AL­TO SE­CRE­TO

Un re­fu­gio de so­fis­ti­ca­do bru­ta­lis­mo en Ciu­dad del Ca­bo con­si­gue que sus due­ños lo bau­ti­cen co­mo ‘la ca­sa de Ja­mes Bond’.

AD (Spain) - - Contents - es­ti­lis­mo: pe­te ber­me­jo fo­tos: mon­tse garriga tex­to: to­ni to­rre­ci­llas

Ce­men­to, ma­de­ra y cris­tal com­po­nen es­ta mi­ni­ma­lis­ta y so­fis­ti­ca­da man­sión en Ciu­dad del Ca­bo.

si a Bond, Ja­mes Bond le pre­gun­ta­ran quién es su ar­qui­tec­to de con­fian­za y dón­de que­rría vi­vir (de ver­se obli­ga­do a huir de su que­ri­da In­gla­te­rra) las res­pues­tas se­rían An­to­nio Za­ni­no­vic y Ciu­dad del Ca­bo. Y es que 007 es­ta­ría más que de acuer­do con es­ta cons­truc­ción de 1000 m y cin­co plan­tas, tres de ellas en­te­rra­das, con vis­tas al mar y a la Table

2 Moun­tain obra de es­te pro­yec­tis­ta chi­leno afin­ca­do en Su­dá­fri­ca. “Los pro­pie­ta­rios, por su es­ti­lo de vi­da, ne­ce­si­ta­ban gran­des es­pa­cios, pe­ro edi­fi­car to­do en so­lo dos al­tu­ras hu­bie­ra que­da­do des­pro­por­cio­na­do y os­ten­to­so en re­la­ción con el te­rreno que ha­bían com­pra­do en Fres­na­ye. Así sur­gió la idea de ex­ca­var pa­ra que tres de ellas es­tu­vie­ran se­miocul­tas e in­cor­po­rar­las al jar­dín me­dian­te des­ni­ve­les”. De es­ta for­ma se creó un efec­to de cueva que hi­zo que sus due­ños la apo­da­sen con el nom­bre del agen­te se­cre­to. La dis­tri­bu­ción la tu­vie­ron cla­ra, as­cen­dien­do des­de las pro­fun­di­da­des, una pri­me­ra plan­ta pa­ra el ga­ra­je don­de ate­so­ran ex­clu­si­vos au­to­mó­vi­les y bi­ci­cle­tas, la si­guien­te des­ti­na­da a los hués­pe­des (con sa­la de cine in­cluí­da) y, so­bre ella, otra pa­ra sus des­pa­chos y el ser­vi­cio. Ya en la su­per­fi­cie se dis­po­nen el sa­lón, el co­me­dor y la sa­la de jue­gos, to­das orien­ta­das al jar­dín y a la pis­ci­na, mien­tras que la quin­ta es la más pri­va­da, y es­tá ocu­pa­da por cin­co dor­mi­to­rios y la sa­la de te­le­vi­sión. Za­ni­no­vic ideó es­ta ar­qui­tec­tu­ra a par­tir de tres ma­te­ria­les: ce­men­to ar­ma­do con el que creó si­lue­tas cur­vas, la ma­de­ra de no­gal en pa­ne­les que re­mi­ten a los años se­ten­ta en pa­re­des y te­chos “pa­ra sua­vi­zar” y el cris­tal pa­ra de­jar que el pai­sa­je for­ma­ra par­te del con­jun­to. Del in­terio­ris­mo se en­car­gó Phi­lip­pe Van der Mer­we, del es­tu­dio To­nic De­sign, quien apos­tó por el mi­ni­ma­lis­mo. “Pe­ro des­de una pers­pec­ti­va mo­der­na y muy so­fis­ti­ca­da, pa­ra no com­pe­tir con la ca­sa ni con la co­lec­ción de ar­te”, re­ma­ta. Aquí, con­vi­ven tó­tems his­tó­ri­cos del di­se­ño, co­mo Rodrigues o Saa­ri­nen, con pie­zas de las edi­to­ras ita­lia­nas más po­ten­tes co­mo Mol­te­ni, Mi­not­ti y Cas­si­na, es­co­gi­do ar­te con­tem­po­rá­neo y la des­bor­dan­te na­tu­ra­le­za en un re­fu­gio a me­di­da de pro­pie­ta­rios dis­cre­tos, que no secretos, que es­ca­pa­ron de la jun­gla, la de as­fal­to, cla­ro. an­to­nio­za­ni­no­vic.com; to­nic­de­sign.co.za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.