JAR­DÍN IN­TE­RIOR

Des­de su cas­ti­llo del XIII en el bu­có­li­co cam­po fran­cés, la ar­tis­ta Clai­re Bas­ler pin­ta las flores que ve por su ven­ta­na. Den­tro, el pai­sa­je con­ti­núa: las pa­re­des son sus lien­zos. No que­da ni una en blan­co.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - por ro­cío ley

Des­de su cas­ti­llo fran­cés, Clai­re Bas­ler pin­ta las flores que ve des­de su ven­ta­na y que in­va­den to­do el in­te­rior.

Al sur de Pa­rís, en­tre Li­mo­ges y Lyon, en una cor­di­lle­ra en me­dio de un bos­que y cam­pos, de­ci­dió ins­ta­lar­se la ar­tis­ta fran­ce­sa Clai­re Bas­ler (Vin­cen­nes, 1960). Su tra­ba­jo es de­li­ca­do e im­po­nen­te al mis­mo tiem­po, ro­mán­ti­co y poé­ti­co, con un to­que de­ca­den­te y una luz sin­gu­lar. Plas­ma sus flores so­bre to­do en pa­re­des y te­las, pe­ro tam­bién en pa­pel, biom­bos y pie­zas ce­rá­mi­cas. Vi­ve ro­dea­da de un fron­do­so jar­dín; ca­da día crea ra­mos que le sir­ven de mo­de­lo e ins­pi­ra­ción: anémo­nas, mar­ga­ri­tas, ama­po­las, iris, gi­ra­so­les... Su ca­sa es su me­jor obra. Ella y su ma­ri­do, Pie­rre Im­hof, com­pra­ron el Châ­teau de Beau­voir del si­glo XIII en 2011, des­pués de 40 años de aban­dono, y lo reha­bi­li­ta­ron. “No es­ta­ba en rui­nas, pe­ro fal­ta­ba agua, elec­tri­ci­dad, co­ci­na y ba­ño, te­nía al­gu­nas par­tes in­sa­lu­bres y otras en pe­li­gro de de­rrum­be. Du­ran­te tres años hi­ci­mos to­do so­los. Aho­ra te­ne­mos ayu­da, pe­ro si­gue sien­do una aven­tu­ra tan nu­tri­ti­va y bo­yan­te co­mo ago­ta­do­ra. Pe­ro no nos arre­pen­ti­mos, ten­dre­mos un gran pa­tio de re­creo has­ta el fi­nal de nues­tros días”, cuen­ta Clai­re. En to­tal son 3.000 m2 y 32 hec­tá­reas don­de ella mon­tó su ta­ller en un in­ver­na­de­ro y otro en los an­ti­guos es­ta­blos. Mien­tras Pie­rre

fue he­rre­ro, car­pin­te­ro o al­ba­ñil, Clai­re tra­tó los ta­bi­ques co­mo lien­zos gi­gan­tes. Es una in­mer­sión de lleno en el pai­sa­je: el ale­teo de un pé­ta­lo, el ar­co de un ta­llo, los co­lo­res del cie­lo. “Con 12 años, vi­si­tan­do el Pa­la­cio Pa­pal de Avi­ñón, me emo­cio­né al en­con­trar­me en una sa­la pin­ta­da en­te­ra. ¡Es­ta­ba en la pin­tu­ra, den­tro! Mi in­ten­ción en el châ­teau fue co­lo­rear ca­da ha­bi­ta­ción con un te­ma di­fe­ren­te, que fue­ra un pa­seo de una a otra. Tam­bién dar rien­da suel­ta a la fan­ta­sía y abo­lir los lí­mi­tes en­tre ex­te­rior e in­te­rior. Aquí vi­vi­mos en la na­tu­ra­le­za, in­ten­to do­mes­ti­car­la en mis obras, tra­to de trans­mi­tir la ale­gría que me apor­ta. Su be­lle­za es dia­ria, es un so­sie­go, un apren­di­za­je”, ex­pli­ca la ar­tis­ta. Tie­ne una sen­si­bi­li­dad ex­qui­si­ta que tras­pa­sa so­por­tes y una vi­da que pa­re­ce sa­ca­da de un cuen­to. “Tam­bién me ins­pi­ra el co­lor. Uso un ver­de, dos azu­les, tres ocres, tres tie­rra, dos rojos y un blan­co. Siem­pre los mis­mos des­de que em­pe­cé con el óleo. Me gus­tan par­ti­cu­lar­men­te los azu­les, los gri­ses y los to­nos fríos, y des­ta­car la fra­gi­li­dad”, pro­si­gue. Aho­ra pre­pa­ra una ex­po­si­ción pa­ra el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Mos­cú y sus úl­ti­mos pro­yec­tos han si­do en un ho­tel de Las Ve­gas y en Gra­vet­ye Ma­nor en In­gla­te­rra, y aca­ba de ce­le­brar­se la jor­na­da de puer­tas abier­tas del cas­ti­llo, que lle­va a ca­bo ca­da año des­de el pri­me­ro. “Me­re­ce la pe­na acer­car­se a ver­lo”, nos des­pi­de. www.clai­re­bas­ler.com

“No hay lí­mi­tes en­tre ex­te­rior e na­tu­ra­le­za in­te­rior. Vi­vo en la e in­ten­to do­mes­ti­car­la en mis obras”.

En una ha­bi­ta­ción, mu­ral de ce­re­zo y anémo­nas y mue­bles vin­ta­ge. De­trás, óleo so­bre pa­pel. Aba­jo, el ta­ller de Clai­re con es­cul­tu­ra de los 40 y pla­to y ja­rrón pin­ta­dos con en­go­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.