SA­BER ILUSTRADO

El ar­qui­tec­to y an­ti­cua­rio Fer­nan­do Fauquié ha he­cho de su ca­sa de To­le­do un ma­ni­fies­to de Al­ta De­co­ra­ción pa­ra su dis­fru­te y el de sus clien­tes. Clá­si­co con pe­di­grí por en­ci­ma de mo­das.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - es­ti­lis­mo: lo­re­to ló­pez-que­sa­da tex­to: it­ziar na­rro fo­tos: mon­tse ga­rri­ga

La ca­sa de Fer­nan­do Fauquié en To­le­do es un ma­ni­fies­to de Al­ta De­co­ra­ción por en­ci­ma de mo­das.

La de­co­ra­ción no es una re­ce­ta, no hay unas nor­mas fi­jas”, nos cuen­ta Fer­nan­do Fauquié, ar­qui­tec­to pe­ro tam­bién de­co­ra­dor y an­ti­cua­rio, pa­ra des­cri­bir­nos su ca­sa de To­le­do, una vie­ja cons­truc­ción “de la épo­ca de los ára­bes re­for­ma­da una y otra vez” con jar­dín, en la que vi­ve a tem­po­ra­das con su mu­jer. “He­mos ha­bi­li­ta­do una par­te pa­ra no­so­tros y el res­to lo te­ne­mos de es­pa­cio ex­po­si­ti­vo”, aña­de. Va­rias bi­blio­te­cas con in­nu­me­ra­bles vo­lú­me­nes, más ha­bi­ta­cio­nes de las que nun­ca po­drán usar (“un día las con­té”) y obras de pin­tu­ra clá­si­ca, una de las pa­sio­nes del due­ño, com­po­nen es­ta vi­vien­da ar­ti­cu­la­da al­re­de­dor de un pa­tio cen­tral con co­rre­do­res que Fauquié he­re­dó de su fa­mi­lia. “Cam­bia­mos el uso de al­gu­nos es­pa­cios pa­ra ha­cer­los más pri­va­dos por­que la ca­lle de en­tra­da es aho­ra muy rui­do­sa así que lo lle­va­mos to­do a la par­te de atrás. Es­ta era la tí­pi­ca cons­truc­ción en la que la gen­te vi­vía aba­jo en ve­rano y arri­ba en in­vierno”, cuen­ta. En ella ha de­ja­do bien cla­ro su ma­ni­fies­to es­té­ti­co. “La ves­tí, la hi­ce más ac­tual, pin­ta­mos y de­co­ra­mos de una for­ma no muy pre­ci­sa. Me gus­ta la mez­cla y lo ecléc­ti­co, aun­que lo pri­me­ro es la co­mo­di­dad. Un in­terio­ris­mo que no sea có­mo­do no tie­ne sen­ti­do. De­co­rar es per­so­na­li­zar el am­bien­te. Yo soy ar­qui­tec­to, he he­cho mu­chas vi­vien­das, fui pro­fe­sor y tam­bién pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio. To­do lo que ten­ga que ver con la ca­sa me in­tere­sa, des­de los jar­di­nes has­ta el ur­ba­nis­mo o las an­ti­güe­da­des. De­bes ver la vi­sión to­tal. Si no en­tien­des de ar­qui­tec­tu­ra la de­co­ra­ción co­jea. Pe­ro no en el sen­ti­do de la Bauhaus, que a mí no me en­ca­ja por­que es muy dog­má­ti­co, sino en el de te­ner un vo­ca­bu­la­rio, un len­gua­je pro­pio que dis­cier­na lo que es el XVII del XVIII”. De esos si­glos y del XIX y XX es el mo­bi­lia­rio, la ma­yo­ría com­pra­do en Bél­gi­ca, Holanda, Ita­lia y so­bre to­do Fran­cia. “Aun­que aho­ra, en FDG, el an­ti­cua­rio que aca­bo de abrir en Ma­drid con el mis­mo nom­bre del que tu­ve ha­ce años, me he cen­tra­do en la Al­ta De­co­ra­ción ame­ri­ca­na”, ex­pli­ca. Fer­nan­do se tras­la­dó aquí ha­ce 16 años y le dio el úl­ti­mo em­pu­jón es­té­ti­co diseñando el mis­mo al­gu­nas me­sas y so­fás, “to­do muy sen­ci­llo”, ase­gu­ra, y con sus par­ti­cu­la­res fi­lias por en­ci­ma de mo­das. “Me en­can­tan el pa­pel y los co­lo­res li­sos. Sé que aho­ra se lle­van los es­tam­pa­dos pe­ro yo pre­fie­ro me­nos con­tras­te. Soy bas­tan­te crí­ti­co con lo que se ha­ce ac­tual­men­te, me pa­re­ce de tran­si­ción. Se tra­ba­ja a ba­se de es­te­reo­ti­pos, an­tes era más ela­bo­ra­do. Hoy en día no se pien­sa si el so­fá es de plu­mas sino si es re­don­dea­do. Las cur­vas es­tán por to­dos par­tes”, re­ma­ta. FDG: Jus­ti­niano, 9. Ma­drid. Tel.: 619 24 87 00.

Iz­da., en el pa­si­llo, con­so­las es­pa­ño­las, si­lla ita­lia­na del XIX y Ci­ce­rón de te­rra­co­ta de fi­na­les del XVII. Arri­ba, en el sa­lón, gué­ri­dons Mai­son Jan­sen, so­fá del due­ño y lám­pa­ra de Franz West. Dcha., en el hall, ca­ba­llo de ju­gue­te del XIX. En la otra pá­gi­na: En el co­me­dor, me­sa y si­llas de Oli­vier Gag­nè­re con se­da de Jim Thom­pson, lám­pa­ra de te­cho de Mai­son Ba­guès y fran­ce­sas de por­ce­la­na ne­gra del XX so­bre con­so­la de mim­bre de FDG. Óleos de Juan Navarro Bal­de­weg (dcha.) y Al­bert Oeh­len.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.