LIM­PIO Y SE­RENO La luz es la gran pro­ta­go­nis­ta de es­te re­fu­gio en Am­be­res cu­ya piel fir­ma Da­vid Chip­per­field.

EX­TE­RIOR de Da­vid Chip­per­field e in­te­rior de Hans Vers­tuyft. Es­te áti­co en Am­be­res es un TRA­BA­JO don­de la pie­dra, el CRIS­TAL y el DI­SE­ÑO mo­derno es­tán al ser­vi­cio de la luz.

AD (Spain) - - Contents - rea­li­za­ción: marc hel­dens fo­tos: ver­ne

De su pa­sa­do que­da lo más va­lio­so, las vis­tas al río Es­cal­da, al Tea­tro del Ba­llet de Flan­des, al Mu­seum aan de Stroom, al Ant­werp Port Hou­se de Zaha Ha­did y, so­bre to­do, a las azo­teas del cas­co an­ti­guo de Am­be­res. Pe­ro ya na­da re­cuer­da que Het Ei­land­je, el pe­ri­fé­ri­co ba­rrio al nor­te, en su día fue una zo­na in­dus­trial portuaria. Aho­ra es el de­sign dis­trict de la ciu­dad y la­bo­ra­to­rio de ar­qui­tec­tu­ra. “En el mo­men­to que es­cu­cha­mos que Da­vid Chip­per­field es­ta­ba le­van­tan­do unos edi­fi­cios de apar­ta­men­tos jun­to a la bahía fui­mos de los pri­me­ros en com­prar uno. Lo­gra­mos ha­cer­nos con el áti­co de 220 m2 con una te­rra­za en for­ma de U des­de la que po­de­mos ver tres de las cur­vas más her­mo­sas del cau­ce”, ex­pli­can sus due­ños. No qui­sie­ron que la cons­truc­to­ra dis­tri­bu­ye­ra el es­pa­cio se­gún el plano ori­gi­nal, lo que­rían des­nu­do pa­ra que lo in­ter­vi­nie­ra su ar­qui­tec­to de con­fian­za, Hans Vers­tuyft. “So­lo ha­bía co­lum­nas de ce­men­to en los la­te­ra­les y enor­mes ven­ta­na­les. To­do eran ven­ta­jas, po­día­mos ha­cer cual­quier co­sa”, ex­pli­ca es­te. Re­par­tió la plan­ta en cin­co ca­jas in­ter­re­la­cio­na­das, de ma­ne­ra que se per­ci­bie­ra to­da su di­men­sión y des­de cual­quier lu­gar en­tra­ra la luz del es­te, el sur y el oes­te. “No hay di­vi­sio­nes for­ma­les, la co­ci­na, el co­me­dor, la sa­la de es­tar, el es­tu­dio y el dor­mi­to­rio con ba­ño en sui­te se su­ce­den co­nec­ta­dos por puer­tas co­rre­de­ras, to­do al ser­vi­cio de po­ten­ciar su gran­de­za”, di­ce Vers­tuyft. Las pa­re­des las pin­tó de gris claro y el sue­lo lo cu­brió de pie­dra ca­li­za ita­lia­na, la mis­ma con la que creó el mo­bi­lia­rio del ba­ño. La es­tu­dia­da y lu­jo­sa aus­te­ri­dad bru­ta­lis­ta que­da en­fa­ti­za­da por el mo­bi­lia­rio, en su ma­yo­ría con­ce­bi­do por el ar­qui­tec­to bel­ga, y por el po­co y va­lio­so ar­te fir­ma­do por Andy War­hol y los fla­men­cos con­tem­po­rá­neos Luc Tuy­mans y Mi­chaël Bo­rre­mans. “Es­te pro­yec­to cum­ple lo que pa­ra mí son los prin­ci­pios de la ar­qui­tec­tu­ra y el in­terio­ris­mo: que per­du­re vi­gen­te du­ran­te 100 años y no so­lo apor­te so­lu­cio­nes ra­cio­na­les, sino que de­fi­na un nue­vo es­ti­lo de vi­da”, con­clu­ye. Aquí el im­pac­to es vi­vir bien y va­ya si im­pac­ta. www.hans­vers­tuy­ftar­chi­tec­ten.be

En un rin­cón del sa­lón, si­llas DC 10 de Ino­da + Sve­je pa­ra Mi­ya­za­ki. En la pa­red, li­to­gra­fía The Va­lley y Un­titled, am­bos de Luc Tuy­mans. En la otra pá­gi­na: En el sa­lón, li­bre­ría, me­sas de cen­tro y lám­pa­ra de pie Aus­te­re-f pa­ra Tri­zo21, to­do di­se­ño de Han

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.