ICONO

Fun­cio­nal y efi­caz. Así es el di­se­ño pa­ra Ci­ni Boe­ri, la alum­na aven­ta­ja­da de Pon­ti y Za­nu­so, con­ver­ti­da en la gran da­ma del prag­ma­tis­mo arty.

AD (Spain) - - Contents - por to­ni to­rre­ci­llas

Ren­di­mos tri­bu­to a la ar­qui­tec­ta ita­lia­na Ci­ni Boe­ri, la alum­na más aven­ta­ja­da y efi­caz de Gio Pon­ti y Mar­co Za­nu­so.

Si quie­res tra­ba­jar llá­ma­me y te in­cor­po­ras el lu­nes”, le di­jo Gio Pon­ti a Ci­ni Boe­ri (Mi­lán, 1924), a quien ha­bía da­do cla­ses en el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán. Era 1951, y el tó­tem del di­se­ño sa­bía que no de­bía de­jar es­ca­par el ta­len­to de la jo­ven, tam­po­co ella la opor­tu­ni­dad. “Así que eso hi­ce, le lla­mé y al co­mien­zo de la se­ma­na fui a su es­tu­dio en Via Dez­za. Cuan­do en­tré me lo en­con­tré lleno de ac­ce­so­rios de ba­ño de ce­rá­mi­ca, por­que en ese mo­men­to él tra­ba­ja­ba pa­ra Ri­chard Gi­no­ri 1735”, ex­pli­ca so­bre su pri­mer em­pleo. El su­yo fue un amor bre­ve, so­lo du­ró tres me­ses, por­que Mar­co Za­nu­so re­pa­ró en ella y se la qui­so lle­var de in­me­dia­to a su equi­po pa­ra que desa­rro­lla­se to­do su po­ten­cial pro­yec­tan­do edi­fi­cios. “Me ofre­ció ha­cer au­tén­ti­ca ar­qui­tec­tu­ra y acep­té”. De in­me­dia­to se en­con­tró su­per­vi­san­do dos cons­truc­cio­nes que ha­bía en­car­ga­do la fa­mi­lia Cam­pa­ni­ni­bo­no­mi al es­tu­dio del ita­liano: una en­fer­me­ría pa­ra aten­der a ma­dres pri­me­ri­zas sol­te­ras en Lo­ren­teg­gio y el Is­ti­tu­to de­lle Car­li­ne.

“Tra­ba­jar en las obras fue muy du­ro pa­ra mí, no te­nía ex­pe­rien­cia y ade­más te­nía que so­por­tar los sil­bi­dos de los al­ba­ñi­les”, cuen­ta so­bre sus co­mien­zos. Pe­ro le sir­vió pa­ra cur­tir­se y enamo­rar­se del ur­ba­nis­mo pú­bli­co. En 1963 se in­de­pen­di­zó y fun­dó su pro­pio es­tu­dio, del que han sa­li­do pro­yec­tos co­mo la Ca­sa Mu­seo di An­to­nio Grams­ci en Ghi­lar­za, las in­flu­yen­tes vi­llas Ro­ton­da y Bun­ker en la is­la de La Mad­da­le­na, fren­te a Cerdeña, o el Mu­seo Ipo­geo del Duo­mo di Mon­za. To­dos ellos aus­te­ros, de­pu­ra­dos, pe­ro con se­duc­to­ras com­bi­na­cio­nes de for­mas rec­tas y cur­vas que han de­fi­ni­do su es­ti­lo. “La ar­qui­tec­tu­ra de­be ser pro­vo­ca­ti­va y tam­bién ayu­dar a las per­so­nas a vi­vir. Es una for­ma de crea­ti­vi­dad que tie­ne su ori­gen en la exis­ten­cia mis­ma, y si es de ca­li­dad tie­ne que me­jo­rar a lo lar­go de los años”, ase­gu­ra des­de la po­si­ción que le da más de seis dé­ca­das de ofi­cio. Es­ta vi­sión no so­lo la ha apli­ca­do a lo gran­de, tam­bién a lo pe­que­ño. Des­de que se in­de­pen­di­zó, las gran­des edi­to­ras lla­ma­ron a su puer­ta, la pri­me­ra fue Ar­flex, que co­no­cía su in­ge­nio gra­cias al tra­ba­jo

“Si das con un buen MA­TE­RIAL, una bue­na si­lue­ta y una APLI­CA­CIÓN sen­ci­lla, lo que di­se­ñes pue­de con­si­de­rar­se AR­TE”. ci­ni boe­ri

Bu­ta­cas y oto­mán con su nom­bre pa­ra Knoll e in­terio­ris­mo pa­ra un apar­ta­men­to en la Trump To­wer. En­ci­ma, bu­ta­ca Ghost pa­ra Fiam, e iz­da., Villa su Tre li­ve­lli. que ha­bía rea­li­za­do con Za­nu­so. De es­te ma­tri­mo­nio sur­gie­ron re­fe­ren­tes del prag­ma­tis­mo del XX co­mo la si­lla Bo­to­lo, el si­llón Bo­bo o los so­fás Ser­pen­to­ne y Strips, por es­te úl­ti­mo re­ci­bió el Com­pas­so d’oro en 1979. Al co­mien­zo de es­ta dé­ca­da ya ha­bía em­pe­za­do a di­ver­si­fi­car su ta­len­to, y fir­ma­ba show­rooms pa­ra Knoll en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, ade­más de asien­tos que to­da­vía pro­du­ce (que lle­van su nom­bre), in­te­rio­res de apar­ta­men­tos pa­ra la no­ví­si­ma Trump To­wer, lám­pa­ras pa­ra Ar­te­lu­ce, con­so­las pa­ra Ro­sent­hal, es­tan­te­rías pa­ra Ma­gis o su obra más sutil pa­ra Fiam, la bu­ta­ca Ghost, fru­to de su har­taz­go. “Es­ta­ba tan can­sa­da de ha­cer so­fás y si­llo­nes que de­ci­dí crear uno que no pu­die­ra ver”, ex­pli­ca so­bre ella. Pe­ro su trans­pa­ren­cia no le qui­ta pre­sen­cia, co­mo a nin­guno de los pro­yec­tos con los que to­da­vía hoy, a los 93 años, se en­fren­ta. “Si no ha­ces un ob­je­to por­que ya has vis­to uno pa­re­ci­do, si in­ves­ti­gas has­ta dar con un buen ma­te­rial, in­ven­tas una bue­na si­lue­ta y una apli­ca­ción sen­ci­lla pa­ra ella, lo que rea­li­zas pue­de con­si­de­rar­se ar­te”, con­clu­ye re­tan­do (ve­la­da­men­te) a quien se atre­va a in­ten­tar­lo. ci­ni­boe­riar­chi­tet­ti.com

“La AR­QUI­TEC­TU­RA de­be: PRO­VO­CAR, ayu­dar a la gen­te y, si es bue­na, ME­JO­RAR con los años”. c. b.

Des­de arri­ba, so­fá Be­bop pa­ra Pol­tro­na Frau, mesa Lu­na­rio pa­ra Knoll. Iz­da., bu­ta­ca Bo­bo pa­ra Ar­flex y, de­ba­jo, su mí­ti­ca si­lla Bo­to­lo pa­ra Ar­flex. En la otra página: Villa Ro­ton­da y Boe­ri en su es­tu­dio en 1978.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.