LA IGLE­SIA Y LA HO­MO­SE­XUA­LI­DAD

ABC - - SOCIEDAD - FRAN­CIS­CO SE­RRANO OCEJA El Pa­pa di­ce: «En la vi­da con­sa­gra­da y en la sa­cer­do­tal ese ti­po de afec­tos no tie­nen ca­bi­da»

Las re­la­cio­nes en­tre Igle­sia y ho­mo­se­xua­li­dad no son pa­cí­fi­cas. A la ho­ra de abor­dar es­ta cues­tión es siem­pre ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre las ideas y las per­so­nas, en­tre las per­so­nas y sus ac­tua­cio­nes. Con fre­cuen­cia se ha­cen afir­ma­cio­nes que más que res­pon­der a la reali­dad se uti­li­zan pa­ra le­gi­ti­mar pro­ce­sos, co­mo por ejem­plo la de que son nu­me­ro­sos los sa­cer­do­tes y con­sa­gra­dos ho­mo­se­xua­les.

En el in­ten­to de nor­ma­li­za­ción den­tro de la Igle­sia de la ideo­lo­gía ho­mo­se­xual, y en no me­dia de de­ter­mi­na­das prác­ti­cas, hay que te­ner en cuen­ta una re­cien­te y cla­ri­fi­ca­do­ra in­ter­ven­ción del Pa­pa Fran­cis­co en un li­bro con­ver­sa­ción con el cla­re­tiano Fer­nan­do Pra­do. Su tí­tu­lo, «La fuer­za de la vo­ca­ción. La vi­da con­sa­gra­da hoy» (Pu­bli­ca­cio­nes cla­re­tia­nas). El en­tre­vis­ta­dor pre­gun­ta al Pa­pa qué tie­ne que de­cir so­bre el he­cho de que en la vi­da con­sa­gra­da y en el cle­ro ha­ya per­so­nas ho­mo­se­xua­les. El Pa­pa con­tes­ta que «en nues­tras so­cie­da­des pa­re­ce in­clu­so que la ho­mo­se­xua­li­dad es­tá de mo­da y esa men­ta­li­dad, de al­gu­na ma­ne­ra, tam­bién in­flu­ye en la vi­da de la Igle­sia».

Y aña­de el re­la­to de lo que le han con­ta­do un obis­po y un re­li­gio­so. Re­cuer­da el Pa­pa que un re­li­gio­so que fue a ha­cer la vi­si­ta ca­nó­ni­ca a su pro­vin­cia, se en­con­tró con va­rios re­li­gio­sos pro­fe­sos gays. Y cuan­do se lo con­tó al Pa­pa le di­jo: «No es tan gra­ve; es tan so­lo la ex­pre­sión de un afec­to».

La res­pues­ta de Pa­pa a la fra­se an­te­rior fue la si­guien­te. Ci­to pa­ra cap­tar el sen­ti­do de sus pa­la­bras: «Es­to es un error. No es so­lo la ex­pre­sión de un afec­to. En la vi­da con­sa­gra­da y en la vi­da sa­cer­do­tal, ese ti­po de afec­tos no tie­nen ca­bi­da. Por eso, la Igle­sia re­co­mien­da que las per­so­nas con es­ta ten­den­cia arrai­ga­da no sean acep­ta­das al mi­nis­te­rio ni a la vi­da con­sa­gra­da. El mi­nis­te­rio o la vi­da con­sa­gra­da no es su lu­gar. A los cu­ras, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas ho­mo­se­xua­les, hay que ur­gir­les a vi­vir ín­te­gra­men­te el ce­li­ba­to y, so­bre to­do, que sean ex­qui­si­ta­men­te res­pon­sa­bles, pro­cu­ran­do no es­can­da­li­zar nun­ca ni a sus co­mu­ni­da­des ni al san­to pue­blo fiel de Dios vi­vien­do una do­ble vi­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.