hom­bre que les de­bía di­ne­ro», pa­ra dar­le un «sus­ti­llo», a cam­bio de 3.000 eu­ros. En­ca­ño­na­do lle­va­ron al «Turco» has­ta la ca­sa de Dos Her­ma­nas, que se­ría su tum­ba y la de su re­cién crea­da fa­mi­lia.

Tor­tu­ras y dis­pa­ros

Lo gol­pea­ron y pa­tea­ron por to­do el cuer­po, en pre­sen­cia de Eli­sa, la mu­jer del Po­llino, pe­ro no lo­gra­ron su ob­je­ti­vo. El ma­tri­mo­nio de­ci­dió en­ton­ces ir a bus­car a San­dra y a su hi­ja Lu­cía a su pi­so de Se­vi­lla; con una pis­to­la en la ca­be­za, las obli­ga­ron a su­bir al co­che. La ma­dre de San­dra en la de­nun­cia por des­apa­ri­ción que in­ter­pu­so al día si­guien­te con­tó a la Po­li­cía que su hi­ja se ha­bía de­ja­do la co­mi­da a me­dio pre­pa­rar.

Cuan­do las me­tie­ron en el nú­me­ro 168 de la ca­lle Ce­rro Blan­co, una vi­vien­da «bún­ker» de nar­cos, se desató el in­fierno pa­ra ellas. Lu­cía te­nía el bra­zo es­ca­yo­la­do por­que el día an­te­rior se ha­bía caí­do del pa­ti­ne­te. Las gol­pea­ron y tor­tu­ra­ron. A la ni­ña, Ri­car­do y Eli­sa le pu­sie­ron el re­vól­ver en la sien y le dis­pa­ra­ron «pe­ro sin cau­sar la muer­te in­me­dia­ta». La au­top­sia re­ve­ló que res­pi­ró ga­ses de cal viva en la fo­sa. Su ma­dre y el Turco vi­vían aún. San­dra Ca­pi­tán re­ci­bió cin­co dis­pa­ros en la ca­be­za. A am­bos los arro­ja­ron so­bre el cuer­po de Lu­cía en el po­zo.

El día de an­tes, el Po­llino y su pa­dre acu­die­ron a una em­pre­sa de hor­mi­gón pa­ra saber el pre­cio de un hor­mi­go­na­do con bom­ba pa­ra 20 me­tros cú­bi­cos. El sá­ba­do, mi­nu­tos des­pués de re­ma­tar a las víctimas lla­ma­ron pa­ra con­tra­tar­lo. A las cin­co de la tar­de los tra­ba­ja­do­res de la ce­men­te­ra se pre­sen­ta­ron con el ca­mión en la puer­ta de la ca­sa. Los Ca­bo es­ta­ban de bar­ba­coa en la puer­ta, con la mú­si­ca muy al­ta, se­gún con­ta­ron los em­plea­dos. La ex­cu­sa era el cum­plea­ños del Po­llino, se­gún la Fis­ca­lía. Los em­plea­dos no su­pie­ron has­ta mu­chos días des­pués que iban a re­lle­nar con ce­men­to la tum­ba de una fa­mi­lia.

El Po­llino fue quien me­tió la man­gue­ra ha­cia den­tro de la vi­vien­da. Su pa­dre les ofre­ció al­go pa­ra be­ber «con mu­cha nor­ma­li­dad». Tras echar ocho me­tros cú­bi­cos de ce­men­to, les di­je­ron que se po­dían ir. Dos días des­pués lla­ma­ron a unos al­ba­ñi­les pa­ra que ta­pa­ran «un agu­je­ro que te­nían en el ba­ño». Al ca­bo de quin­ce días, tras un chi­va­ta­zo que cos­tó com­pro­bar, la Po­li­cía con ayu­da de la UME tar­dó ca­si 40 ho­ras en res­ca­tar los tres ca­dá­ve­res. Los Ca­bo pa­sa­ron el fin de se­ma­na an­te­rior alo­ja­dos en un ho­tel de El­che mien­tras sus víctimas se des­com­po­nían en el po­zo de su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.