LA DA­MA EN LA TO­RRE

AD (Spain) - - Octubre 2018 -

Ma­ri­sa Pa­re­des y su pa­re­ja, Che­ma Pra­do, nos guían por To­rres Blan­cas, su re­fu­gio de ci­ne en Ma­drid.

“Cuan­do se cons­truía de­cía­mos qué RA­RA, pa­re­ce una TAR­TA. Más tar­de me se­du­jo con sus cur­vas tan SI­NUO­SAS”. MA­RI­SA PA­RE­DES

Sáenz de Oi­za con­ci­bió la TO­RRE co­mo un

ár­bol con raí­ces de as­fal­to que cre­cía has­ta el CIE­LO. “Yo se­ría FE­LIZ si las hor­mi­gas lle­ga­sen arri­ba”, di­jo.

Cuan­do To­rres Blan­cas se es­ta­ba cons­tru­yen­do, pen­sá­ba­mos: qué ra­ra es, pa­re­ce una tar­ta, no nos gus­ta­ba na­da. Sí, era ori­gi­nal, pe­ro nos da­ba un po­co de co­sa”, re­cuer­da Ma­ri­sa Pa­re­des so­bre aque­llos me­dia­dos de los 60, cuan­do es­te icono de la ar­qui­tec­tu­ra ma­dri­le­ña co­men­zó a le­van­tar­se. “Al fi­na­li­zar­se, una ami­ga se vino a vi­vir y me atra­pó con sus cur­vas, esa re­don­dez tan si­nuo­sa y la selección de los ma­te­ria­les, to­do en blan­co, la ma­de­ra cla­ra, el gre­si­te, el ce­men­to gris... In­clu­so, a tra­vés de un no­vie­te co­no­cí a su au­tor, Sáenz de Oi­za, tan in­te­li­gen­te, tan es­pe­cial, muy pro­fun­do. To­do eso es­tá aquí re­fle­ja­do”, cuen­ta la ac­triz. En 1983 co­men­zó a vi­vir­la in­ten­sa­men­te cuan­do co­no­ció a Che­ma Pra­do, su pa­re­ja, quien tie­ne aquí un apar­ta­men­to. “Lle­gué a Ma­drid en 1970, vi­si­té el edi­fi­cio y co­no­cí otros tra­ba­jos del ar­qui­tec­to, al que admiraba. En el año 80 pu­de al­qui­lar un pi­so en la plan­ta 21 y me ins­ta­lé allí”, ex­pli­ca él. Pra­do se for­mó co­mo in­terio­ris­ta en IADE, in­clu­so tu­vo un es­tu­dio, La Feks, con el que di­se­ñó tien­das, res­tau­ran­tes y al­gu­nas vi­vien­das has­ta que en 1976 en­tró en la Fil­mo­te­ca, y se con­vir­tió en su di­rec­tor en 1989. Ha­ce dos años se ju­bi­ló. “Aque­lla pri­me­ra épo­ca fue di­ver­ti­dí­si­ma –con­ti­núa Ma­ri­sa–. Ha­bía en la úl­ti­ma plan­ta un res­tau­ran­te bue­ní­si­mo al que, oca­sio­nal­men­te, por­que era muy ca­ro, le pe­día­mos que nos pre­pa­ra­ra la co­mi­da y nos lle­ga­ba a tra­vés del mon­ta­pla­tos. Era to­do má­gi­co y tan mis­te­rio­so”. Che­ma se ofre­ce a ha­cer de guía por la cons­truc­ción y des­ve­lar al­gu­nos de sus se­cre­tos, co­mo que fue es­ce­na­rio de la pe­lí­cu­la The Li­mits of Con­trol (2009) de su ami­go Jim Jar­musch o que las vis­tas des­de la azo­tea son las que re­tra­tó An­to­nio Ló­pez en su óleo Ma­drid des­de las To­rres Blan­cas, que pin­tó en­tre 1976 y 1982. “Coin­ci­dí en más de una oca­sión con el maes­tro, en esos mo­men­tos es­ta­ba fi­na­li­zan­do la obra. Se ins­ta­la­ba en la terraza de la plan­ta 23, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Huar­te, los pro­mo­to­res”, comenta Pra­do mien­tras re­gre­sa­mos a su apar­ta­men­to, hoy con­ver­ti­do en su des­pa­cho. “Aquí guar­do gran par­te de ne­ga­ti­vos to­da­vía pen­dien­tes de di­gi­ta­li­zar y mu­cha do­cu­men­ta­ción de ci­ne”, ex­pli­ca so­bre su otra gran pa­sión, la fo­to­gra­fía, y nos mues­tra mi­les de po­la­roids ar-

chi­va­das en los ar­ma­rios. El pi­so, de 120m2, es­tá tal y co­mo su ar­qui­tec­to lo ideó ha­ce 50 años. To­do gi­ra en torno a un gran sa­lón del que sa­le la co­ci­na y dos dor­mi­to­rios con ba­ño en sui­te (uno con­ver­ti­do en ofi­ci­na). “Man­tu­ve los ele­men­tos ori­gi­na­les, no he que­ri­do cam­biar nin­guno, ni los sa­ni­ta­rios, ni la co­ci­na… Es fun­da­men­tal res­pe­tar el tra­ba­jo de los crea­do­res”, cuen­ta él. En el in­te­rior, es­tan­te­rías de hie­rro (que des­cu­brió en Dean & De­lu­ca de Nue­va York), re­ple­tas de li­bros y dis­cos, un so­fá y si­llo­nes de­pu­ra­dos, si­llas ple­ga­bles de ma­de­ra, al­gu­nas de fes­ti­va­les a los que ha acu­di­do co­mo ju­ra­do o pa­ra re­co­ger al­guno de los pre­mios que lle­nan los es­tan­tes, ade­más de pe­cu­lia­res sou­ve­nirs de via­jes, “que tie­nen que ser tacky (hor­te­ra)”, pun­tua­li­za. Tam­bién di­bu­jos, pin­tu­ras o fo­tos que le re­ga­la­ron ami­gos co­mo Bi­gas Lu­na, Pe­dro Al­mo­dó­var o el es­cul­tor Ro­bert Graham con­vi­ven con los re­tra­tos de ar­qui­tec­tu­ras y ce­le­bri­da­des que él ha to­ma­do du­ran­te su ca­rre­ra. En las pa­re­des nos ob­ser­van John Mal­ko­vich, Ju­lian Sch­na­bel, Jim Jar­musch y, por su­pues­to, Ma­ri­sa, quien se re­fie­re a es­ta ca­sa co­mo “nues­tra se­gun­da pri­me­ra vi­vien­da”. Am­bos la vi­si­tan ca­si a dia­rio, aun­que re­si­den en otra en el ba­rrio de Jus­ti­cia. Des­de el so­fá, don­de des­can­sa la ac­triz, se atis­ba so­bre la ca­ma del dor­mi­to­rio una enor­me ima­gen de ella dur­mien­do en un ho­tel de Ro­ma. “Fue una sor­pre­sa de Che­ma, es una foto muy bo­ni­ta, pa­re­ce un es­ce­na­rio –son­ríe pa­ra sí, y con­fie­sa–. En oca­sio­nes soy Becky del Pá­ra­mo de Ta­co­nes le­ja­nos, otras Leo Ma­cías de La flor de mi se­cre­to o Gri­sel­da de Tras el cris­tal, en to­das pu­se al­go de mí. A ve­ces Che­ma cuan­do me quie­re ha­cer en­fa­dar me di­ce: ‘no me in­ter­pre­tes, no me in­ter­pre­tes’. Se­rá por­que no sé dón­de es­tá la que actúa y dón­de es­tá la real. Lo úni­co que sé es que es­te ofi­cio es­tá muy in­te­gra­do en mí. Pe­ro yo sé muy bien cuan­do es­toy in­ter­pre­tan­do. Aho­ra, por ejem­plo, no”. Y, co­mo man­da el ci­ne, atar­de­ce y ve­mos des­de las ven­ta­nas la mis­ma luz y el pai­sa­je que atra­pó a An­to­nio Ló­pez.

“Man­tu­ve to­dos los ELE­MEN­TOS ori­gi­na­les de la CA­SA. Es fun­da­men­tal res­pe­tar el tra­ba­jo de los CREA­DO­RES”. CHE­MA PRA­DO

Ma­ri­sa Pa­re­des, con ves­ti­do de Tem­per­ley y pen­dien­tes de Mes­si­ka, y Che­ma Pra­do con ame­ri­ca­na de Suit­supply y ca­mi­se­ta de Hen­ce. En la otra pá­gi­na: El hall de To­rres Blan­cas, de cris­tal, már­mol y mol­du­ras si­nuo­sas que el ar­qui­tec­to Sáenz de Oi­za di­se­ñó, se­gún con­ta­ba a sus alum­nos, “tras una te­rri­ble no­che de do­lor de mue­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.