MI GRAN PA­LAZ­ZO

Vio es­te pa­la­cio del XVII en Ná­po­les se enamo­ró de él. El pa­so del tiem­po y la gran­de­za de su pa­sa­do se pal­pan en ca­da rin­cón.

AD (Spain) - - Diciembre 2017 - rea­li­za­ción: ana car­di­na­le fo­tos: matt­hieu salvaing

No po­día es­tar en nin­gu­na otra ciu­dad. Ná­po­les al­ber­ga es­ta man­sión de­ca­den­te y be­lla.

Ná­po­les es­tá le­jos de ser la tí­pi­ca ciu­dad-mu­seo ita­lia­na. Es un reino de es­plen­dor des­va­ne­ci­do, lleno de historia, en el que las cons­truc­cio­nes mues­tran su ri­que­za y su de­ca­den­cia ca­si por igual. En ple­na Via Fo­ria, un gran bu­le­var del si­glo XVIII co­no­ci­do hoy por la gran pre­sen­cia de tien­das de an­ti­güe­da­des, se en­cuen­tra la ca­sa-es­tu­dio de Antonio G. Mar­ti­nie­llo, fun­da­dor de Ke­ller Ar­chi­tet­tu­ra. Un re­fu­gio en el que su at­mós­fe­ra emo­cio­nal e in­ten­sa re­fle­ja ese pa­sa­do que se pal­pa en la ur­be. La vi­vien­da ocu­pa par­te del se­gun­do pi­so de un pa­laz­zo cons­trui­do en 1690 por la fa­mi­lia Ruf­fo Cas­tel­ci­ca­la, em­pa­ren­ta­da con los Bor­bo­nes, y que fue res­tau­ra­do en 1850 a la mo­da de la épo­ca. Aca­bó con­vir­tién­do­se en un ta­ller de ma­rro­qui­ne­ría y es­tu­vo 70 años aban­do­na­do, pe­ro si­gue pla­ga­do de ma­jes­tuo­sas es­ca­le­ras, pa­sa­ma­nos y ba­laus­tra­das. “Cuan­do lo vi fue amor a pri­me­ra vis­ta –cuen­ta Mar­ti­nie­llo–. A pe­sar de que es­ta­ba des­trui­do y de que gran par­te de la de­co­ra­ción ori­gi­nal ya no exis­tía se­guía sien­do ma­ra­vi­llo­so, pe­ro ne­ce­si­té un tiem­po de re­fle­xión pa­ra de­ci­dir­me a afron­tar una res­tau­ra­ción de esa en­ver­ga­du­ra”, agre­ga. En la ar­dua ta­rea, con­ser­vó al­gu­nos de los sue­los ori­gi­na­les y de la re­for­ma de me­dia­dos del XIX, que com­bi­nó con otros mo­der­nos de ma­de­ra es­tra­ti­fi­ca­da, y pe­que­ñas jo­yas co­mo pa­pe­les murales fran­ce­ses con pa­vos reales pin­ta­dos a mano del XVIII o tram­pan­to­jos de 1860. En los apro­xi­ma­da­men­te 400 m2 man­tu­vo la dis­tri­bu­ción pa­la­cie­ga de an­ta­ño: im­pre­sio­nan­tes ha­bi­ta­cio­nes se su­ce­den unas a otras en en­fi­la­da, sin ne­ce­si­dad de pa­si­llos, to­das con ven­ta­na­les que pa­re­cen de­jar en­trar la ciu­dad en el in­te­rior, co­mo si la ca­sa le per­te­ne­cie­ra. Pa­ra la vi­vien­da re­ser­vó dos sa­lo­nes, un dor­mi­to­rio con ba­ño, des­pa­cho y co­ci­na mien­tras que la zo­na de tra­ba­jo cuen­ta con cua­tro es­pa­cios de múl­ti­ples usos. Con ade­ma­nes de co­lec­cio­nis­ta, el ar­qui­tec­to reunió una se­rie de mue­bles y ob­je­tos de di­fe­ren­te pro­ce­den­cia que bien po­drían fi­gu­rar en un mu­seo. Apa­ra­do­res cen­te­na­rios herencia de su fa­mi­lia lin­dan con ico­nos del di­se­ño de los 50, 60 y 70 o con crea­cio­nes mi­ni­ma­lis­tas idea­das por su equi­po ba­sa­das en “la li­ge­re­za de los ma­te­ria­les y en su fun­cio­na­li­dad”, re­ma­ta. Un es­pa­cio en el que se res­pi­ra el ai­re apa­ci­ble de la historia de Ná­po­les, pe­ro con la mi­ra­da pues­ta en el fu­tu­ro. www.ke­lle­rar­chi­tet­tu­ra.it

Se­pa­ran­do la co­ci­na y el sa­lón prin­ci­pal, puer­ta co­rre­de­ra de Driade. Arri­ba, en la en­tra­da, sue­lo de ce­rá­mi­ca an­ti­gua emu­lan­do par­quet.

En el sa­lón, me­sa de me­tal de Ke­ller Ar­chi­tet­tu­ra con dos can­de­la­bros de igle­sia y obra Era­sa­ble Pro­gram­ma­ble Read Only Me­mory de Al­ber­to Ta­die­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.