LA SOLEDAD DE MA­DU­RO

Ce­le­bra su to­ma de po­se­sión ais­la­do por la co­mu­ni­dad internacional, y con mi­les de ve­ne­zo­la­nos tra­tan­do de huir de un país em­po­bre­ci­do, ham­brien­to y so­me­ti­do al Ejér­ci­to

ABC - - PORTADA - LUDMILA VINOGRADOFF CO­RRES­PON­SAL EN CARACAS

Las ca­lles de Caracas ama­ne­cie­ron ayer so­li­ta­rias, co­mo si fue­ra un día fes­ti­vo o do­min­go. A la ju­ra del se­gun­do man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro ape­nas asis­tie­ron cua­tro pre­si­den­tes, más otros dos no re­co­no­ci­dos, y un pu­ña­do de se­gui­do­res cha­vis­tas del sec­tor po­pu­lar, lle­va­dos en au­to­bu­ses, que co­rea­ron su nom­bre cuan­do en­tra­ba en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia. Es la pri­me­ra vez que un pre­si­den­te ve­ne­zo­lano no es in­ves­ti­do en la Asam­blea Na­cio­nal, co­mo lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na, por­que con­si­de­ra que Ma­du­ro es ile­gí­ti­mo de ori­gen y un usur­pa­dor del car­go pa­ra el pe­río­do 2019-2025.

El pro­nun­cia­mien­to par­la­men­ta­rio ofi­cial fue anun­cia­do pa­ra ser pú­bli­co una vez ter­mi­na­ra el ac­to de ju­ra­men­ta­ción de Ma­du­ro. «Quiero co­men­zar un nue­vo pe­rio­do pa­ra la re­vo­lu­ción cha­vis­ta, quiero cam­biar to­do pa­ra la fe­li­ci­dad so­cia­lis­ta, co­rre­gir los erro­res», di­jo Ma­du­ro al ofre­cer un diá­lo­go a la opo­si­ción y a la co­mu­ni­dad internacional, es­pe­cial­men­te a la eu­ro­pea, que le ha da­do la es­pal­da.

La se­de del TSJ se vis­tió con una al­fom­bra ro­ja por la que des­fi­la­ron Ma­du­ro y su es­po­sa Ci­lia Flo­res, flan­quea­dos por Mai­kel Mo­reno, pre­si­den­te del Su­pre­mo. Su pri­me­ra in­ves­ti­du­ra de 2013 tu­vo lu­gar en la Asam­blea Na­cio­nal tras ha­ber ga­na­do al opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les por un mar­gen mí­ni­mo y ba­jo acu­sa­cio­nes de frau­de.

Ma­du­ro le­gi­ti­mó ayer su car­go tras ha­ber ga­na­do el 20 de mayo, con el 67% de los vo­tos, unas elecciones pre­si­den­cia­les en las que la opo­si­ción no par­ti­ci­pó, y cu­yos re­sul­ta­dos no fue­ron re­co­no­ci­dos por gran par­te de la co­mu­ni­dad internacional. A pe­sar de ello, en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra Ma­du­ro no du­dó en con­si­de­rar­se «pro­fun­da­men­te de­mo­crá­ti­co» des­pués de ame­na­zar con di­sol­ver el par­la­men­to le­gí­ti­mo e in­sul­tar a la co­mu­ni­dad internacional, es­pe­cial­men­te a Estados Unidos, y de ame­na­zar al Gru­po de Li­ma.

Los mis­mos que mos­tra­ron ayer su re­cha­zo a la ju­ra­men­ta­ción, co­mo el Con­se­jo Per­ma­nen­te de la Or­ga­ni­za­ción de Estados Ame­ri­ca­nos (OEA), que tras una reunión ex­tra­or­di­na­ria apro­bó, con 19 vo­tos a fa­vor; seis en con­tra, ocho abs­ten­cio­nes y una au­sen­cia, una de­cla­ra­ción en la que con­si­de­ra­da «ile­gí­ti­mo» el car­go de Ma­du­ro.

Re­cha­zo internacional

EE.UU. tam­bién mos­tró de ma­ne­ra in­me­dia­ta su re­pu­dio con­de­nan­do «la usur­pa­ción ilegítima del po­der por par­te de Ma­du­ro, des­pués de las elecciones in­jus­tas y sin li­ber­tad que im­pu­so al pue­blo ve­ne­zo­lano el 20 de mayo de 2018», afir­mó el se­cre­ta­rio de Estado, Mi­ke Pompeo, en un co­mu­ni­ca­do, en el que ra­ti­fi­có que, pa­ra la Ca­sa Blan­ca, la Asam­blea Na­cio­nal, con­tro­la­da por la opo­si­ción, es la úni­ca ins­ti­tu­ción le­gí­ti­ma de Ve­ne­zue­la ca­paz de «ini­ciar un pro­ce­so tran­si­cio­nal que res­tau­re el or­den de­mo­crá­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal con unas elecciones li­bres y jus­tas que res­pe­ten la vo­lun­tad del pue­blo ve­ne­zo­lano». Por su par­te, John Bol­ton, ase­sor de Seguridad Na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca, ase­gu­ró, en su cuen­ta de Twit­ter, que «EE.UU. no re­co­no­ce­rá la to­ma de po­se­sión ilegítima de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro. Con­ti­nua­re­mos au­men­tan­do su pre­sión so­bre el ré­gi­men co­rrup­to, res­pal­dan­do la Asam­blea Na­cio­nal de­mo­crá­ti­ca, y exi­gien­do de­mo­cra­cia y li­ber­tad en Ve­ne­zue­la».

En la mis­ma lí­nea se ex­pre­só la Unión Eu­ro­pea, que no en­vió nin­gún re­pre-

sen­tan­te al ac­to, la­men­tan­do pro­fun­da­men­te «que se hi­cie­se ca­so omi­so de su lla­ma­mien­to pa­ra que se ce­le­bren nuevas elecciones pre­si­den­cia­les de con­for­mi­dad con las normas de­mo­crá­ti­cas in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­das y el or­den cons­ti­tu­cio­nal ve­ne­zo­lano y que el pre­si­den­te Ma­du­ro em­pren­da hoy un nue­vo man­da­to so­bre la ba­se de elecciones no de­mo­crá­ti­cas», sub­ra­yó la UE en una de­cla­ra­ción de la Al­ta Re­pre­sen­tan­te de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior y de Seguridad Co­mún de la UE, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, con­sen­sua­da pre­via­men­te por los 28. Más ta­jan­te fue la reac­ción del Go­bierno de Pa­ra­guay, que anun­ció su de­ci­sión de rom­per relaciones con Caracas, ce­rran­do su Em­ba­ja­da y sus­pen­dien­do los vi­sa­dos di­plo­má­ti­cos.

Po­cos ami­gos te­nía ayer Ma­du­ro en­tre la co­mu­ni­dad internacional. Tan so­lo el re­du­ci­do eje bo­li­va­riano, ya muy men­gua­do, que le arro­pó en la to­ma de po­se­sión, co­mo Evo Mo­ra­les, pre­si­den­te de Bo­li­via; Miguel Díaz Ca­nel, de Cu­ba; Da­niel Or­te­ga, de Ni­ca­ra­gua; Sal­va­dor Sán­chez Cerén, de El Sal­va­dor. Tam­bién Ana­to­li Bi­bi­lov, de Ose­tia del Sur y Raúl Jad­yim­ba, de Ab­ja­sia (paí­ses no re­co­no­ci­do por la ONU). El res­to de sus in­vi­ta­dos fue­ron re­pre­sen­tan­tes de se­gun­do y ter­cer or­den, al­gu­nos de ellos de paí­ses, co­mo Tur­quía y Ru­sia, con los que Caracas tie­ne víncu­los co­mer­cia­les.

Ni­co­lás Ma­du­ro po­sa con los pre­si­den­tes de Cu­ba, Díaz-Ca­nel (dcha.); Evo Mo­ra­les, de Bo­li­via, y Sán­chez-Cerén (izq.), de El Sal­va­dor

Ma­du­ro, en el ac­to de inau­gu­ra­ción del se­gun­do man­da­to que la ma­yor par­te de la co­mu­ni­dad internacional no re­co­no­ce

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.