INEPTO, PRE­PO­TEN­TE, PER­VER­SO

Po­bre Es­pa­ña, en ma­nos de go­ber­nan­tes per­ver­sos (que son tam­bién pre­po­ten­tes e inep­tos)

ABC - - OPINIÓN - JUAN MA­NUEL DE PRA­DA

AFIR­MA­BA San­to To­más que el Go­bierno de­be con­fiar­se a quie­nes ex­ce­den en vir­tud e in­te­li­gen­cia al co­mún de los mor­ta­les. No hay go­bierno digno de tal nom­bre sin un sen­ti­do na­tu­ral de la je­rar­quía o una anuen­cia de los es­pí­ri­tus que re­co­no­ce y en­cum­bra a quien des­cue­lla so­bre los de­más. En­cum­brar lo que es de na­tu­ra­le­za in­fe­rior es siem­pre una mons­truo­si­dad; pe­ro aún en la mons­truo­si­dad hay gra­dos.

Los clá­si­cos dis­tin­guían tres ti­pos de go­ber­nan­tes da­ñi­nos; el inepto, el pre­po­ten­te y el per­ver­so. El go­ber­nan­te inepto es acha­que pro­pio de las mo­nar­quías, so­bre to­do si son he­re­di­ta­rias (pe­ro tam­bién de las elec­ti­vas, si quie­nes eli­gen son me­mos o ma­lin­ten­cio­na­dos). De vez en cuan­do, has­ta en las es­tir­pes más egre­gias, sur­ge un hom­bre dé­bil con po­cas do­tes de man­do, con po­cas lu­ces, con po­ca ener­gía, con po­ca ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio. Y a es­tos hom­bres, pre­ci­sa­men­te por­que tie­nen po­ca au­to­ri­dad, les gus­ta exa­ge­rar­la, del mis­mo mo­do que el hom­bre al­fe­ñi­que y pi­cha­flo­ja sue­le ser tam­bién el más ri­jo­so. Co­mo tie­nen la ín­ti­ma con­vic­ción de no me­re­cer el man­do, se vuel­ven man­do­nes y as­pa­ven­te­ros. Pe­ro sus as­pa­vien­tos dan más ri­sa que mie­do.

Mu­cho más te­mi­ble que el go­ber­nan­te inepto es el go­ber­nan­te pre­po­ten­te, que es acha­que pro­pio de dic­ta­du­ras. Al go­ber­nan­te pre­po­ten­te lo ca­rac­te­ri­za el ape­ti­to de po­der, el pla­cer de im­po­ner su vo­lun­tad so­bre los go­ber­na­dos, que es una con­cu­pis­cen­cia aún más pe­li­gro­sa que la car­nal. Al con­cu­pis­cen­te de pa­sio­nes car­na­les, una vez sa­tis­fe­chos sus ape­ti­tos, lo in­va­de el has­tío; mien­tras que el con­cu­pis­cen­te de po­der, una vez sa­tis­fe­cho el ca­pri­cho de al­can­zar­lo, quie­re per­pe­tuar­se en él, in­clu­so en­dio­sar­se, co­mo ha­cían los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos. Inevi­ta­ble­men­te, el go­ber­nan­te pre­po­ten­te per­pe­tra to­do ti­po de ma­ne­jos pa­ra sa­tis­fa­cer su an­sia de man­do: ocul­ta o si­mu­la sus fra­ca­sos, re­cu­rre a la in­tri­ga, la men­ti­ra y la ven­gan­za, se ro­dea de una ca­ma­ri­lla co­rrup­ta; y, en fin, en­ve­ne­na la con­vi­ven­cia, has­ta ha­cer­la irres­pi­ra­ble.

Pe­ro to­dos sus des­ma­nes no son, sin em­bar­go, tan da­ñi­nos co­mo los del go­ber­nan­te per­ver­so, tan ca­rac­te­rís­ti­co de las de­mo­cra­cias. El go­ber­nan­te per­ver­so es una «vo­lun­tad pu­ra» que só­lo se nu­tre de sí mis­ma; y en su ebrie­dad pue­de lle­gar has­ta la vo­lup­tuo­si­dad de des­truir, pues la des­truc­ción es el ac­to su­pre­mo de do­mi­nio. Al go­ber­nan­te per­ver­so le gus­ta des­truir to­do en de­rre­dor, con­vir­tien­do al pró­ji­mo en ins­tru­men­to de su an­sia de do­mi­nio: es un fe­lón que ha­ce con­ce­sio­nes y pac­ta os­cu­ros con­tu­ber­nios con los enemi­gos de su pue­blo; es un sa­ca­muer­tos que dis­fru­ta re­su­ci­tan­do odios an­ces­tra­les; es un co­rrup­tor que ob­tie­ne un pla­cer su­pre­mo per­vir­tien­do a sus go­ber­na­dos. Pa­ra que su per­ver­sión pa­se inad­ver­ti­da y se con­vier­ta en há­bi­tat na­tu­ral, en­ve­ne­na las fuen­tes edu­ca­ti­vas (pa­ra que los ni­ños sean el día de ma­ña­na je­ní­za­ros dis­pues­tos a de­fen­der la per­ver­sión con uñas y dien­tes) y en­vis­ca a sus go­ber­na­dos en­tre sí, alen­tan­do to­das las for­mas de de­mo­gres­ca po­si­bles, in­clu­so las que afec­tan a las for­mas de so­li­da­ri­dad más ne­ce­sa­rias pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la so­cie­dad, co­mo es la so­li­da­ri­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. De­trás del go­ber­nan­te per­ver­so anida siem­pre la úl­ce­ra del re­sen­ti­mien­to, la más tur­bia de las pa­sio­nes hu­ma­nas, que –co­mo la adic­ción a las dro­gas– ne­ce­si­ta de cons­tan­tes sa­tis­fac­cio­nes que no ha­cen sino exa­cer­bar­la más. Y na­da sa­tis­fa­ce más al go­ber­nan­te per­ver­so que anegar con la pa­sión tur­bia del re­sen­ti­mien­to al pue­blo que go­bier­na, en­vis­can­do a ri­cos con­tra po­bres, a mu­je­res con­tra hom­bres, a an­da­lu­ces con­tra ca­ta­la­nes. Po­bre Es­pa­ña, en ma­nos de go­ber­nan­tes per­ver­sos (que, pa­ra más in­ri, son tam­bién pre­po­ten­tes e inep­tos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.