SA­LA DE JUE­GOS

es­ti­lis­mo: mi­chael bar­go fo­tos: fra­nçois ha­lard

AD (Spain) - - Octubre 2018 - tex­to: to­ni to­rre­ci­llas

Ale­xan­dre de Be­tak ha re­for­ma­do un loft de Man­hat­tan con un acer­ta­do mix ja­po­nés, mi­ni­ma­lis­ta y ju­gue­tón.

Es­té­ti­ca mi­ni­mal, cul­tu­ra ja­po­ne­sa y tra­ve­su­ras decó com­par­ten es­pa­cio en el loft neo­yor­quino de Ale­xan­dre de Be­tak y So­fía Sán­chez.

De re­tra­tar per­so­nas e in­te­rio­res a crear uni­ver­sos efí­me­ros que in­mor­ta­li­zan otros. “Fo­to­gra­fiar o di­se­ñar un show es muy pa­re­ci­do, con­sis­te en con­tro­lar un es­ce­na­rio”, ex­pli­ca Ale­xan­dre de Be­tak (Pa­rís, 1968) so­bre su tra­ba­jo co­mo crea­dor y pro­duc­tor de des­fi­les de mo­da. Aun­que es­tu­dió fo­to­gra­fía, su ca­pa­ci­dad pa­ra ima­gi­nar sets con po­cos ele­men­tos, ele­va­dos a la enési­ma po­ten­cia, lla­mó la aten­ción de la in­dus­tria del lu­jo. Su pri­me­ra opor­tu­ni­dad lle­gó a fi­na­les de los 80 con la es­pa­ño­la Sy­bi­lla. “Más tar­de me con­tac­tó John Ga­lliano en su épo­ca en Dior, quien me pi­dió que le ayu­da­se a que sus co­lec­cio­nes ba­rro­cas e his­to­ri­cis­tas se pro­yec­ta­ran ha­cia el fu­tu­ro. Y por úl­ti­mo Vic­to­ria’s Se­cret, pa­ra quie­nes in­ven­té en 1999 sus pre­sen­ta­cio­nes co­mo un acon­te­ci­mien­to mun­dial e in­de­pen­dien­te”, con­fie­sa so­bre los pun­tos de in­fle­xión de su ca­rre­ra. Su es­ti­lo, que tam­bién apli­ca a sus ca­sas, se ba­sa en tres pi­la­res: “Ca­jas de es­pe­jos, po­de­ro­sa ilu­mi­na­ción y la com­bi­na­ción de ma­xi­ma­lis­mo y mi­ni­ma­lis­mo”. To­dos los apli­ca en su loft, una cons­truc­ción de prin­ci­pios del XX en el Soho neo­yor­quino, que en­con­tró jun­to a su mu­jer, la con­sul­to­ra y di­se­ña­do­ra de mo­da ar­gen­ti­na So­fía Sán­chez de Be­tak (co­no­ci­da co­mo Chufy), en 2014. Cuan­do en­tra­ron die­ron con un es­pa­cio que no ha­bía cam­bia­do en los úl­ti­mos 35 años. “No pu­di­mos man­te­ner na­da, así que me ins­pi­ré en la es­té­ti­ca del ar­te mi­ni­ma­lis­ta ame­ri­cano de los 60 a los 80 y, en par­ti­cu­lar, en la obra de mi ad­mi­ra­do Do­nald Judd, tam­bién en la cul­tu­ra ja­po­ne­sa y aña­dí de­ta­lles ju­gue­to­nes e in­fan­ti­les, que creo que hay que man­te­ner. Es co­mo una re­si­den­cia pa­ra ar­tis­tas, pa­ra vi­vir aquí tie­nes que te­ner una pro­fe­sión crea­ti­va”, comenta Be­tak”. La plan­ta se dis­tri­bu­ye en hall, sa­lón, una sa­la con ta­ta­mi, des­pa­cho, co­ci­na, dos dor­mi­to­rios con ves­ti­dor y ba­ño, ade­más de una es­tan­cia secreta, ocul­ta tras una es­tan­te­ría, cu­bier­ta de es­pe­jos an­ti­guos y con ba­rra de po­le dan­ce. “En­ci­ma hay un al­ti­llo don­de es­tá el cuar­to de mi hi­jo pe­que­ño, así que tam­bién es su ba­rra de bom­be­ros y, si da­mos una fies­ta, es de bai­le”. En to­do pre­do­mi­na una paleta sua­ve de blan­cos y gri­ses que con­vi­ven con un sue­lo de ma­de­ra blan­quea­da por el tiem­po, que pro­vie­ne de un an­ti­guo gra­ne­ro. So­fía tam­bién par­ti­ci­pó en la me­ta­mor­fo­sis de la ca­sa; ella pro­pu­so una co­ci­na gi­gan­tes­ca, que Ale­xan­dre tra­du­jo en una gran is­la de ar­ma­rios de ace­ro in­dus­trial. “Tam­bién pi­dió que hu­bie­ra es­pa­cio pa­ra po­ner los pies ba­jo la me­sa de la sa­la-ta­ta­mi, por lo que tu­ve que in­ven­tar un sis­te­ma hi­dráu­li­co pa­ra que subie­ra y ba­ja­ra”. Su des­pa­cho, Bu­reau Be­tak, fir­ma li­bre­rías, puer­tas, ar­ma­rios, ca­mas y mu­chas de las lám­pa­ras que con­vi­ven con otras de Louis Du­rot, An­dré Ca­ze­na­ve, Franz West, Pier­lui­gi Ghian­da y Gae­tano Pes­ce. “Es­te úl­ti­mo, ade­más de ad­mi­rar­lo, es ve­cino y re­cien­te­men­te le he com­pra­do unas si­llas de re­si­na”, con­fie­sa. To­do es­tá al ser­vi­cio de una na­rra­ti­va, co­mo lo ha­ce en las pa­sa­re­las. “Pe­ro per­so­nal, por­que es pa­ra mí y mi fa­mi­lia. Es un tra­ba­jo en cua­tro di­men­sio­nes”. La cuar­ta es la vi­da. bu­reau­be­tak.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.