MA­DRID, PA­LAN­CA PA­RA EL PP DE CA­SA­DO

La re­no­va­ción des­de la ba­se se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal es­tra­te­gia de Ca­sa­do pa­ra reilu­sio­nar a un par­ti­do que en 2018 pa­só sus ho­ras más ba­jas

ABC - - EDITORIALES -

LA de­sig­na­ción de los can­di­da­tos del PP a la Al­cal­día y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ha cul­mi­na­do con una apues­ta per­so­nal y de­ci­di­da de Pa­blo Ca­sa­do por dos po­lí­ti­cos jó­ve­nes, con una tra­yec­to­ria no muy co­no­ci­da pa­ra gran par­te de la mi­li­tan­cia, pe­ro de ple­na con­fian­za y acre­di­ta­da leal­tad al lí­der del PP. En el ca­mino han que­da­do otras apues­tas pre­vias y mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas de gran ta­lla y ca­ris­ma. Sin em­bar­go, Ca­sa­do no se ha de­ja­do in­fluir en Ma­drid por la dic­ta­du­ra del mar­ke­ting po­lí­ti­co y la teo­ría de los «fi­cha­jes es­te­la­res», o de in­de­pen­dien­tes de re­nom­bre, pa­ra con­for­mar car­te­les de re­lum­brón me­diá­ti­co. Tan­to Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da co­mo Isa­bel Díaz Ayu­so han de­mos­tra­do en las du­ras y en las ma­du­ras un enor­me arrai­go mi­li­tan­te, fi­de­li­dad a las si­glas y, so­bre to­do, un de­ci­di­do or­gu­llo de per­te­nen­cia a la de­re­cha po­lí­ti­ca sin ro­deos ni com­ple­jos. Su hán­di­cap pue­de ser dar­se a co­no­cer más al vo­tan­te ma­dri­le­ño, tra­di­cio­nal­men­te de ma­yo­ría con­ser­va­do­ra, y trans­for­mar su car­tel de jó­ve­nes sin una di­la­ta­da tra­yec­to­ria de re­le­van­cia pú­bli­ca en una apues­ta ga­na­do­ra. En cam­bio, su ven­ta­ja es que am­bos son apues­tas de pre­sen­te y de fu­tu­ro, y con gran­des do­tes de co­mu­ni­ca­ción y bri­llan­tez en su dia­léc­ti­ca fren­te a sus opo­nen­tes.

Pe­se a que Juan Ma­nuel Mo­reno no fue una apues­ta per­so­nal de Ca­sa­do pa­ra An­da­lu­cía, sino de Ma­riano Ra­joy, la tác­ti­ca ne­go­cia­do­ra de la nue­va di­rec­ción del PP pa­ra go­ber­nar An­da­lu­cía ha si­do un éxi­to. Ca­sa­do se im­pli­có per­so­nal­men­te en la cam­pa­ña an­da­lu­za de ma­ne­ra com­pro­me­ti­da y per­ma­nen­te, y Ciu­da­da­nos no le su­peró pe­se a las so­bre­di­men­sio­na­das pre­vi­sio­nes de los son­deos. Y la apa­ri­ción de Vox, aun­que re­sul­te un pro­ble­ma de pri­me­ra mag­ni­tud pa­ra un PP que ha per­di­do mu­chos vo­tos y es­ca­ños, ha si­do ges­tio­na­da co­rrec­ta­men­te. Mo­reno no era un lí­der es­pe­cial­men­te con­sa­gra­do en el PP y sin em­bar­go va a go­ber­nar una Co­mu­ni­dad muy re­le­van­te co­mo la­bo­ra­to­rio ex­pe­ri­men­tal de lo que pue­de ocu­rrir en Es­pa­ña tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Con Díaz Ayu­so y Mar­tí­ne­zAl­mei­da, o con Ma­ría Jo­sé Ca­ta­lá e Isa­bel Bo­nig en Va­len­cia, la re­no­va­ción des­de la ba­se se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal es­tra­te­gia de Ca­sa­do pa­ra reilu­sio­nar a un par­ti­do que en 2018 pa­só sus ho­ras más ba­jas en dos dé­ca­das. Las elec­cio­nes de ma­yo de­ter­mi­na­rán si es la es­tra­te­gia ade­cua­da pa­ra el PP, pe­ro tan­to Al­mei­da co­mo Ayu­so han de­mos­tra­do des­par­pa­jo su­fi­cien­te, ten­sión po­lí­ti­ca y una au­sen­cia to­tal de com­ple­jos pa­ra pre­su­mir de su par­ti­do fren­te a Ciu­da­da­nos y Vox. Ma­drid no es una co­mu­ni­dad o un ayun­ta­mien­to más. Tie­ne un va­lor sim­bó­li­co y un pe­so real en po­lí­ti­ca co­mo nin­gu­na otra pla­za en Es­pa­ña por la vi­si­bi­li­dad que tie­ne. Por eso, aun­que la apues­ta del PP sea arries­ga­da a prio­ri, no de­ja de ser es­pe­ran­za­do­ra pa­ra re­cu­pe­rar a par­te de sus vo­tan­tes hui­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.