LA vi­da ALE­GRE

Op­ti­mis­tas, aco­ge­do­res y co­lo­ris­tas. Con re­fe­ren­cias al ar­te con­tem­po­rá­neo, al XVII fran­cés o a la Chi­na Im­pe­rial, el de­co­ra­dor PE­PE LEAL cons­tru­ye tra­ta­dos de ale­gría de­có.

AD (Spain) - - Diseñador - por to­ni to­rre­ci­llas re­tra­to: ger­mán saiz

Pe­pe, re­ba­ja, no te pa­ses”, se di­ce una y otra vez cuan­do tie­ne que es­co­ger la ga­ma cro­má­ti­ca de un nue­vo pro­yec­to. “Nun­ca he si­do con­te­ni­do, ni un in­terio­ris­ta con esa ele­gan­cia de los neu­tros cas­te­lla­nos. Me gus­tan los to­nos fuer­tes, vi­vos, chi­llo­nes... Es al­go con lo que lu­cho pa­ra no ex­ce­der­me, aun­que al fi­nal sa­len”, nos cuen­ta Pe­pe Leal en su áti­co en el cen­tro de Ma­drid don­de no se con­tu­vo, y es de agra­de­cer, por­que es un en­sa­yo so­bre el op­ti­mis­mo de­có. “Soy un ti­po ale­gre y eso lo trans­mi­to con mi tra­ba­jo”, re­co­no­ce. So­lo hay que ver el res­tau­ran­te El In­ver­na­de­ro de Los Pe­ño­tes en Ma­drid o los Pa­ra­do­res de Car­mo­na, Hon­da­rri­bia y Co­rias, don­de la so­le­ra se ha da­do un res­pi­ro y ha ce­di­do es­pa­cio a lo ju­gue­tón. En sus se­ñas de iden­ti­dad es­tá la mez­cla del XVII y XVIII in­glés, fran­cés y es­pa­ñol, la ar­qui­tec­tu­ra clásica y ra­cio­na­lis­ta, el es­tu­dio de las pro­por­cio­nes, la fun­ción, los to­ques kitsch que re­vi­sa en cla­ve burguesa y las re­fe­ren­cias al ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ra con­se­guir lu­ga­res con­for­ta­bles y de un lu­jo hu­mil­de. “Sa­co mu­cho de los mo­vi­mien­tos de la se­gun­da mi­tad del XX. Co­mo una puer­ta de un ar­ma­rio que hi­ce con unas ta­bli­llas imi­tan­do el ar­te ci­né­ti­co y otras co­mo un cua­dro Op-art”. A lo que su­ma tra­ve­su­ras, en las que li­be­ra su gran in­ven­ti­va, co­mo un per­che­ro que es un tron­co so­bre el que una ami­ga te­jió un jer­sey, o una fra­se de una can­ción de Ma­don­na en el la­te­ral de una mesa. “Pe­ro no por­que sí, sino que ten­ga sen­ti­do en el pro­yec­to”, ad­vier­te. Des­de que co­men­zó, ha­ce al­go más de vein­te años, se con­vir­tió ca­si de in­me­dia­to en un nom­bre con­so­li­da­do del in­terio­ris­mo na­cio­nal, aun­que hoy hay mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar­lo en el ae­ro­puer­to pa­ra ha­cer­se un trans­o­ceá­ni­co ha­cia San­to Do­min­go, don­de ca­da vez tie­ne más pro­yec­tos. ¿Quién iba a de­cir­le a un ado­les­cen­te Pe­pe, ob­ce­ca­do en ser di­se­ña­dor de mo­da, que aca­ba­ría así? Él no. “La que te­nía ta­len­to pa­ra es­to era mi her­ma­na Ma­ría”, re­cuer­da. Con ella se mu­dó a Ma­drid des­de Campo de Crip­ta­na, don­de ha­bía cre­ci­do. “Fli­pa­ba con có­mo ha­bía de­co­ra­do su ha­bi­ta­ción. En una pa­red ins­ta­ló un mu­ral de fo­tos an­ti­guas fa­mi­lia­res en blan­co y ne­gro. Hoy es al­go cur­si, pe­ro en­ton­ces, ha­ce más de 30 años, era alu­ci­nan­te. Yo en cam­bio era new ro­man­tic y es­ta­ba a otras co­sas”, ex­pli­ca con hu­mor so­bre có­mo co­men­zó a ser con­si­de­ra­do “la ove­ja ne­gra de una fa­mi­lia cas­te­lla­na bien”. En los 80 y en ple­na ado­les­cen­cia se fue un mes a Lon­dres pa­ra apren­der in­glés: “Me gas­té to­do el di­ne­ro en tin­tes y sprays pa­ra el pe­lo, ca­de­nas, im­per­di­bles y ta­chue­las. Al vol­ver fue un au­tén­ti­co dra­ma. Me pa­ra­ba la po­li­cía y me pre­gun­ta­ba: ‘¿Pe­ro tú qué eres?’ Ser mo­derno era al­go muy un­der­ground”. Obs­ti­na­do en di­se­ñar ro­pa volvió a la

ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, don­de se ro­deó de un círcu­lo de ami­gos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, cul­tu­ras y re­li­gio­nes que le ofre­cie­ron un apren­di­za­je vi­tal sin pre­jui­cios que más tar­de apli­có a su tra­ba­jo. “Con­se­guí un pues­to en la bou­ti­que de Yoh­ji Ya­ma­mo­to, que pa­ra mí era la ci­ma. Al año y pi­co me di cuen­ta de que sim­ple­men­te era un de­pen­dien­te y lo de­jé”. Su pa­re­ja, un car­pin­te­ro, le pi­dió que le ayu­da­ra en los aca­ba­dos y se apun­tó a un cur­so de res­tau­ra­ción don­de des­cu­brió la pin­tu­ra de­co­ra­ti­va. “Se me da­ba bien, has­ta los 17 ha­bía da­do cla­ses de di­bu­jo. Así re­to­mé el con­tac­to con los pin­ce­les, pe­ro es­ta vez pa­ra pin­tar tram­pan­to­jos y fres­cos”. To­do co­men­zó a cam­biar pa­ra él. Su pri­mer tra­ba­jo fue trans­for­mar el ar­ma­rio de DM de una ami­ga con un pai­sa­je de la an­ti­gua Pom­pe­ya. De ahí a pro­po­ner es­pe­jos y mue­bles pa­ra acom­pa­ñar sus obras fue uno. La muer­te de su pa­dre le hi­zo vol­ver a Es­pa­ña en 1996, y “vi lo bien que se vi­vía aquí, que la gen­te te­nía di­ne­ro y tiem­po”. Co­men­zó de ce­ro, pe­ro es­ta vez fue to­do más fá­cil y rá­pi­do. “Te­nía ami­gos, fa­mi­lia, co­no­ci­dos… y de ellos lle­ga­ron los pri­me­ros en­car­gos. En tres me­ses es­ta­ba de­co­ran­do mi pri­me­ra ca­sa, y con la se­gun­da, un apar­ta­men­to en el País Vas­co, con­se­guí apa­re­cer en pren­sa”. Con la no­to­rie­dad tam­bién lle­gó una in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par en la edi­ción de 1998 de Ca­sa­de­cor. “Que era el even­to más gla­mu­ro­so de la épo­ca. Ha­bía flas­hes, in­terio­ris­tas a los que tra­ta­ban co­mo a la Rei­na de In­gla­te­rra. No me po­día creer es­tar allí”. Su pri­mer es­pa­cio era an­gos­to, en­tre una co­ci­na y un co­me­dor. “Una zo­na es­tre­cha pa­ra que hi­cie­ra allí lo que qui­sie­ra, que fue un an­te­co­me­dor”. El re­sul­ta­do fue un of­fi­ce pa­ne­la­do en gris la­van­da con pla­tos, ta­zas y cu­bier­tos in­crus­ta­dos y pin­ta­dos en el mis­mo tono pa­ra con­se­guir un efec­to 3D, a lo que su­mó un clá­si­co dres­ser y un pla­fón he­cho de va­ji­lla ro­ta. “Mis ami­gos in­gle­ses me de­cían ‘So spa­nish’ , y los es­pa­ño­les: ‘Eres tan in­glés”. Su se­gun­da par­ti­ci­pa­ción con­sa­gró su fres­cu­ra. Él es­co­gió el ries­go y se des­mar­có sien­do el pio­ne­ro en traer el mi­ni­ma­lis­mo al país, mo­vi­mien­to que plas­mó en un ba­ño. “Es de lo más bo­ni­to que he he­cho nun­ca. Te­nía dos al­tu­ras, una pa­ra la te­rra­za, tam­bién trans­pa­ren­cias, la­va­bos me­tá­li­cos que en­car­ga­mos por­que en­ton­ces no exis­tían, un pai­sa­jis­mo con gra­mí­neas y cac­tus, cuan­do to­da­vía no se lle­va­ban”. Po­co des­pués creó su es­tu­dio, show­room y an­ti­cua­rio en el ba­rrio de Sa­la­man­ca, don­de desa­rro­lla re­si­den­cias y pro­yec­tos de hos­te­le­ría, que ca­da vez son más. “Es don­de pue­des ju­gar a la tea­tra­li­dad, don­de te per­mi­tes más li­ber­tad. En una ca­sa no pue­des pro­po­ner una pa­red de pla­tos chi­nos por­que lo pri­me­ro que te pre­gun­tan es: ¿Có­mo los voy a lim­piar? En los res­tau­ran­tes lo im­por­tan­te es crear at­mós­fe­ra”, di­ce con el mis­mo en­tu­sias­mo con el que tra­ba­ja en una gran obra que le tie­ne ab­sor­to, la re­for­ma del Club de Ti­ro de El Par­do, Ma­drid. “Man­tie­ne aque­lla es­té­ti­ca de pa­ra­dor de los años 50, de se­ño­ra bien, se­ño­ra fe­tén, con sus pa­ne­la­dos y mo­que­tas, al­go de­ca­den­te y su pis­ci­na co­mo de Mia­mi. To­do lo va­mos a traer a la ac­tua­li­dad pe­ro sin que pier­da ese es­pí­ri­tu”, re­ma­ta con tan­ta fe­li­ci­dad que, aun­que no lo des­ve­la, ya sa­be­mos que ha­brá rin­co­nes don­de se­gu­ro que no ha he­cho ca­llar a esa voz que le di­ce: “Pe­pe, re­ba­ja”. www.pe­pe­leal.com

¿Qué tres pa­la­bras des­cri­ben me­jor tu tra­ba­jo? Hu­mor, co­lor, crea­ti­vi­dad. ¿Qué te ins­pi­ra? La vi­da, los via­jes y el ar­te. ¿La obra de tus sue­ños? Una en la que cuen­to con mu­cho pre­su­pues­to, en un si­tio. ¿Y lo pró­xi­mo en tu agen­da? Una ca­sa en San­to Do­min­go y el Pa­ra­dor de Ve­rue­la jun­to a Eri­co Na­va­zo. ¿A qué co­le­gas ad­mi­ras? A to­dos, por­que es­ta pro­fe­sión es muy dura.

“Nun­ca he si­do con­te­ni­do, in­terio­ris­ta ni un de neu­tros cas­te­lla­nos. Soy un ti­po ale­gre y eso lo tra­ba­jo”. trans­mi­to en mi PE­PE LEAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.