CA­SA DE LO­COS

Tex­to: it­ziar na­rro

AD (Spain) - - Octubre 2018 - fo­tos: ma­no­lo ylle­ra

Mo­dern Ame­ri­can Gla­mour, así de­fi­ne Jo­nat­han Ad­ler el es­ti­lo con el que vis­tió su dú­plex neo­yor­quino.

Jo­nat­han Ad­ler y su ma­ri­do Si­mon Doo­nan prac­ti­can el es­ti­lo Mo­dern Ame­ri­can Gla­mour en su dú­plex ex­cén­tri­co y di­ver­ti­do en el Green­wich Vi­lla­ge neo­yor­quino. Ha­ve fun!

mi le­ma es más, más y más”, di­ce Jo­nat­han Ad­ler, uno de los ha­bi­tan­tes de es­te enor­me pi­so de 275 m2 en Green­wich Vi­lla­ge de Nue­va York. Los otros dos son su ma­ri­do, Si­mon Doo­nan, “y nues­tra ado­ra­ble pe­rri­ta res­ca­ta­da de la ca­lle Foxy­lady”. Es­te ce­ra­mis­ta y di­se­ña­dor, que lle­va años in­ven­tán­do­se mue­bles en­tre so­fis­ti­ca­dos y ex­cén­tri­cos, pe­ro siem­pre lle­nos de sen­ti­do del hu­mor, es uno de los re­pre­sen­tan­tes del nue­vo Mo­dern Ame­ri­can Gla­mour. En su gua­ri­da de Man­hat­tan ha uni­do dos apar­ta­men­tos, el que Si­mon com­pró ha­ce 22 años y el que se ad­ju­di­có él mis­mo ha­ce 18. El re­sul­ta­do es un dú­plex de te­chos al­tí­si­mos (“al­go que a los ame­ri­ca­nos nos vuel­ve ba­na­nas”, di­ce) que yux­ta­po­ne la par­te de aba­jo, en la que se en­cuen­tra sa­lón, co­me­dor, dos baños, ves­ti­dor, bi­blio­te­ca, co­ci­na y dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con la de arri­ba, que al­ber­ga otra ha­bi­ta­ción, zo­na de ser­vi­cio y ves­ti­dor. “Ve­mos la ar­qui­tec­tu­ra co­mo al­go que pre­ser­var y no que cam­biar. Es lo que hi­ci­mos en es­te edi­fi­cio de los años 20 que in­ten­ta­mos man­te­ner ca­si in­tac­to. Bus­cá­ba­mos un ca­pa­ra­zón tra­di­cio­nal pa­ra lle­nar­lo de mue­bles y ob­je­tos lo­cos”, ex­pli­ca. En el in­te­rior, en efec­to, la ma­yo­ría de las pie­zas lle­va la fir­ma de Jo­nat­han, de los es­pe­jos a las ban­que­tas, me­sas, ce­rá­mi­cas o si­llas. “Di­se­ño mu­chí­si­mo, no pa­ro, y me fas­ci­na vi­vir con mi tra­ba­jo. Nos ape­te­cía que nues­tra ca­sa fue­se un la­bo­ra­to­rio vi­vo pa­ra ayu­dar­me a ser más crea­ti­vo pe­ro tam­bién pa­ra in­cluir al­gu­nos de mis nom­bres fa­vo­ri­tos, co­mo los pa­pe­les pin­ta­dos de Ash­ley Hicks, la ca­ma de Paul Evans o las si­llas Mano del me­xi­cano Pe­dro Frie­de­berg”, cuen­ta. Con el ar­te le pa­sa un po­co lo mis­mo. “No en­tien­do la dis­tin­ción en­tre un cua­dro y un ob­je­to, pa­ra mí son igual­men­te im­por­tan­tes, da igual que sea un bus­to de Mi­chael Jack­son de 20 dó­la­res que com­pré ha­ce años en un mer­ca­di­llo de la ciu­dad o una fo­to­gra­fía co­ti­za­dí­si­ma de Cindy Sher­man. Si en­tran en­tre es­tas cua­tro pa­re­des es por­que nos apa­sio­nan, no hay más ex­pli­ca­ción”, re­ma­ta. La sen­sa­ción fi­nal no pue­de ser más “per­so­nal, co­lo­ris­ta, ge­nial y mod”, co­mo la de­fi­ne él. Con­cor­da­mos. jo­nat­ha­nad­ler.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.