EL MA­YOR ES­PEC­TÁCU­LO DEL MUN­DO

May pue­de su­frir –nu­mé­ri­ca­men­te– una de las más hu­mi­llan­tes de­rro­tas de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia bri­tá­ni­ca

ABC - - INTERNACIONAL - RA­MÓN PÉ­REZ-MAURA

EL dra­ma con­ser­va­dor El eu­ro­es­cep­ti­cis­mo que se ha ido in­coan­do en­tre los «to­ries» es­tá a punto de ha­cer es­ta­llar el Gobierno

Al­gu­nos he­mos sos­te­ni­do des­de que el 25 de no­viem­bre se fir­mó el acuer­do pa­ra el Bre­xit en­tre to­dos los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea que el tex­to acor­da­do no te­nía nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ser ra­ti­fi­ca­do en el Par­la­men­to bri­tá­ni­co. A día de hoy, a 48 ho­ras de la vo­ta­ción, to­do apun­ta a que no só­lo se­rá re­cha­za­do el acuer­do, sino que The­re­sa May pue­de su­frir –nu­mé­ri­ca­men­te– una de las más hu­mi­llan­tes de­rro­tas de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia bri­tá­ni­ca. Las co­sas pin­tan tan mal pa­ra ella, que en su en­torno se es­tá di­fun­dien­do la idea de que una de­rro­ta por me­nos de 200 vo­tos tam­po­co es tan gra­ve. Son más de 100 los dipu­tados con­ser­va­do­res que se han ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te en con­tra del acuer­do. Y son mu­chos me­nos los dipu­tados de otros par­ti­dos que le han ma­ni­fes­ta­do su res­pal­do.

Los gru­pos par­la­men­ta­rios bri­tá­ni­cos son con­tro­la­dos des­de el Whip’s Of­fi­ce, la je­fa­tu­ra del gru­po. Lord Ga­rel-Jo­nes tu­vo al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en ese de­par­ta­men­to du­ran­te el Gobierno de Mar­ga­ret That­cher cuan­do sus ri­va­les en to­dos los par­ti­dos de­cían de él que ac­tua­ba con una ac­ti­tud a me­dio ca­mino en­tre Ma­quia­ve­lo e Iván el Te­rri­ble. Él, más mo­des­to, de­cía que el po­der de su de­par­ta­men­to pa­ra in­fluir so­bre el re­sul­ta­do de una vo­ta­ción era pa­re­ci­do al del KGB. Yo he re­cor­da­do esa com­pa­ra­ción mu­cho es­tos días, por­que aun­que el po­der del KGB fue in­men­so, la reali­dad es que al fi­nal per­die­ron la Gue­rra Fría. Y creo que aun­que al­guien en el en­torno de May si­ga de­po­si­tan­do su con­fian­za en el Whip’s Of­fi­ce, las po­si­bi­li­da­des de con­se­guir que se aprue­be el acuer­do son, prác­ti­ca­men­te, nin­gu­na. Y una de­rro­ta de la mag­ni­tud que se in­tu­ye pue­de po­ner en cues­tión la su­per­vi­ven­cia del pro­pio Par­ti­do Con­ser­va­dor. Una for­ma­ción hoy frac­tu­ra­da en más de dos fa­mi­lias. Por­que el Bre­xit ha ge­ne­ra­do múl­ti­ples di­vi­sio­nes en ca­da uno de los cam­pos y es di­fí­cil saber cuán­tas di­vi­sio­nes hay hoy den­tro del con­ser­va­tis­mo bri­tá­ni­co.

Es di­fí­cil saber qué ocu­rri­rá des­pués de la vo­ta­ción del mar­tes. Lo ló­gi­co se­ría que May bus­ca­ra el per­mi­so de la Cá­ma­ra pa­ra re­ti­rar el acuer­do –no pue­de ha­cer­lo uni­la­te­ral­men­te– pe­ro ha di­cho reite­ra­da­men­te que no lo ha­rá. Así que con una de­rro­ta en el zu­rrón, la pri­me­ra mi­nis­tra po­dría ver­se obli­ga­da a vol­ver a Bru­se­las a pe­dir ár­ni­ca, lo que de­ja­ría a los par­ti­da­rios del Bre­xit en una si­tua­ción to­da­vía peor de la que ya es­tán. O po­dría di­rec­ta­men­te di­mi­tir. Una sa­li­da hon­ro­sa en lo per­so­nal que le evi­ta­ra la de­rro­ta en un vo­to de con­fian­za al que la so­me­tie­ran los la­bo­ris­tas con po­si­bi­li­da­des reales de que se im­pon­ga la cen­su­ra.

En el sis­te­ma par­la­men­ta­rio bri­tá­ni­co, esa cen­su­ra no es cons­truc­ti­va, co­mo en Es­pa­ña. Po­dría de­rri­bar a May y su par­ti­do ten­dría has­ta dos se­ma­nas pa­ra pro­po­ner al Par­la­men­to un sus­ti­tu­to. Pe­ro la reali­dad es que cues­ta ima­gi­nar quién pue­de lo­grar unir hoy a las fi­las con­ser­va­do­ras.

Lo cier­to es que, co­mo era pre­vi­si­ble, el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo que se fue in­coan­do en las fi­las con­ser­va­do­ras a lo lar­go de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es­tá a punto de ha­cer es­ta­llar el Gobierno y el par­ti­do que lo sus­ten­ta. Co­mo se anun­cia­ba an­ti­gua­men­te de al­gu­nos cir­cos am­bu­lan­tes cuan­do en­tra­ban en una ciu­dad: «Lle­ga el ma­yor es­pec­tácu­lo del mun­do». Per­ma­nez­can aten­tos.

ABC

El Par­la­men­to bri­tá­ni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.