JE­FA DEL GALLINERO

Isa­bel Ló­pez-que­sa­da pu­bli­ca At Ho­me, una bi­blia es­té­ti­ca que re­co­rre sus tres ca­sas. La más sal­va­je y au­tén­ti­ca es un vie­jo cria­de­ro de aves de su gran­ja en Bia­rritz, con­ver­ti­do en pa­be­llón de in­vi­ta­dos.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - es­ti­lis­mo: lo­re­to ló­pez-que­sa­da tex­to: eduar­do in­fan­te fo­tos: mi­guel flores-vian­na

Un li­bro re­co­pi­la las tres vi­vien­das de Isa­bel Ló­pez-que­sa­da. Aquí una ca­se­ta de su gran­ja de Bia­rritz.

En mi tra­ba­jo ha­go co­sas muy dis­tin­tas, pe­ro cuan­do se tra­ta de mis ca­sas, siem­pre tie­nen en co­mún el mis­mo ai­re. No son ba­rro­cas, son li­ge­ras, fa­mi­lia­res, de ver­dad”, cuen­ta Isa­bel Ló­pez-que­sa­da. La in­terio­ris­ta ce­le­bra sus más de 30 años de ca­rre­ra con su pri­mer li­bro, Isa­bel Ló­pez-que­sa­da: At Ho­me (Ven­do­me Press), en el que en lu­gar de re­co­pi­lar sus gran­des éxi­tos (que los hay, des­de vi­vien­das en Ma­drid a Pa­rís o Nue­va York) nos in­vi­ta a en­trar en sus pro­pias ca­sas. “To­do sur­gió al re­unir­me con el di­rec­tor de la edi­to­rial. Me de­bió de cam­biar la ca­ra cuan­do me po­nía a ha­blar de mis vi­vien­das, así que me di­jo: ‘¿Y por qué no ha­bla­mos de ellas?’. Con­tes­té que sí, sin du­dar­lo”, re­cuer­da. Así, en el li­bro, ade­más de re­pa­sar la re­la­ción que man­tie­ne con la de­co­ra­ción des­de pe­que­ña, reúne sus tres obras maes­tras: su re­si­den­cia en Ma­drid, ubi­ca­da en una an­ti­gua ce­re­ría (por­ta­da del pri­mer nú­me­ro de AD Es­pa­ña), la gran­ja de fai­sa­nes de Bia­rritz que re­for­mó pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes (que tam­bién ha mos­tra­do en nues­tras pá­gi­nas) y el re­fu­gio pa­ra in­vi­ta­dos de es­ta úl­ti­ma. “Es el úni­co de los sie­te ga­lli­ne­ros de la fin­ca que de­jé en pie. Mi ma­ri­do y el jar­di­ne­ro me ri­ñe­ron por­que era feo, de ce­men­to y con sue­lo de tie­rra, pe­ro yo le vi po­si­bi­li­da­des por su orien­ta­ción sur y por­que es­ta­ba en la zo­na más tran­qui­la. Bueno, y que yo soy muy ter­ca”, afir­ma en­tre ri­sas. Así, de­ci­dió que, en lu­gar del es­ti­lo “se­ño­rial y fran­cés” de la man­sión, es­ta cons­truc­ción de 300 m2, ro­dea­da de ti­los, robles o cas­ta­ños de In­dias y con vis­tas al mon­te vas­co La­rrún, se­ría “una vuel­ta a lo bá­si­co”. La des­mon­tó en­te­ra y ti­ró los pi­la­res de hor­mi­gón pe­ro man­tu­vo su vie­ja vi­gue­ría de ma­de­ra tos­ta­da, que to­da­vía pue­de leer­se a tra­vés de las ha­bi­ta­cio­nes. “So­lo hi­ce el plano de dis­tri­bu­ción y ca­da 15 días ve­nía, co­gía a mi jar­di­ne­ro y un ami­go car­pin­te­ro y les de­cía dón­de iba ca­da co­sa. Lo hi­ce co­mo an­ti­gua­men­te, co­mo se ha­cían las ca­sas en el cam­po, por ins­tin­to y sa­bi­du­ría na­tu­ral”, ex­pli­ca. La re­for­ma, que in­clu­yó ins­ta­la­ción de agua y elec­tri­ci­dad, du­ró de 2007 a 2009 y dio co­mo re­sul­ta­do cua­tro dor­mi­to­rios, cua­tro baños, co­ci­na-co­me­dor, un sa­lón con chi­me­nea fo­rra­do con cha­pas me­tá­li­cas on­du­la­das (“que to­dos me di­je­ron que no se me ocu­rrie­ra po­ner”) y dos por­ches. El in­te­rior lo fue lle­nan­do con un po­pu­rrí de pie­zas exen­tas de pre­ten­sio­nes: ven­ta­nas an­ti­guas, va­ji­llas he­re­da­das, ca­ce­ro­las de su fa­mi­lia, re­ga­los de ami­gos an­ti­cua­rios... “Al fi­nal es la que más re­fle­ja mi la­do au­tén­ti­co, sin ar­ti­fi­cios, sin gas­tar mu­cho di­ne­ro. Tie­ne una anar­quía or­de­na­da”, re­sal­ta de su ter­ce­ra ca­sa, la úl­ti­ma que le que­da­ba por en­se­ñar en AD. “El li­bro ha si­do co­mo un pun­to de in­fle­xión por­que aho­ra veo la vi­da y el tra­ba­jo de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Lo que me que­da es mos­trar la si­guien­te ca­sa. No te creas, ya ten­go una pen­sa­da”, avi­sa. isa­be­llo­pez­que­sa­da.com; ven­do­me­press.com

Me­sa de fon­ta­ne­ro con ta­pa de zinc y ca­be­za de un pe­que­ño an­tí­lo­pe re­ga­la­da por un ami­go, igual que los ja­rro­nes de los 60. De­ba­jo, en la es­ca­le­ra de la co­ci­na al sa­lón, la in­terio­ris­ta co­lo­có un baúl de le­ña que siem­pre per­ma­ne­ce abier­to. Dcha., uno de los ca­mi­nos de ti­los que ro­dean los pra­dos de la ca­ba­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.