Sal­vi­ni: «Da­re­mos la san­gre por una nue­va co­mu­ni­dad eu­ro­pea»

El «Ca­pi­tano» sa­ca pe­cho y enar­de­ce con su tono mus­so­li­niano a mi­les de per­so­nas

ABC - - INTERNACIONAL - ÁN­GEL GÓ­MEZ FUEN­TES

Men­sa­je a Ma­cron «Quien siem­bra po­bre­za y fal­sa es­pe­ran­za, re­co­ge pro­tes­ta», afir­ma en alu­sión a los cha­le­cos ama­ri­llos

«Da­re­mos la san­gre por una nue­va co­mu­ni­dad eu­ro­pea», afir­mó el vi­ce­pre­si­den­te del Gobierno ita­liano y lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni, quien des­de la cén­tri­ca Pla­za del Po­po­lo de Ro­ma, ocu­pa­da por mi­les de per­so­nas con ban­de­ras ita­lia­nas y de ese par­ti­do, lan­zó a me­dio­día de ayer un men­sa­je a Eu­ro­pa. Con una muy es­tu­dia­da pues­ta en es­ce­na, su apa­ri­ción en el es­ce­na­rio fue triun­fal, re­ci­bien­do un ba­ño de mul­ti­tu­des. Pri­me­ro se mos­tró, pa­ra sa­lu­dar a su gen­te en­fer­vo­ri­za­da, con una ca­za­do­ra en la que apa­re­cía la pa­la­bra «Po­li­cía»; des­pués, pa­ra pro­nun­ciar su dis­cur­so, hu­bo nue­va apa­ri­ción con di­ver­sa fel­pa, acom­pa­ña­do por la mú­si­ca de «¡Vin­ce­ró!» de la obra Tu­ran­dot de Puc­ci­ni, can­ta­do por Pa­va­rot­ti.

El mi­nis­tro del In­te­rior y lí­der de la Li­ga lan­zó un men­sa­je na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta, en el que sus pa­la­bras cla­ve fue­ron es­pe­ran­za, dig­ni­dad y or­gu­llo, un dis­cur­so re­tó­ri­co ado­ba­do con fra­ses de Juan Pa­blo II, de uno de los pa­dres de la UE co­mo el democristiano De Gas­pe­ri y del pa­ci­fis­ta Mar­tin Lut­her King, pa­san­do por una evo­ca­ción a Be­ni­to Mus­so­li­ni.

Ci­tas es­co­gi­das

El «Ca­pi­tano», co­mo lo lla­man sus fie­les, de­di­có una par­te cen­tral de su dis­cur­so a Eu­ro­pa. «Hoy es el día de­di­ca­do a la Vir­gen Ma­ría. Os leo es­tas lí­neas: una unión de pue­blos dis­tin­tos ét­ni­ca­men­te, es­to de­be ser Eu­ro­pa, que de­be te­ner alma e iden­ti­dad. ¿Sa­béis quién ha es­cri­to es­to? Un pe­li­gro­so po­pu­lis­ta que se lla­ma­ba Juan Pa­blo II». Del Pa­pa Wojty­la pa­só a Lut­her King: «Pa­ra te­ner enemi­gos no ha­ce fal­ta de­cla­rar una gue­rra, bas­ta con de­cir lo que se pien­sa». En­tre gran­des aplau­sos, hu­bo una fra­se atri­bui­da al dic­ta­dor Mus­so­li­ni: «Mu­chos enemi­gos, mu­cho ho­nor».

Sal­vi­ni qui­so mos­trar con es­te mi­tin mul­ti­tu­di­na­rio que la Li­ga, que li­de­ra des­de di­ciem­bre de 2013 –te­nía en­ton­ces un 4,5% de vo­tos–, es hoy un par­ti­do con gran am­bi­ción na­cio­nal, el pri­me­ro del país, con el 34-35% en in­ten­ción de vo­to, du­pli­can­do los ob­te­ni­dos en las elec­cio­nes de mar­zo (17%) y dis­tan­cián­do­se del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, que ha des­cen­di­do al 27-28%.

Da­do que una bue­na par­te de su dis­cur­so fue en cla­ve eu­ro­pea y na­cio­nal, Mat­teo Sal­vi­ni pre­ten­dió ha­cer ver que se ins­pi­ra en una fra­se cé­le­bre de uno de los fun­da­do­res de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, Al­ci­de De Gas­pe­ri, ad­mi­ra­do ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano: «El po­lí­ti­co pien­sa en las pró­xi­mas elec­cio­nes, el es­ta­dis­ta en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes». El lí­der de la Li­ga se pre­sen­ta ya co­mo el es­ta­dis­ta que pien­sa con un ho­ri­zon­te de me­dio si­glo: «Si Eu­ro­pa se pa­ra en la fi­nan­za, en los de­ci­ma­les, es una Eu­ro­pa des­ti­na­da al fra­ca­so. Sir­ve una Eu­ro­pa que vuel­va a tra­ba­jar por la dig­ni­dad de los ciu­da­da­nos», afir­mó, ex­pli­can­do lo que tie­ne en men­te: «Una idea de cre­ci­mien­to que mi­ra a los pró­xi­mos 50 años. Te­ne­mos la am­bi­ción de pen­sar en la Ita­lia que de­ja­mos a nues­tros nie­tos». Des­pués aña­dió: «Cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, pro­tec­ción social, me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da y so­li­da­ri­dad: es­to es­tá en los tra­ta­dos que fun­da­ron Eu­ro­pa. Al­guno ha trai­cio­na­do el sue­ño eu­ro­peo; no­so­tros da­re­mos la san­gre por una nue­va co­mu­ni­dad eu­ro­pea».

Es­ta vez no hu­bo in­sul­tos ni agre­si­vi­dad, pe­ro Sal­vi­ni qui­so re­cor­dar la si­tua­ción de Alemania y Fran­cia, a los que ha cri­ti­ca­do siem­pre con es­pe­cial agre­si­vi­dad, lan­zan­do un dar­do al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron: «Mi­rad la cri­sis eco­nó­mi­ca que tam­bién la po­de­ro­sí­si­ma Alemania es­tá co­men­zan­do a vi­vir, pen­sad en los cha­le­cos ama­ri­llos. La vio­len­cia no es­ta­rá nun­ca jus­ti­fi­ca­da. Pe­ro quien siem­bra po­bre­za y fal­sa es­pe­ran­za, re­co­ge pro­tes­ta».

EFE

Mat­teo Sal­vi­ni, du­ran­te su in­ter­ven­ción ayer en un mi­tin mul­ti­tu­di­na­rio en la pla­za del Po­po­lo de Ro­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.