INS­TA­LA­CIÓN TEM­PO­RAL

La in­terio­ris­ta Ma­lu Gon­zá­lez ha he­cho de es­te pi­so ma­dri­le­ño su la­bo­ra­to­rio. Aun­que pa­rez­ca vi­vi­do, es fru­to re­cien­te de sus ecléc­ti­cas ob­se­sio­nes de­có.

AD (Spain) - - Contents -

Entramos en el pied-à-te­rre y show­room con al­ma de la de­co­ra­do­ra Ma­lu Gon­zá­lez en Ma­drid.

He­chu­ras de­ci­mo­nó­ni­cas con una pues­ta en es­ce­na ecléc­ti­ca: Luis XVI ma­ri­da­do con ‘mid­cen­tury’, Van der Rohe o tro­feos de ca­za afri­ca­nos.

Rom­per con to­do lo an­te­rior. Es­to es lo que pre­ten­día la in­terio­ris­ta del es­tu­dio Piel­de­va­ca, Ma­lu Gon­zá­lez, a la ho­ra de de­co­rar es­te pi­so en el cen­tro de Ma­drid. “Ve­nía de una ca­sa muy de ar­qui­tec­to, en la que los ele­men­tos eran muy lim­pios y en un edi­fi­cio ac­tual. Bus­ca­ba al­go más clá­si­co, pe­ro don­de pu­die­se re­uti­li­zar co­sas de la an­te­rior”, ex­pli­ca. En una cons­truc­ción del XIX en pleno barrio de las Le­tras, Gon­zá­lez ha he­cho de es­te lu­gar su show­room y su pied-à-te­rre en la ca­pi­tal (pues vi­ve en las afue­ras) en el que ex­pe­ri­men­tar su per­so­nal es­ti­lo. En su ca­rre­ra, ya lo ha plas­ma­do en nu­me­ro­sas vi­vien­das y has­ta ga­so­li­ne­ras y aho­ra la ha lle­va­do a abor­dar el in­terio­ris­mo de un enor­me cen­tro co­mer­cial en Ga­li­cia. “Di­ría que to­do lo que ha­go es muy ecléc­ti­co. En es­te es­pa­cio, aun­que ya se ha­bía he­cho una re­for­ma, creo que se res­pi­ra el ai­re de­ci­mo­nó­ni­co ori­gi­nal. Hay mu­chas co­sas mez­cla­das: mo­bi­lia­rio de an­ti­cua­rio, Luis XVI y mid­cen­tury, con la­cas, pie­zas de Van der Rohe o ele­men­tos traí­dos de via­jes”, re­sal­ta. Con un to­tal de 130 me­tros cua­dra­dos y tres bal­co­nes, el apar­ta­men­to se

dis­tri­bu­ye en dos dor­mi­to­rios, co­ci­na, dos ba­ños y un sa­lón con zo­na de tra­ba­jo. “En la en­tra­da cons­truí un mue­ble com­ple­ta­men­te cu­bier­to de es­pe­jos co­mo ele­men­to se­pa­ra­dor – cuen­ta la in­terio­ris­ta–. Por un la­do, da con­ti­nui­dad a la co­ci­na y, por el otro, crea un ves­ti­dor pa­ra una de las ha­bi­ta­cio­nes”. A pe­sar de la li­ber­tad que la ga­lle­ga, afin­ca­da en la ca­pi­tal, ha go­za­do a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes y que le ha per­mi­ti­do in­cluir mue­bles de di­se­ño pro­pio, co­mo los dos so­fás o la mesa de ébano, sí que ha in­ten­ta­do que el re­sul­ta­do fue­ra prác­ti­co y de ca­rác­ter tem­po­ral. “Que­ría un mon­ta­je efí­me­ro por si lo ten­go que re­uti­li­zar o de­ci­do lle­vár­me­lo”. A pe­sar de que ob­je­tos co­mo la al­fom­bra de piel de ce­bra o el crá­neo de bú­fa­lo afri­cano (am­bos reales) lla­men po­de­ro­sa­men­te la aten­ción, lo que más pro­ta­go­nis­mo co­bra es el ar­te. En su co­lec­ción, se mez­clan ar­mó­ni­ca­men­te ca­be­zas gre­co­rro­ma­nas, ilus­tra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas ad­qui­ri­das en subas­tas o pie­zas de la ga­le­ría bra­si­le­ña Ca­va­lo com­pra­das en la úl­ti­ma edi­ción de Ar­co­ma­drid. “Sin ser un pi­so muy vi­vi­do, da la sensación de que cuen­ta una his­to­ria o hay una fa­mi­lia de­trás de él. Es to­do lo con­tra­rio a una ca­sa fría de de­co­ra­dor”, con­clu­ye. www.piel­de­va­ca.com

Al­fom­bra de Te­klas­sic y fo­to­gra­fía de Slim Aa­rons, en Ye­llow­kor­ner Her­mo­si­lla. En la otra página: En la zo­na de tra­ba­jo ane­xa al sa­lón, mesa de ébano y si­llas de la­tón di­se­ña­das por Gon­zá­lez y al­fom­bra, en Ri­ca Ba­sa­goi­ti.

La de­co­ra­do­ra Ma­lu Gon­zá­lez en su sa­lón. Iz­da., en el hall cu­bier­to de es­pe­jo, con­so­la he­re­da­da con ca­be­za de The Ex­vo­tos y lám­pa­ra de su es­tu­dio. De­ba­jo, dor­mi­to­rio con ca­be­ce­ro y puf con ter­cio­pe­lo de Gan­ce­do.

es­ti­lis­mo: lo­re­to ló­pez-que­sa­da tex­to: eduar­do in­fan­te fo­tos: be­lén imaz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.