MA­GO CELTA El es­co­cés Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh se ade­lan­tó al Mo­vi­mien­to Mo­derno con su obra neo­gó­ti­ca y flo­ral.

Edi­fi­cios, acua­re­las y al­gu­nas de las si­llas más co­ti­za­das del mer­ca­do. El es­co­cés Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh pre­ce­dió al Mo­vi­mien­to Mo­derno con sus pie­zas neo­gó­ti­cas, geo­mé­tri­cas y flo­ra­les.

AD (Spain) - - Contents - por it­ziar na­rro

Na­ció a las afue­ras de Glas­gow en 1868, hi­jo de un su­per­in­ten­den­te de po­li­cía y se­gun­do de una nu­me­ro­sa fa­mi­lia de 11 her­ma­nos. A Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh le cos­tó apren­der a leer y es­cri­bir, qui­zá fue­ra dis­lé­xi­co, y su co­je­ra no le hi­zo la vida fá­cil en la es­cue­la. Su refugio era el jar­dín de su ca­sa, las plan­tas, las flores, que se con­vir­tie­ron, años des­pués, en uno de los mo­ti­vos de sus acua­re­las y tex­ti­les. Es­te es­co­cés, que lle­vó muy a ga­la ser­lo, y ti­ñó sus cua­dros, mue­bles y edi­fi­cios de re­fe­ren­tes cel­tas, bo­tá­ni­cos, geo­mé­tri­cos y neo­gó­ti­cos, era un per­fec­cio­nis­ta ob­se­si­vo, uno de los adic­tos al mo­vi­mien­to Arts and Crafts, el ma­yor ex­po­nen­te del Art Nou­veau en su país y un pre­cur­sor del Mo­vi­mien­to Mo­derno. So­lo te­nía 16 años cuan­do en­tró a tra­ba­jar en el es­tu­dio del ar­qui­tec­to John Hut­chi­son y du­ran­te me­dia dé­ca­da apren­dió los ga­jes del ofi­cio. Por las no­ches es­tu­dia­ba pin­tu­ra en la Glas­gow School of Art, don­de co­no­ció a las her­ma­nas Fran­ces y Mar­ga­ret Mac­do­nald y a J. Her­bert Mc­nair. Con Mar­ga­ret se ca­só y to­dos jun­tos for­ma­ron un gru­po co­no­ci­do co­mo The Four, res­pon­sa­bles del lla­ma­do Glas­gow Sty­le. A los 21

en­tró a tra­ba­jar pa­ra un es­tu­dio más gran­de, Ho­ney­man and Kep­pie, con quie­nes co­la­bo­ró has­ta 1913. En­tre 1895 y 1909 cons­tru­yó pa­ra ellos sus edi­fi­cios más re­pre­sen­ta­ti­vos, Queen’s Cross Church (1899), Hill Hou­se (1902-1904) o Scotland Street School of Arts (1909), pa­ra los que, co­mo Al­var Aal­to y mu­chos de sus co­le­gas de la Bauhaus, lo di­se­ñó prác­ti­ca­men­te to­do, de la car­ca­sa al úl­ti­mo po­mo de la puer­ta. Icó­ni­cas son sus si­llas de res­pal­dos al­tos, ex­cén­tri­cas, geo­mé­tri­cas y ma­ra­vi­llo­sas, que hoy co­ti­zan a pre­cios de oro en las subas­tas in­ter­na­cio­na­les. “Hay es­pe­ran­za en el error ho­nes­to; no en la fría per­fec­ción del es­ti­lo”, di­jo. Su ca­rác­ter ob­se­si­vo, que dis­pa­ra­ba los pre­su­pues­tos de cual­quier obra que to­ca­se, le lle­vó, sin em­bar­go, a ser re­le­ga­do du­ran­te los úl­ti­mos años de su vida y a re­cu­rrir al al­cohol. En 1913 aban­do­nó la fir­ma y su ciu­dad y diez años des­pués se tras­la­dó con su mu­jer al Sur de Fran­cia don­de pa­só sus úl­ti­mos años pin­tan­do pai­sa­jes has­ta que un cáncer de gar­gan­ta le obli­gó a pa­rar.

“Hay es­pe­ran­za en el error ho­nes­to, no en la es­ti­lo”. fría per­fec­ción del char­les ren­nie mac­kin­tosh

Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh

Chi­me­nea de Hill Hou­se en He­lens­burgh, Es­co­cia, (1902-1904) y si­lla Wi­llow 1 (1904) que Cas­si­na re­edi­ta. En la otra pá­gi­na: Ban­co,

si­lla y lám­pa­ra pa­ra The Wi­llow Tea Rooms en Glas­gow (1917) y Side chair (1897). De­ba­jo, el ar­qui­tec­to a los 30 años.

La­va­ma­nos de ma­de­ra y ce­rá­mi­ca azul (1904) y, en­ci­ma, reloj pa­ra la Glas­gow School of Art (1910).

Pri­me­ros pa­sos: En 1900, su ex­po­si­ción en Viena pa­ra la 8ª Se­ces­sion le afian­zó co­mo di­se­ña­dor y ar­qui­tec­to. In­fluen­cias: La cul­tu­ra celta, la ja­po­ne­sa, el Art Nou­veau bel­ga y el mo­vi­mien­to Arts and Crafts es­tán en la ba­se de su tra­ba­jo. Sa­lón de té: En­tre sus ma­yo­res éxi­tos, va­rios sa­lo­nes de té que de­co­ró jun­to a su mu­jer Mar­ga­ret, co­mo Wi­llow Tea Rooms (1903) en Glas­gow. Sus mue­bles: Cas­si­na re­edi­ta dos de sus si­llas, dos me­sas y una bu­ta­ca.

Me­sa 320 Ber­lino (1905) e iz­da., si­llas 292 Hill Hou­se 1 (1902), to­do edi­ta­do por Cas­si­na. De­ba­jo, una de sus acua­re­las flo­ra­les y una de las ha­bi­ta­cio­nes de Hill Hou­se, con mue­bles y ar­ma­rios di­se­ña­dos por Mac­kin­tosh y su mu­jer Mar­ga­ret.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.