ALE­GRAR LA VIS­TA

En lo al­to de la is­la de Ali­cu­di se en­ca­ra­ma la ca­sa del in­terio­ris­ta Ales­sio Al­di­nuc­ci. Pa­sa­do, ar­te­sa­nía y co­lor se fun­den con el mar Ti­rreno co­mo en un óleo.

AD (Spain) - - Contents - tex­to: eduar­do in­fan­te fo­tos: gior­gio ba­ro­ni

En­ca­ra­ma­da a un vol­cán del mar Ti­rreno, la ca­sa de ve­rano del de­co­ra­dor Ales­sio Al­di­nuc­ci es pu­ra poe­sía.

La is­la de Ali­cu­di, una de las más pe­que­ñas del archipiélago de las Eo­lias, en el nor­te de Si­ci­lia, es un lu­gar tan be­llo co­mo re­mo­to. Sin ca­lles, ni de tie­rra ni de as­fal­to, el úni­co me­dio de trans­por­te es el bu­rro o an­dar por in­ter­mi­na­bles es­ca­lo­nes de pie­dra irre­gu­la­res que van has­ta la ci­ma de su an­ti­guo vol­cán. “Es una zo­na de con­tras­tes, o te enamo­ras lo­ca­men­te o la odias. Es ro­mán­ti­ca y du­ra, fas­ci­nan­te y di­fí­cil. Co­mo El País de Nun­ca Ja­más, por­que pue­des vi­si­tar­la y no vol­ver. Pe­ro si de­ci­des re­gre­sar es por­que tie­ne al­go que con­tar­te”, ex­pli­ca Ales­sio Al­di­nuc­ci, in­terio­ris­ta que po­see una im­pre­sio­nan­te ca­sa allí. Aun­que su ori­gen da­te de fi­na­les del XIX, cuan­do se cons­tru­yó pa­ra la hi­ja de un acau­da­la­do hom­bre de ne­go­cios, su his­to­ria ac­tual co­men­zó en 1984, cuan­do su an­te­rior due­ño, Pie­tro, pa­re­ja en­ton­ces de Al­di­nuc­ci, la com­pró (sin si­quie­ra ver­la) con­ven­ci­do por un ami­go que ha­bía que­da­do pren­da­do de la zo­na. “Es­ta­ba prác­ti­ca­men­te en rui­nas y Pie­tro le hi­zo una

“La ca­sa tie­ne un ‘NO ES­TI­LO’. Es un te­lón de fon­do del gran tea­tro que es la IS­LA”. ales­sio al­di­nuc­ci

hi­zo una pe­que­ña re­for­ma pa­ra que se pu­die­ra vi­vir en ella du­ran­te los ve­ra­nos. En aque­lla épo­ca los po­cos edi­fi­cios ha­bi­ta­dos de la is­la eran gri­ses, sin agua co­rrien­te ni elec­tri­ci­dad, y él tra­jo los co­lo­res. So­bre to­do pue­de ver­se en la te­rra­za ama­ri­lla”, re­cuer­da Al­di­nuc­ci. Tras la muer­te de su pro­pie­ta­rio, en 2003, Ales­sio la he­re­dó y tar­dó va­rios años en ar­mar­se de va­lor pa­ra in­ter­ve­nir en ella, aun­que tra­tó de “pre­ser­var su al­ma y su en­can­to”. Cuen­ta con 180 m2 en ca­da una de sus tres plan­tas, dos ba­ños, una gran co­ci­na, una sa­la de es­tar, cin­co dor­mi­to­rios (ca­da uno con un nom­bre y un tono dis­tin­to) y dos te­rra­zas con unas vis­tas del archipiélago que po­drían lle­gar a con­fun­dir­se con un óleo. Se res­pe­tó la dis­tri­bu­ción, fun­da­men­tal pa­ra ge­ne­rar co­rrien­te de ai­re en los días de ca­lu­ro­so si­ro­co, las puertas de ma­de­ra de cas­ta­ño tí­pi­cas y los sue­los ori­gi­na­les de bal­do­sas de la zo­na, un sím­bo­lo de es­ta­tus, ya que se vi­dria­ban y pin­ta­ban a mano. “Era al­go que so­lo se po­dían per­mi­tir los ri­cos y aquí des­ta­can los de la ha­bi­ta­ción azul, que son de los más be­llos del pue­blo”, cuen­ta or­gu­llo­so el di­se­ña­dor que tam­bién re­gen­ta un pe­que­ño ho­tel en la Tos­ca­na. Pa­ra los co­lo­res, el en­torno fue la ins­pi­ra­ción: las azo­teas se pin­ta­ron a se­me­jan­za de las ro­cas vol­cá­ni­cas, ama­ri­llas y ma­rro­nes, y las ven­ta­nas y puertas se ti­ñe­ron del azul del mar. “Tam­bién se re­cu­pe­ra­ron al­gu­nos de la pro­pia ca­sa, co­mo los des­vaí­dos de la pa­red del co­me­dor, que es re­sul­ta­do de la su­per­po­si­ción de pin­tu­ras a lo lar­go de los años jun­to al efec­to de la hu­me­dad de la ro­ca. Pa­ra mu­chas per­so­nas se­ría im­pen­sa­ble de­jar­lo, pe­ro yo qui­se con­ser­var­lo así”. En cuan­to al mo­bi­lia­rio, en su par­ti­cu­lar co­lec­ción mez­cla re­cuer­dos de via­jes con pie­zas de di­se­ño y ar­te­sa­nía de toda Ita­lia. “Creo que he bus­ca­do de­li­be­ra­da­men­te un no es­ti­lo. Me gus­ta con­si­de­rar­lo un te­lón de fon­do del gran tea­tro que es la is­la, en el que las per­so­nas y las co­sas con­tri­bu­yen, ca­da tem­po­ra­da, a crear un es­pec­tácu­lo to­tal­men­te di­fe­ren­te”, con­clu­ye.

El in­terio­ris­ta Ales­sio Al­di­nuc­ci (dcha.) y su pa­re­ja, el pai­sa­jis­ta Si­mo­ne Pon­ti. En­ci­ma, rin­cón de una de las ha­bi­ta­cio­nes con si­lla si­ci­lia­na ar­te­sa­na y som­bre­ros de la re­gión. De­ba­jo, mesa en la te­rra­za ama­ri­lla y vis­ta del Mediterráneo. En la otra...

En la ha­bi­ta­ción azul, con sue­lo de bal­do­sa ori­gi­nal, ca­ma de un hos­pi­tal nor­te­ame­ri­cano de la II Gue­rra Mun­dial, col­cha de gan­chi­llo y pla­tos de ce­rá­mi­ca de la is­la. Arri­ba, la te­rra­za ama­ri­lla y el co­me­dor. De­ba­jo, un rin­cón de la co­ci­na. En la otra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.