PON­TI FI­NAL

La bús­que­da de la li­ge­re­za y el co­lor mar­ca­ron la ex­ten­sí­si­ma tra­yec­to­ria del ita­liano Gio Pon­ti, que aho­ra se ex­po­ne en Pa­rís.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - por it­ziar na­rro

Una mues­tra en Pa­rís re­co­rre los in­su­pe­ra­bles mue­bles de Gio Pon­ti que re­edi­ta con res­pe­to Mol­te­ni & C.

El ar­qui­tec­to de hoy, el uni­ver­si­ta­rio, ha de apren­der de los ar­te­sa­nos: del mar­mo­lis­ta las su­per­fi­cies bri­llan­tes, pu­li­das, la­bra­das con el mar­ti­llo y la bu­jar­da; pe­ro tam­bién del eba­nis­ta, del es­tu­ca­dor, del ce­rra­je­ro... De to­dos los obre­ros y ar­te­sa­nos. Es muy her­mo­so”, ase­gu­ra­ba Gio­van­ni Pon­ti (Mi­lán, 18911979), más co­no­ci­do co­mo Gio. Es­te hom­bre ima­gi­na­ti­vo y muy in­quie­to, uno de esos ge­nios crea­ti­vos ma­de in Ita­lia, ex­plo­ró to­dos los cam­pos de la es­té­ti­ca y en to­dos in­no­vó. Qui­zá por eso aho­ra el Mu­sée des Arts Dé­co­ra­tifs de Pa­rís, con el pa­tro­ci­nio de Mol­te­ni & C., una de las editoras com­pa­trio­tas que pro­du­ce su obra, di­sec­cio­na su tra­yec­to­ria a tra­vés de 500 de sus pie­zas. Su lar­guí­si­ma ca­rre­ra de ca­si seis dé­ca­das da pa­ra mu­cho. Pon­ti es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Mi­lán, par­ti­ci­pó en la Iª Gue­rra Mun­dial en pri­me­ra lí­nea de com­ba­te y has­ta ga­nó unas cuan­tas me­da­llas. Tu­vo cua­tro hi­jos con su mu­jer Giu­lia, que fue su “po­lo a tie­rra” du­ran­te to­da su vi­da y, en el plano la­bo­ral, co­la­bo­ró con la Ma­ni­fat­tu­ra Ri­chard Gi­no­ri, re­no­van­do su

pro­duc­ción de ce­rá­mi­ca des­de prin­ci­pios de los años 20 has­ta 1938. En el 28 fun­dó con Gian­ni Maz­zoc­chi la re­vis­ta Do­mus, fue di­rec­tor crea­ti­vo de Fon­ta­naar­te, pa­ra la que pla­neó de­ce­nas de lám­pa­ras, pro­fe­sor de su pro­pia Uni­ver­si­dad, or­ga­ni­zó va­rias Trien­na­les y se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del pre­mio Com­pas­so d’oro, que más tar­de ga­nó, por ejem­plo, Mi­guel Mi­lá. En su pa­pel de ar­qui­tec­to, cons­tru­yó edi­fi­cios tan em­ble­má­ti­cos co­mo la Vi­lla Plan­chart (1953-54) en Ca­ra­cas, la to­rre Pi­re­lli (1960) en Mi­lán o el ho­tel Par­co dei Prin­ci­pi (1960) de So­rren­to, pa­ra los que lo bo­ce­ta­ba to­do, del mo­bi­lia­rio a la es­truc­tu­ra o los ci­mien­tos, co­mo mu­chos de sus co­le­gas. Co­mo de­sig­ner, fue in­clu­so más co­no­ci­do.

Ahí es­tá la fa­mo­sa si­lla 699 Su­per­leg­ge­ra, que ideó con la edi­to­ra Cas­si­na en los 50 o su có­mo­da D.655.1 y la me­si­ta de cris­tal D.552.2 que hoy pro­du­ce Mol­te­ni & C. Gio ade­más pin­tó va­rios fres­cos en el Pa­laz­zo del Bo de la Uni­ver­si­dad de Pa­dua en los 40 y fue res­pon­sa­ble de al­gu­nas de las es­ce­no­gra­fías y el ves­tua­rio del Tea­tro alla Sca­la de Mi­lán. Su bús­que­da de trans­pa­ren­cia y li­ge­re­za y su in­te­rés por el jue­go de su­per­fi­cies y co­lo­res se ha­rán evi­den­tes en es­ta mues­tra cro­no­ló­gi­ca que reúne to­das las dis­ci­pli­nas que to­có el maes­tro. Na­cio­na­lis­ta em­pe­der­ni­do, Pon­ti se pro­pu­so dar a co­no­cer al mun­do la ex­ce­len­cia del di­se­ño ita­liano en las dé­ca­das pos­te­rio­res a la gue­rra a tra­vés de pu­bli­ca­cio­nes, li­bros y su inago­ta­ble crea­ti­vi­dad. “No es el ce­men­to, no es la ma­de­ra, no es la pie­dra, no es el ace­ro, no es el vi­drio el ele­men­to más re­sis­ten­te de un edi­fi­cio. Es el ar­te”. Tut­to Pon­ti, Gio Pon­ti. Del 19 de oc­tu­bre al 10 de fe­bre­ro en el Mu­sée des Arts Dé­co­ra­tifs. mad­pa­ris.fr

“Ita­lia ha si­do crea­da Dios, mi­tad por mi­tad por los ar­qui­tec­tos”. gio pon­ti

Por­ta­da de Do­mus de mar­zo de 1967 e, iz­da., bo­ce­to pa­ra el in­te­rior del cru­ce­ro de lu­jo Con­de Bian­ca­mano. De­ba­jo, al­fom­bra D.754.1 edi­ta­da por Mol­te­ni & C. y bu­ta­ca D.156.3 (1949) ori­gi­nal­men­te di­se­ña­da pa­ra Al­ta­mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.