«Ma­cron so­lo pien­sa en sí mis­mo y en fa­vo­re­cer a los ri­cos»

Los ma­ni­fes­tan­tes de Pa­rís mues­tran una am­plia va­rie­dad de mo­ti­vos de in­dig­na­ción con el pre­si­den­te fran­cés

ABC - - INTERNACIONAL - SIL­VIA NIE­TO

Lo pri­me­ro que un cha­le­co ama­ri­llo es­pe­tó a ABC, des­pués de es­cu­char la pre­gun­ta, fue: «Odia­mos a la pren­sa. Os va­mos a par­tir la ca­be­za». Lo di­jo jun­to a la pla­za del Ar­co del Triun­fo, en la ave­ni­da Victor Hu­go, de bue­na ma­ña­na y po­co des­pués de su­pe­rar uno de los con­tro­les po­li­cia­les que vi­gi­la­ban to­dos los ac­ce­sos a la ro­ton­da don­de se ubi­ca el mo­nu­men­to. Ayer, Pa­rís vi­vió una nue­va jor­na­da de pro­tes­tas del mo­vi­mien­to que lle­va un mes po­nien­do en ja­que al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Em­ma­nuel Ma­cron.

An­tes de que los «cas­seurs», los ma­ni­fes­tan­tes más vio­len­tos, co­men­za­ran a que­mar co­ches, re­ven­tar es­ca­pa­ra­tes y le­van­tar ba­rri­ca­das, la ma­ni­fes­ta­ción trans­cu­rrió de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca. Mu­chos miem­bros del mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos abo­rre­cen los dis­tur­bios, pe­ro ad­mi­ten que pa­re­cen el úni­co me­dio pa­ra ha­cer­se es­cu­char: «Es­tu­vi­mos aquí el 27 de no­viem­bre, sa­li­mos de for­ma pa­cí­fi­ca, y no se nos es­cu­chó», la­men­ta­ba ayer Co­rin­ne, una pa­ri­si­na de 53 años que par­ti­ci­pa­ba en las pro­tes­tas. «Pe­di­mos más justicia social. Siem­pre pa­ga­mos los mis­mos. No­so­tros, a di­fe­ren­cia de los ri­cos, no po­de­mos lle­var­nos nues­tro di­ne­ro a Lu­xem­bur­go. Que­re­mos que el di­ne­ro se dis­tri­bu­ya me­jor en­tre to­do el mun­do». Al pe­dír­se­le su opinión so­bre el pre­si­den­te, con­tes­tó con una car­ca­ja­da. Y aña­dió: «Ma­cron tie­ne mu­cho ego y so­lo pien­sa en sí mis­mo, y en fa­vo­re­cer a los ri­cos».

Ba­jos salarios y al­tos pre­cios

«Que­re­mos que es­cu­chen que so­mos una ma­yo­ría los que vi­vi­mos con me­nos de 1.200 eu­ros al mes. Te­ne­mos un pro­ble­ma con el sa­la­rio, con la subida de los pre­cios, el al­qui­ler... El pre­si­den­te Ma­cron de­be di­mi­tir», aña­día otra mu­jer, tam­bién cha­le­co ama­ri­llo, que lle­va­ba una gran pan­car­ta a sus es­pal­das.

El odio con­tra el pre­si­den­te y las que­jas por el men­guan­te po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses me­dias pa­re­cen ha­ber­se con­ver­ti­do en el ver­da­de­ro mo- tor de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, que es­ta­lla­ron por los nue­vos im­pues­tos so­bre el com­bus­ti­ble que iban a en­trar en vi­gor en enero de 2019.

Los cha­le­cos ama­ri­llos con­for­man un mo­vi­mien­to he­te­ro­gé­neo y di­fí­cil de de­fi­nir. Aun­que sus reivin­di­ca­cio­nes son esen­cial­men­te eco­nó­mi­cas, ca­si to­das las ideo­lo­gías tie­nen re­pre­sen­tan­tes con cha­le­cos: de iz­quier­das, de de­re­chas y de sus res­pec­ti­vos ex­tre­mos. Ayer, en la de­co­ra­ción de la in­du­men­ta­ria de los ma­ni­fes­tan­tes, se po­dían apre­ciar de­ta­lles que per­mi­tían per­ci­bir esa fal­ta de cohe­sión: al­gu­nos ha­bían es­cri­to en sus cha­le­cos in­sul­tos al pre­si­den­te («Ma­cron, no so­mos tus pu­tas») y mu­chos lle­va­ban anu­da­das ban­de­ras de Fran­cia, ade­más de en­to­nar a me­nu­do el himno na­cio­nal. Un hom­bre que no qui­so ha­blar con la pren­sa –«nos ha he­cho mu­cho da­ño»–, ha­bía de­co­ra­do el su­yo con la pa­la­bra Fre­xit, pa­ra reivin­di­car su de­seo de que el país aban­do­ne la UE.

Mo­vi­mien­to he­te­ro­gé­neo

En con­so­nan­cia con esa di­ver­si­dad, cer­ca del Ar­co del Triun­fo un se­mi­na­ris­ta ca­tó­li­co, que su­je­ta­ba un cua­dro de la Vir­gen y lle­va­ba pues­ta una so­ta­na, alen­ta­ba a los ma­ni­fes­tan­tes a se­guir ade­lan­te, pe­ro sin ce­der a la vio­len­cia. «He ve­ni­do pa­ra es­tar ahí don­de la gen­te su­fre, pa­ra es­cu­char­les, pa­ra in­ten­tar ser la pre­sen­cia de Cris­to», ex­pli­ca­ba a ABC, mien­tras al­gu­nos cha­le­cos ama­ri­llos se de­te­nían, sor­pren­di­dos, a es­cu­char sus pa­la­bras. «El mo­vi­mien­to es muy com­ple­jo, es un mo­vi­mien­to social y po­pu­lar que ha reuni­do a to­dos los fran­ce­ses. Co­noz­co a per­so­nas muy ri­cas que los apo­yan. Es un gri­to de có­le­ra con­tra el sis­te­ma ac­tual, con­tra el con­su­mis­mo, las mul­ti­na­cio­na­les, los gran­des ban­cos. Hay di­ne­ro pa­ra to­do el mun­do», apun­ta­ba. Co­mo tan­tos otros, As­hir re­cor­da­ba que la subida de los im­pues­tos so­lo fue «el de­to­nan­te» de las pro­tes­tas.

Jean-Pie­rre Re­nard, con­se­je­ro mu­ni­ci­pal en Sei­ne-Saint-De­nis, aplau­dió las pa­la­bras del se­mi­na­ris­ta y es­tre­chó su mano. Con el cha­le­co ama­ri­llo pues­to, tam­bién acep­tó ha­blar pa­ra ABC. «Ma­cron em­pe­zó pa­re­cién­do­se a Ken­nedy y ha ter­mi­na­do co­mo Chur­chill. Des­pre­cia al pue­blo. Pe­ro es­pe­ro que las ma­ni­fes­ta­cio­nes de hoy sean pa­cí­fi­cas. Rom­per co­sas, que­mar co­ches... Eso no es­tá bien», de­nun­cia­ba.

Con un go­rro fri­gio en la ca­be­za, Ma­rion Sen­tier, de 33 años, pro­ce­den­te de Bre­ta­ña, re­cor­da­ba que la vio­len­cia del pa­sa­do sá­ba­do fue te­rri­ble, pe­ro tam­bién cri­ti­ca­ba con du­re­za al pre­si­den­te. «Ma­cron nos de­pre­cia. So­lo fa­vo­re­ce a la gen­te de la al­ta so­cie­dad. Las zo­nas ru­ra­les es­tán com­ple­ta­men­te ol­vi­da­das», se la­men­ta­ba. Pre­ci­sa­men­te, los cha­le­cos ama­ri­llos tie­nen bas­tan­te fuer­za en las zo­nas de Fran­cia con me­nor den­si­dad de po­bla­ción, don­de uti­li­zar el co­che, y por tan­to pa­gar car­bu­ran­te, es esen­cial pa­ra po­der des­pla­zar­se o te­ner ac­ce­so a dis­tin­tos ti­pos de ser­vi­cios.

REU­TERS

Va­rios po­li­cías de­tie­nen a un ma­ni­fes­tan­te ayer en Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.