Oti Ro­drí­guez Mar­chan­te y el pa­raí­so per­di­do de la in­fan­cia

El crí­ti­co de ci­ne de ABC re­in­ci­de en el cuen­to in­fan­til con «La im­por­tan­cia del pri­mer ce­ro»

ABC - - CULTURA - DAVID MO­RÁN

Lle­gó a la tie­rra de los co­lo­res vi­vos ca­si por ca­sua­li­dad, pi­can­do y re­pi­can­do a to­da pri­sa un pri­mer (y úni­co) cuen­to pa­ra una an­to­lo­gía que le ha­bía pe­di­do una ami­ga edi­to­ra y, en­tre idas y ve­ni­das al ci­ne e in­con­ta­bles crí­ti­cas y re­se­ñas so­bre to­do lo que ha pa­sa­do por una pantalla gran­de o chi­ca en los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años, des­cu­brió que le ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de em­pe­zar a es­cri­bir en se­rio. Por­que, en efec­to, na­da hay más se­rio que vér­se­las con el cuen­to in­fan­til y con­se­guir, ni que sea por unos mi­nu­tos, que un crío «de­je la ma­qui­ni­ta y co­ja un li­bro».

«En mi épo­ca, la li­te­ra­tu­ra in­fan­til era muy im­por­tan­te: te da­ba un en­tre­te­ni­mien­to que qui­zá aho­ra pro­por­cio­nan otras co­sas», re­fle­xio­na Oti Ro­drí­guez Mar­chan­te, crí­ti­co de ci­ne de ABC y au­tor re­in­ci­den­te en las es­tan­te­rías in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les. «Que­dé muy con­ten­to con el pri­mer li­bro y era evi­den­te que iba a ha­cer un se­gun­do», des­ta­ca aho­ra que, seis años des­pués de es­tre­nar­se con «Adiós a la tie­rra de los co­lo­res vi­vos», re­gre­sa con el tam­bién ilus­tra­do «La im­por­tan­cia del pri­mer ce­ro» (A Buen Pa­so).

Un pri­mer ce­ro que no es, co­mo po­dría pen­sar­se, el pri­mer ca­te, esa tur­bu­len­cia aca­dé­mi­ca por la que to­dos he­mos pa­sa­do una u otra vez, sino la mu­cho más inevi­ta­ble fuer­za ci­né­ti­ca de la edad: uno pa­sa de los 9 a los 10 y, «ale-hop», ahí es­tá el pri­mer ce­ro, abrien­do un pan­zu­do agu­je­ro con vis­tas al fu­tu­ro y dan­do al tras­te con to­da una dé­ca­da de nú­me­ros so­li­ta­rios y ca­biz­ba­jos.

El pri­mer ce­ro

«La im­por­tan­cia del pri­mer ce­ro es cuan­do te cae el dí­gi­to; a par­tir de en­ton­ces da la sen­sa­ción de que hay mu­chas co­sas que no puedes ha­cer. Es ese pe­rio­do en el que de­jas de ser no un ni­ño, pe­ro sí un be­bé, pa­ra to­mar las rien­das de tu na­ve», des­ta­ca Ro­drí­guez Mar­chan­te, cu­yo tra­ba­jo de cam­po –es­to es: ob­ser­var con lu­pa el com­por­ta­mien­to de su hi­jo ma­yor, que en el mo­men­to de es­cri­bir el li­bro aca­ba­ba de cum­plir diez años, así co­mo el de sus amigos– se tra­du­ce en cua­tro his­to­rias pro­ta­go­ni­za­das por An­drés, Fre­di, Pau­la e Iña­qui. Cua­tro ni­ños a los que la ilus­tra­do­ra Car­men Se­go­via ad­ju­di­ca otros tan­tos co­lo­res y que el es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y aho­ra tam­bién cuen­tis­ta co­nec­ta a par­tir de una «anéc­do­ta co­mún» que, se­ña­la, le per­mi­te ha­blar de las co­sas que les «pa­san a ellos, có­mo se sien­ten con sus amigos, con ese mun­do chi­co-chi­ca que em­pie­za a co­brar im­por­tan­cia…».

Ta­ma­ño

Ade­más de esas cua­tro his­to­rias con las que po­ne a prue­ba su pul­so na­rra­ti­vo y afron­ta el re­to ma­yúscu­lo de cam­biar de al­tu­ra y de ta­ma­ño co­mo Ali­cia tras pim­plar­se la mis­te­rio­sa bo­te­lla –«tie­nes que es­cri­bir lo me­jor que pue­das sin pa­sar­te al la­do os­cu­ro de la li­te­ra­tu­ra de adul­tos, no tie­nes que de­mos­trar lo lis­to que eres ni lo bien que es­cri­bes»–, se atre­ve tam­bién Ro­drí­guez Mar­chan­te con un có­mic; una suer­te de «spin-off» pro­ta­go­ni­za­do por Ber­to, her­mano de Fre­di y atí­pi­co su­per­hé­roe con el que des­li­za «tres pin­ce­la­das so­bre la fi­na línea que se­pa­ra el bien del mal». «Es un li­bro muy blan­co», des­ta­ca so­bre un vo­lu­men que se com­ple­ta con las ilus­tra­cio­nes con las que Car­men Se­go­via sin­te­ti­za al­gu­nos de los ca­pí­tu­los más de­ter­mi­nan­tes. Una nue­va ma­ne­ra de com­pe­tir con los múl­ti­ples fren­tes abier­tos que tie­ne el ocio in­fan­til y ju­ve­nil y, al mis­mo tiem­po, se­guir bus­can­do esa puer­ta que co­nec­te la edad adul­ta con la in­fan­cia des­apa­re­ci­da. «La vi­da, el tiem­po, te lle­va a un lu­gar en el que puedes con­se­guir cual­quier co­sa, sal­vo me­ter­te otra vez en la in­fan­cia. Es­tá di­cho cien ve­ces, pe­ro es así: es un pa­raí­so per­di­do. La­men­ta­ble­men­te, yo no ten­go mi in­fan­cia en la ca­be­za, no ten­go bue­na me­mo­ria, así que bus­co un po­co en­ten­der ese pa­raí­so per­di­do», sen­ten­cia el au­tor.

ABC

Una de las su­ge­ren­tes ilus­tra­cio­nes de Car­men Se­go­via, que do­ta a ca­da pro­ta­go­nis­ta de un co­lor do­mi­nan­te

ABC

Otra de las es­ce­nas del li­bro. Aba­jo, el au­tor, Oti Ro­drí­guez Mar­chan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.