Cre­ce la pre­sión con­tra el ré­gi­men cu­bano por «trá­fi­co hu­mano»

Se pre­sen­ta en el Se­na­do de EE.UU. una re­so­lu­ción con­tra el pro­gra­ma de mé­di­cos cu­ba­nos, que la Un­pa­cu lle­va­rá an­te La Ha­ya

ABC - - INTERNACIONAL - SU­SA­NA GAVIÑA

El dra­ma de­nun­cia­do ha­ce un par de me­ses por el en­ton­ces pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, so­bre el abu­so que el ré­gi­men cu­bano es­ta­ba lle­van­do a ca­bo a tra­vés de su pro­gra­ma Más Mé­di­cos –ex­por­ta­ción de per­so­nal sa­ni­ta­rio a otros paí­ses, mien­tras el Go­bierno cu­bano se que­da­ba con el 70% de sus sa­la­rios–, ha ali­men­ta­do dos lí­neas de ac­ción con­tra el Eje­cu­ti­vo que aho­ra pre­si­de Mi­guel Díaz-Ca­nel.

La más re­cien­te es una re­so­lu­ción pre­sen­ta­da el pa­sa­do jue­ves an­te el Se­na­do de EE.UU. por los se­na­do­res Bob Me­nén­dez (de­mó­cra­ta) y Mar­co Ru­bio (re­pu­bli­cano). En ella, ca­li­fi­can de «trá­fi­co hu­mano» la ven­ta de los ser­vi­cios de per­so­nal sa­ni­ta­rio cu­bano a otros paí­ses y pi­den res­tau­rar el pro­gra­ma de re­fu­gio a mé­di­cos cu­ba­nos que es­ca­pan de mi­sio­nes en el ex­te­rior. Acu­san a La Ha­ba­na de so­me­ter­los «a una tra­ta de per­so­nas pa­tro­ci­na­da por el Es­ta­do». Ad­vier­ten, ad­más, que el Go­bierno cu­bano «de­be com­pen­sar» a los pro­fe­sio­na­les de la Is­la que tra­ba­ja­ron en Bra­sil «por el mon­to to­tal de los sa­la­rios que les fue­ron em­bar­ga­dos». Los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios co­bra­ban el 10,5% de los 4.276,25 dó­la­res que pa­ga­ba por ellos: 450 dó­la­res en mano (400 pa­ra ellos y 50 pa­ra sus fa­mi­lias), mien­tras el Go­bierno cu­bano re­te­nía otros 550 dó­la­res du­ran­te tres años, has­ta que vol­vie­ran a Cu­ba.

Me­nén­dez y Ru­bio con­si­de­ran ade­más que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU. de­be en­du­re­cer la cla­si­fi­ca­ción de Cu­ba en su in­for­me anual so­bre tra­ta de per­so­nas.

Cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad

La se­gun­da ac­ción la ha pro­mo­vi­do la Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba (Un­pa­cu), una pla­ta­for­ma di­si­den­te que ha lo­gra­do agru­par a más de 3.000 per­so­nas en la Is­la y que es­tá coor­di­na­da por el opo­si­tor y ex­pre­so de con­cien­cia, Jo­sé Da­niel Fe­rrer. Un­pa­cu anun­ció el pa­sa­do mes de no­viem­bre su in­ten­ción de lle­var al ré­gi­men cu­bano an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de la Ha­ya (CPI) por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, en­tre los que se en­cuen­tra el tra­ba­jo for­zo­so o es­cla­vi­tud mo­der­na.

Pa­ra ello cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de Ar­chi­vo Cu­ba, una ONG, di­ri­gi­da por Ma­ría Wer­lau, que lle­va años re­gis­tran­do to­dos los ca­sos en los que el ré­gi­men cu­bano vul­ne­ra los de­re­chos hu­ma­nos de sus ciu­da­da­nos –muer­tes y des­apa­ri­cio­nes–. Su do­cu­men­ta­ción ser­vi­rá de ba­se pa­ra la de­nun­cia que se pre­sen­ta­rá an­te La Ha­ya. «Lle­va­mos años do­cu­men­tan­do los atro­pe­llos de Cu­ba, pe­ro sin po­si­bi­li­dad de ir más allá an­te la fal­ta de re­cur­sos», ex­pli­ca a ABC Wer­lau, que elo­gia la par­ti­ci­pa­ción en es­ta ini­cia­ti­va del abo­ga­do es­pa­ñol Je­sús Im­bro­da, que la lle­va­rá an­te la CPI, don­de ac­tual­men­te tam­bién de­fien­de la de­man­da de la ex­fis­cal Lui­sa Or­te­ga con­tra el ré­gi­men cha­vis­ta.

Ja­vier La­rron­do, re­pre­sen­tan­te de la Un­pa­cu an­te la Unión Eu­ro­pea, fue quien se pu­so en con­tac­to con el Ar­chi­vo Cu­ba. «No­so­tros les pro­pu­si­mos que in­clu­ye­ran el trá­fi­co de per­so­nas o de ex­por­ta­ción de fuer­za la­bo­ral cu­ba­na en el ex­te­rior, que es un atro­pe­llo a los de­re­chos hu­ma­nos y que cua­li­fi­ca co­mo cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad por­que es la de­fi­ni­ción mis­ma de es­cla­vi­tud».

Un te­ma es­tra­té­gi­co pa­ra el ré­gi­men pues es la «prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de Cu­ba por de­lan­te del tu­ris­mo», in­di­ca Wer­lau. Se­gún in­for­ma­ción del Go­bierno de Cu­ba, en 2018 ha­bía 65.000 tra­ba­ja­do­res des­ta­ca­dos en más de 60 paí­ses. La ma­yo­ría va co­mo par­te de «mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­lis­tas» de mé­di­cos do­cen­tes y en­tre­na­do­res de­por­ti­vos, aun­que tam­bién se ex­por­tan ar­qui­tec­tos, geó­lo­gos, mú­si­cos, obre­ros de la cons­truc­ción, en­tre otros pro­fe­sio­na­les. En Cu­ba exis­ti­rían al me­nos 85 em­pre­sas es­ta­ta­les «que ven­den es­tos ser­vi­cios de ex­por­ta­ción», in­di­ca. Unos ser­vi­cios que de­ven­ga­ron al­re­de­dor de ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res, en 2016, el úl­ti­mo año del que hay da­tos. Su pi­co ha­brían si­do los años 2012, 2013 y 2014 con más de diez mil mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún es­ta mis­ma or­ga­ni­za­ción, el 75% del PIB cu­bano pro­ce­de­ría de es­tos ser­vi­cios de ex­por­ta­ción.

Sin em­bar­go, la ini­cia­ti­va de Un­pa­cu se en­fren­ta­ba a un gran es­co­llo, la CPI so­lo pue­de juz­gar crí­me­nes co­me­ti­dos por es­ta­dos que son par­te del or­ga­nis­mo y Cu­ba no lo es. «Pe­ro sí co­me­te el cri­men en al­gu­nos paí­ses que son par­te, co­mo es el ca­so de Bra­sil –pun­tua­li­za Wer­lau–. Cu­ba tie­ne mi­sio­nes en paí­ses que son de­mo­cra­cias de iz­quier­da, co­mo Uru­guay y Por­tu­gal, es­te úl­ti­mo es­tá en la UE».

No so­mos de­ser­to­res

Es­ta ini­cia­ti­va pa­ra lle­var al ré­gi­men cu­bano an­te la CPI –las de­nun­cias se­rían no­mi­na­les con­tra Raúl Cas­tro y el ac­tual pre­si­den­te, Díaz-Ca­nel, en­tre otros– con­ta­rá tam­bién con la co­la­bo­ra­ción de «No so­mos de­ser­to­res». La pla­ta­for­ma es­tá in­te­gra­da por mi­les de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos cu­ba­nos, re­si­den­tes en di­ver­sas par­tes mun­do, que son víc­ti­mas de las re­pre­sa­lias del Go­bierno cu­bano que les nie­ga la en­tra­da a Cu­ba y el de­re­cho a ver a sus fa­mi­lias por aban­do­nar los con­ve­nios la­bo­ra­les en el ex­te­rior, al con­si­de­rar­los de­ser­to­res. El cas­ti­go: im­pe­dir­les la en­tra­da al país du­ran­te ocho años y un día.

«Por eso mu­chos se echan atrás a la ho­ra de de­nun­ciar, por mie­do. A los fa­mi­lia­res, aun­que ten­gan vi­sa, no los de­jan sa­lir; y los hi­jos su­fren re­pre­sa­lias en los co­le­gios. A los her­ma­nos y es­po­sas los echan de los tra­ba­jos. Por eso se ha de­mo­ra­do tan­to que sa­lie­ra a la luz es­ta si­tua­ción», la­men­ta Wer­lau, aun­que se mues­tra es­pe­ran­za­da por­que un tan­to por cien­to de es­tos mé­di­cos «han con­sen­ti­do en dar su tes­ti­mo­nio».

ABC

Mé­di­cos cu­ba­nos que for­man par­te de las mi­sio­nes en el ex­tran­je­ro, prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de Cu­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.