LUZ NE­GRA Gra­cie­la Itur­bi­de llega a Ma­drid con sus fo­to­gra­fías lle­nas de poe­sía so­bre la reali­dad me­xi­ca­na.

Una de las fo­tó­gra­fas me­xi­ca­nas más im­por­tan­tes de nues­tro tiem­po, ex­po­ne en Ma­drid sus imá­ge­nes poé­ti­cas, en blanco y ne­gro, pe­ga­das a la reali­dad.

AD (Spain) - - Contents - tex­to: it­ziar narro re­tra­to: tho­mas canet

“Dis­pa­ro cuan­do al­go me SOR­PREN­DE, siempre en blanco y ne­gro. El co­lor es DIS­NEY­LAN­DIA”. GRA­CIE­LA ITUR­BI­DE G

ra­cie­la Itur­bi­de (Mé­xi­co, 1942) es esa fo­tó­gra­fa que em­po­de­ró a una mu­jer in­dí­ge­na con un mon­tón de igua­nas en la ca­be­za (“siempre me aga­cho pa­ra ha­cer la fo­to, co­mo aquí, es una cos­tum­bre, un tic”), pe­ro tam­bién esa señora ya en­tra­da en años, un po­co en­fa­da­da con su mé­di­co por prohi­bir­le el te­qui­la y de­jar­la a “pu­ri­ti­to vino”, que inau­gu­ra ex­po­si­ción en el Cen­tro de Ar­te de Al­co­ben­das. Aquí es­tán sus ni­ños y ani­ma­les, sus au­to­rre­tra­tos, los cor­sés de Fri­da Kah­lo que tan­to le in­tri­gan, sus hom­bres fe­me­ni­nos, sus pai­sa­jes, sus pá­ja­ros. Aquí es­tá una par­te im­por­tan­te de ese tra­ba­jo en blanco y ne­gro que em­pe­zó cuan­do pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res de su ge­ne­ra­ción to­do aca­ba­ba, a los vein­ti­po­cos, ca­sa­da y con tres hi­jos. “Yo le di­je que sí al más li­be­ral de los hom­bes que me ro­dea­ban y en cuan­to vi que ha­bía una opor­tu­ni­dad de es­tu­diar en la Es­cue­la de Ci­ne, allá que fui, aun­que lo que que­ría de ni­ña era ser es­cri­to­ra, pe­ro mis pa­dres no me de­ja­ron”, cuen­ta. Por suer­te, el fo­tó­gra­fo Ma­nuel Ál­va­rez Bra­vo se cru­zó en su ca­mino y le cambió el destino. “Es­cu­cha­ba ópe­ra en su ca­sa, le en­can­ta­ba el ar­te po-

pu­lar pre­co­lom­bino y los gra­ba­dos ja­po­ne­ses. Más que un men­tor en lo pro­fe­sio­nal, me ayu­dó a en­con­trar mi pro­pio mun­do. Te­nía un le­tre­ro en su es­tu­dio en el que se leía ‘Hay tiem­po’. Y siempre me de­cía ‘Gra­cie­la, no se apre­su­re, ten­ga pa­cien­cia”. Y así lo hi­zo. Le acom­pa­ñó en sus via­jes por el Mé­xi­co me­nos co­no­ci­do has­ta que re­des­cu­brió su país, su voz y des­pués, el mun­do. A sen­tir­se có­mo­da con la so­le­dad ya se lo ha­bían en­se­ña­do las mon­jas del in­ter­na­do en el que pa­só una bue­na par­te de su in­fan­cia. “Me leía las no­ve­las del Si­glo de Oro por­que era lo úni­co que ha­bía en la bi­blio­te­ca”. Gra­cie­la, en sus 50 años de ca­rre­ra, ha he­cho fo­tos pa­ra Acnur de los cha­vi­tos pan­di­lle­ros de la Ma­ra Sal­va­tru­cha cen­troa­me­ri­ca­na y de los coyotes en la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién pa­ra co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas, el Go­bierno me­xi­cano y pa­ra ella mis­ma. Con­fie­sa que su mo­dus ope­ran­di es que­dar­se a vi­vir en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas o los pues­tos fron­te­ri­zos que in­mor­ta­li­za, don­de acom­pa­ña a las mu­je­res al mer­ca­do, ha­bla con los nar­cos arre­pen­ti­dos y so­bre to­do es­pe­ra lo que haga fal­ta has­ta en­con­trar el mo­men­to. “Dis­pa­ro cuan­do al­go me sor­pren­de, cuan­do al­go me cho­ca”, ex­pli­ca. Y si es­tá en cri­sis se au­to­rre­tra­ta con ser­pien­tes en la bo­ca o ta­tua­da. “Es al­go in­cons­cien­te, son som­bras, quie­ro ex­pre­sar al­go en mí que no sé qué es, ten­dría que in­ter­pre­tar­lo Freud”. Tam­bién los ve­los le atraen. “Me in­tere­sa to­do lo ve­la­do, ya sean las pros­ti­tu­tas de Ban­gla­dés o los edi­fi­cios”. Y el blanco y ne­gro. “Las imá­ge­nes en co­lor me pa­re­cen Dis­ney­lan­dia. Pa­ra mí es más real el no co­lor”, re­ma­ta. Gra­cie­la es atea pe­ro su­pers­ti­cio­sa, co­mo bue­na me­xi­ca­na, y re­la­ta sue­ños pro­fé­ti­cos. “Yo ten­go san­ti­tos y fi­gu­ras de allá adon­de voy, de In­dia el ele­fan­te, de Ve­ne­zue­la el Doc­tor Gre­go­rio... De la re­li­gión ca­tó­li­ca me que­do con la pa­ra­fer­na­lia —se ríe.— Una vez so­ñé que un agri­cul­tor can­ta­ba ‘Yo sem­bra­ré pá­ja­ros’ y dos años des­pués lo vi, tal cual, en un pue­blo per­di­do de Mé­xi­co, y lo fo­to­gra­fié. Esas co­sas me pa­san”. Gra­cie­la Itur­bi­de. Fo­to­gra­fías. Has­ta el 25 de agos­to en Cen­tro de Ar­te Al­co­ben­das. cen­tro­dear­teal­co­ben­das.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.