De­tie­nen a una me­nor por de­go­llar a su ma­dre en Gerona

La jo­ven, de 17 años, re­co­no­ce la au­to­ría del cri­men du­ran­te su re­cons­truc­ción

ABC - - ESPAÑA - JE­SÚS HIE­RRO

La jo­ven, de 17 años, de­go­lló a su ma­dre en el pi­so fa­mi­liar de Ban­yo­les (Gerona). Y se fue. Le cos­tó po­co a los Mos­sos d’Es­qua­dra dar con su pa­ra­de­ro, pues en una no­ta ma­nus­cri­ta que de­jó jun­to al ca­dá­ver de Car­men, ade­más de re­co­no­cer im­plí­ci­ta­men­te el cri­men, la me­nor pro­por­cio­na­ba dos po­si­bles pa­ra­de­ros don­de de­cía que que­ría qui­tar­se la vi­da. Una de es­tas dos ubi­ca­cio­nes era la se­gun­da vi­vien­da que la fa­mi­lia te­nía en Cas­tell-Plat­ja d’Aro (Gerona). Allí en­con­tra­ron los Mos­sos a la me­nor ayer por la ma­ña­na. Es­ta­ba sa­na y sal­va, se­gún pre­ci­sa­ron fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Fue de­te­ni­da in­me­dia­ta­men­te.

Ho­ras des­pués, una co­mi­ti­va ju­di­cial tras­la­dó a la me­nor al lu­gar de los hechos, don­de se pro­ce­dió a la re­cons­truc­ción del cri­men. La jo­ven ad­mi­tió que ha­bía ma­ta­do a su ma­dre con un cu­chi­llo, aun­que fue in­ca­paz de re­cor­dar cuan­tas ve­ces la apu­ña­ló. La pre­sun­ta ma­tri­ci­da de­ta­lló que ha­bía ase­si­na­do a la mu­jer por pro­ble­mas en su con­vi­ven­cia dia­ria.

El otro hi­jo de la víc­ti­ma, de 29 años y que ya ha­ce tiem­po que vive con su pa­re­ja, acu­dió el miér­co­les so­bre las nue­ve de la no­che a vi­si­tar a su ma­dre. A los pies de la ca­ma se en­con­tró el ca­dá­ver, des­nu­do, con mar­cas de va­rias pu­ña­la­das y ro­dea­do de un charco de san­gre. Te­nía 53 años. Des­de un pri­mer ins­tan­te, y so­bre to­do por el ma­nus­cri­to, los in­ves­ti­ga­do­res se vol­ca­ron en la bús­que­da de la hi­ja, una jo­ven a la que el ma­tri­mo­nio ha­bía adop­ta­do de pe­que­ña tras na­cer su pri­mer hi­jo. Pre­ci­sa­men­te, el que en­con­tró el ca­dá­ver. Se­gún al­gu­nas fuen­tes, la me­nor po­dría pa­de­cer pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos. No se ba­ra­ja­ron otras

hi­pó­te­sis di­fe­ren­tes a la de que ha­bía si­do ella quien de­go­lló a su ma­dre.

Los Mos­sos re­cons­tru­ye­ron la jor­na­da de la me­nor el día del ase­si­na­to. Con­fir­ma­ron que ha­bía ido al ins­ti­tu­to pe­ro, se­gún las pri­me­ras hi­pó­te­sis, ha­bría de­go­lla­do a su ma­dre a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na an­tes de sa­lir de ca­sa. Se­gún los ve­ci­nos de la víc­ti­ma, esa mis­ma ma­ña­na se oyó a ma­dre e hi­ja dis­cu­tir, lo que, se­gún di­cen, era fre­cuen­te. El estado de coa­gu­la­ción de la san­gre de la víc­ti­ma tam­bién apun­ta

que fue en­ton­ces cuan­do se co­me­tió el cri­men.

El ase­si­na­to de Car­men ha con­mo­cio­na­do a Ban­yo­les, y su ayun­ta­mien­to de­cre­tó dos días de lu­to, guar­dán­do­se ayer cin­co mi­nu­tos de si­len­cio en re­cuer­do de la víc­ti­ma. Car­men era co­no­ci­da por ha­ber re­gen­ta­do ha­cía años, con el que era su ma­ri­do, el al­ber­gue de­por­ti­vo Sprint, fre­cuen­ta­do por de­por­tis­tas de to­da Es­pa­ña que acu­dían a Ban­yo­les a prac­ti­car re­mo en su fa­mo­so la­go.

EFE

Puer­ta del pi­so de Ban­yo­les don­de el miér­co­les se co­me­tió el cri­men

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.