TO­RI­TO GUA­PO

La mí­ti­ca fi­gu­ra del to­ro de Os­bor­ne ya ha cum­pli­do 60 años. Di­se­ña­do en los 50 por el di­bu­jan­te Ma­no­lo Prie­to, es un sím­bo­lo de nues­tras ca­rre­te­ras y un bien cul­tu­ral. Or­gu­llo es­pa­ñol.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - por ro­cío ley

La mí­ti­ca si­lue­ta del to­ro de Os­bor­ne cum­ple 60 años. Un bien cul­tu­ral que nos sa­lu­da jun­to a la ca­rre­te­ra.

Ca­ba­ni­llas de la Sie­rra (Ma­drid), km 55 de la Na­cio­nal 1, 1957. Se ins­ta­la el pri­mer to­ro de Os­bor­ne, una gran va­lla pu­bli­ci­ta­ria pa­ra pro­mo­cio­nar el brandy de je­rez Ve­te­rano de la bo­de­ga. Di­bu­ja­do un año an­tes por Ma­no­lo Prie­to, es un ani­mal de ma­de­ra, de cua­tro me­tros de al­tu­ra, con los cuer­nos pin­ta­dos de blan­co y un ró­tu­lo en el lo­mo que anun­cia la be­bi­da. En un año, la ma­na­da se am­plía a quin­ce y en los 60 su­ma me­dio mi­llar de si­lue­tas en las ca­rre­te­ras de una Es­pa­ña en ple­na efer­ves­cen­cia tu­rís­ti­ca. Hoy es­te to­ro de li­dia subido a los ce­rros es un sím­bo­lo cul­tu­ral, aun­que a pun­to ha es­ta­do de ex­tin­guir­se. En 1997, des­pués de una nue­va ley de ca­rre­te­ras que prohi­bía la pu­bli­ci­dad, una or­den de re­ti­ro y una mul­ta al gru­po, el Tri­bu­nal Su­pre­mo in­dul­tó al icono tras una pro­tes­ta ma­si­va de va­rios sec­to­res. Tu­vo sus mo­men­tos de glo­ria: por­ta­da de The New York Ti­mes Ma­ga­zi­ne (1972), in­mor­ta­li­za­do por Hel­mut New­ton (1995) o in­ter­ve­ni­do por ar­tis­tas co­mo Keith Ha­ring o Ou­ka Lee­le (las obras pue­den ver­se en la To­ro Ga­llery del Puer­to de San­ta Ma­ría). Co­mo ho­me­na­je, el fo­tó­gra­fo madrileño Pau Ba­rro­so ha re­tra­ta­do a los 88 que ac­tual­men­te sub­sis­ten en nues­tra geo­gra­fía. Tan­tas ho­ras de co­che han te­ni­do su re­com­pen­sa por­que aho­ra la Fun­da­ción Os­bor­ne jun­to a la Fun­da­ción San­ta Ma­ría la Real del Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co han edi­ta­do el li­bro To­ro, en el que, ade­más de re­pa­sar su his­to­ria, po­de­mos ver­le con sol, ne­va­do, al atar­de­cer, jun­to a per­so­nas o se­ña­les de trá­fi­co. In­te­gra­do com­ple­ta­men­te en el pai­sa­je, el ani­mal pa­sa­ría con el tiem­po a ser co­mo lo co­no­ce­mos: una cha­pa de hie­rro de 14 me­tros, 50.000 ki­los, to­da ne­gra, con su perfil sua­vi­za­do y sin ro­tu­la­ción. Man­so, in­mu­ta­ble, con su por­te al­ta­ne­ro y su pe­lo zaino, es­te es otro hi­to más en su ca­rre­ra. os­bor­ne.es

El to­ro tam­bién pue­de ser ur­bano. Aquí, se mi­de con los ras­ca­cie­los de Be­ni­dorm en una fo­to­gra­fía de Pau Ba­rro­so pa­ra el li­bro To­ro. Arri­ba, el icono in­ter­ve­ni­do por Keith Ha­ring en 1983.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.