COLLAGE CHIC La an­ti­cua­ria Nat­ha­lie Ri­ves ha vol­ca­do en su rin­cón per­so­nal en Lyon las pie­zas vin­ta­ge que la enamo­ran.

Fres­cos ins­pi­ra­dos en pa­ñue­los de los 70, ar­te con­tem­po­rá­neo, mue­bles ilus­tres del XX y sen­ti­do del co­lor. Es el ho­gar ca­sual de la an­ti­cua­ria Nat­ha­lie Ri­ves en Lyon.

AD (Spain) - - Contents - tex­to: it­ziar na­rro fo­tos: fe­lix fo­rest

Tra­ba­ja­ba en co­mu­ni­ca­ción has­ta que, vi­vien­do en Nue­va York, un co­no­ci­do le pi­dió que le de­co­ra­ra su apar­ta­men­to. Así con­vir­tió lo que des­de siem­pre fue su pa­sión (ha­bía co­la­bo­ra­do con mar­cas co­mo L’oréal y Bon­point crean­do es­pa­cios ex­po­si­ti­vos) en su tra­ba­jo. Nat­ha­lie Ri­ves es fran­ce­sa y cre­ció en Pa­rís, pe­ro vi­vió dos años en Bue­nos Ai­res y seis en Es­ta­dos Uni­dos. Su ma­dre te­nía una pe­que­ña tien­da de de­co­ra­ción y su abue­la, al pa­re­cer, era el ojo clí­ni­co y la de­le­ga­da del buen gus­to en la fa­mi­lia. Un ol­fa­to que ella sin du­da ha he­re­da­do. Aho­ra vi­ve en el cen­tro de Lyon, en un ba­rrio ro­dea­do por dos ríos, el Sao­na y el Ró­dano, a dos mi­nu­tos an­dan­do del mer­ca­do de Saint Vin­cent y la fa­mo­sa Pla­ce Be­lle­co­ur. No le­jos se en­cuen­tra su ga­le­ría, una cue­va de Alí Ba­ba lle­na de pie­zas del XX, ac­ce­so­rios con­tem­po­rá­neos pe­ro muy es­pe­cia­les y bue­na ce­rá­mi­ca. Su ca­sa, que com­par­te mu­chas de las pre­mi­sas es­té­ti­cas de su ne­go­cio, es un apar­ta­men­to hauss­ma­niano de 220 m2 con vie­jos sue­los de ma­de­ra, chi­me­neas y mol­du­ras en el te­cho. Cua­tro dor­mi­to­rios, in­clui­do uno en sui­te con ves­ti­dor, una co­ci­na, un sa­lón, un co­me­dor y dos ba­ños com­ple­tan es­te es­pa­cio cá­li­do y mez­cla­do. “Es un lu­gar pa­ra com­par­tir, ce­nar, di­ver­tir­se, en el que nos reuni­mos con los ami­gos y don­de nues­tros hi­jos pue­den ju­gar. Es co­mo un kibutz en el que un co­lec­cio­nis­ta hu­bie­ra de­ci­di­do de­jar sus ma­le­tas”, ase­gu­ra ella. La vi­vien­da efec­ti­va­men­te mez­cla acua­re­las anó­ni­mas, es­cul­tu­ras y li­bros (“Soy una apa­sio­na­da de la li-

“Mi ca­sa es co­mo un KIBUTZ en el que un co­lec­cio­nis­ta hu­bie­ra de­ja­do sus ma­le­tas”. nat­ha­lie ri­ves

te­ra­tu­ra y la ce­rá­mi­ca”), pie­zas de au­tor co­mo una pa­re­ja de bu­ta­cas fir­ma­das por Jo­seph-an­dré Mot­te, si­llas de Gio Pon­ti o la chai­se lon­gue de Ar­ne Ja­cob­sen con al­fom­bras de Ikea o cuen­cos del Mo­no­prix. “Es 100% ecléc­ti­ca”, ase­gu­ra. Nat­ha­lie de­fi­ne su es­ti­lo co­mo arty chic. “Ca­da mi­nu­to de mi vi­da me in­flu­ye: los via­jes, las ex­po­si­cio­nes, co­no­cer a los ar­tis­tas, los paí­ses en los que he vi­vi­do... La di­ver­si­dad es chic. Me gus­tan los in­te­rio­res que tie­nen per­so­na­li­dad, vi­da, co­lo­res, en los que se pue­de res­pi­rar. Ad­mi­ro al dúo ita­liano Di­mo­re Stu­dio y a mi ta­len­to­sa com­pa­trio­ta Flo­ren­ce Lo­pez”, aña­de. Le gus­tan los to­nos su­ti­les ta­mi­za­dos con ne­gro, co­mo el gris de las pa­re­des del pa­si­llo o el azul del dor­mi­to­rio prin­ci­pal. De he­cho, el mu­ral de la co­ci­na de su ca­sa, ins­pi­ra­do en un pa­ñue­lo de Emi­lio Puc­ci de los 70, es­tá he­cho a par­tir de los to­nos in­ven­ta­dos por ella en su co­lec­ción Iti­né­rai­res pa­ra Res­sour­ce. Le enamo­ra la porcelana (“por la pro­fun­di­dad de sus co­lo­res”), el la­tón (“por la ma­ra­vi­llo­sa ma­ne­ra en la que se oxi­da”) y el mim­bre (“por­que siem­pre aña­de mo­vi­mien­to y una sen­sa­ción re­la­ja­da a un es­pa­cio”). Co­lec­cio­na cuen­cos y ja­rro­nes de Geor­ge Jou­ve y bu­ta­cas de ter­cio­pe­lo lar­go. “De he­cho, es­ta­ba acu­mu­lan­do tan­tos tras­tos que de­ci­dí abrir una ga­le­ría en Lyon jun­to con mi so­cia Ch­ris­te­lle. La he­mos lle­na­do de ob­je­tos va­ria­dos pe­ro muy bien es­co­gi­dos del XX”, ex­pli­ca. Aun­que a una is­la de­sier­ta so­lo se lle­va­ría su es­cul­tu­ra de Mp­cem. Le freak c’est chic. www.nat­ha­lie­ri­ves.com

Vis­ta ce­ni­tal del sa­lón con una mesa tron­co de los 70, cuen­cos de Mo­no­prix y una al­fom­bra de pe­lo. Arri­ba, en el mis­mo es­pa­cio, bu­ta­ca de Jo­seph-an­dré Mot­te pa­ra Stei­ner y, en el sue­lo, obra de THTF y, de­lan­te, de Gui­do Bi­sag­ni (108), am­bos en Sli­ka.

En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, en­ci­ma de la ca­ma, co­ji­nes con se­da de Jim Thom­pson, en Nat­ha­lie Ri­ves, me­si­ta vin­ta­ge con lám­pa­ra Z de Louis Kalff pa­ra Phi­lips y bu­ta­ca de pe­lu­che de los 60. De­ba­jo, Nat­ha­lie jun­to a su chi­me­nea. So­bre ella, es­cul­tu­ra de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.