DE DECÓ (Y OTROS EX­CE­SOS)

En una man­sión del si­glo XIX en Am­be­res vi­ve la le­yen­da de la de­co­ra­ción Gert Voor­jans. En­tre te­las pro­pias y mue­bles clá­si­cos, es un in­te­rior vi­vi­do, co­lo­ri­do y des­me­su­ra­do, co­mo él.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - es­ti­lis­mo: pe­te ber­me­jo tex­to: ro­cío ley

Gert Voor­jans se dio via li­bre en su ca­sa de Am­be­res. An­ti­güe­da­des, te­las pro­pias y des­me­su­ra.

Ser in­terio­ris­ta nun­ca fue una pre­gun­ta, sino una cer­te­za. Na­cí en una fa­mi­lia de ven­de­do­res de mue­bles, así que es­ta­ba pre­des­ti­na­do, es al­go que siem­pre ha es­ta­do con­mi­go. Con tres años le ven­dí a mi maes­tra de guar­de­ría un so­fá Kno­le, ¿te lo pue­des creer?”, co­mien­za el bel­ga Gert Voor­jans, una le­yen­da de la de­co­ra­ción. Su fuer­te son los tex­ti­les, el mo­bi­lia­rio más bien clá­si­co y las mez­clas arries­ga­das. Na­da de ca­jas blan­cas frías; sus es­pa­cios son au­tén­ti­cos, vi­vi­dos y ex­ce­si­vos. Pe­ro Gert no so­lo ha­ce ca­sas o tien­das (de, en­tre otros, Mick Jag­ger o Dries Van No­ten), tam­bién crea te­las pa­ra la edi­to­ra Jim Thom­pson y des­de su web ofre­ce pie­zas an­ti­guas que ta­pi­za y mo­der­ni­za, ob­je­tos de­co­ra­ti­vos, al­fom­bras y has­ta sus pro­pios li­bros. “Des­cri­bi­ría mi es­ti­lo en tres pa­la­bras: co­lor, ca­rác­ter y ar­te­sa­nía. Yo no lo con­si­de­ro ni mi tra­ba­jo ni un hobby, es mi vi­da”. Su pi­so es­tá en el cen­tro his- tó­ri­co de Am­be­res, el Quar­tier La­tin. “Me gus­ta por­que no es tu­rís­ti­co y es­tá lleno de pe­que­ños lo­ca­les co­mo flo­ris­te­rías, que­se­rías, car­ni­ce­rías...”, cuen­ta. Son 600 m2 re­par­ti­dos en cua­tro plan­tas: en la ba­ja es­tá lo que él lla­ma su stu­dio­lo y don­de re­ci­be a sus clien­tes, la pri­me­ra es­tá re­ser­va­da pa­ra su equi­po más un dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos, y en las dos si­guien­tes, su apar­ta­men­to pri­va­do (con co­ci­na, co­me­dor, sa­lón, bi­blio­te­ca, dor­mi­to­rio, ves­ti­dor y ba­ño). “Un día mien­tras con­du­cía por la ciu­dad, vi un car­tel de Se Ven­de y sal­té del co­che con el mo­tor en­cen­di­do”, re­cuer­da. La con­si­guió y se mu­dó en 1989. Se tra­ta de una man­sión del XIX que fue re­for­ma­da y do­ta­da de una fa­cha­da art dé­co en los años 30, cuan­do la ad­qui­rie­ron unos mi­no­ris­tas de dia­man­tes. “Su ta­ller de cor­te de ge­mas re­que­ría la ma­yor luz na­tu­ral po­si­ble, por lo que agre­ga­ron gran­des ven­ta­na­les en el la­do nor­te, mien­tras que el res­to de ca­rac­te­rís­ti­cas anteriores del edi­fi­cio que­da­ron in­tac­tas. De es­ta ma­ne­ra, ten­go lo me­jor de am­bos mo­men­tos: una ilu­mi­na­ción bri­llan­te y, de 1850,

En el dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos, ca­ma de cao­ba in­dia del XIX, si­llón cra­paud y puf Na­po­león III y te­cho mo­ris­co de ma­de­ra po­li­cro­ma­da. En la otra pá­gi­na: En el mis­mo es­pa­cio, des­de la iz­da., ar­ma­rio con es­pe­jo bri­tá­ni­co del XIX, co­mo la có­mo­da con en­ci­me­ra de már­mol y la­va­bo in­cor­po­ra­do (dcha.), to­do de es­ti­lo mo­runo, y cor­ti­na con te­la Na­po­león III.

En la es­ca­le­ra, ar­le­quín de bron­ce ita­liano del XIX y pin­tu­ra al es­ti­lo Mo­ran­di. Iz­da. y de­ba­jo, en la co­ci­na, so­bre la ne­ve­ra de Smeg, bo­de­gón es­ti­lo fla­men­co; ca­bi­net de no­ta­rio ita­liano del XIX y cor­ti­nas de lino Night & Day de Gert Voor­jans pa­ra Jim Thom­pson.

En la bi­blio­te­ca, en­tre cien­tos de li­bros de ar­te, de­co­ra­ción y ar­qui­tec­tu­ra que le sir­ven de ins­pi­ra­ción a Gert Voor­jans, bu­ta­cas Luis XVI ta­pi­za­das en azul, es­cri­to­rio de ace­ro y cris­tal, lám­pa­ra de te­cho ita­lia­na de los 70 y acua­re­las abs­trac­tas.

al­tos te­chos de es­tu­co, pro­por­cio­nes re­fi­na­das y un sue­lo de ro­ble con in­crus­ta­cio­nes –ex­pli­ca–. Tam­bién me enamo­ra­ron las ven­ta­nas horizontales mo­der­nis­tas, tí­pi­cas de la ar­qui­tec­tu­ra de en­tre­gue­rras”. Gert tu­vo que re­mo­de­lar­la ca­si en­te­ra: “La des­po­jé de to­dos los aña­di­dos y la de­vol­ví a su es­ta­do ori­gi­nal. So­bre to­do me preo­cu­pa­ban los ta­blo­nes de ma­de­ra y las puer­tas ma­ra­vi­llo­sas. En to­dos y ca­da uno de mis pro­yec­tos res­pe­to el pa­sa­do, es mi re­gla de di­se­ño nú­me­ro uno”. En cuan­to a la de­co­ra­ción, su vi­sión es sor­pren­den­te: “No creo en ella pa­ra ocul­tar el mal es­ta­do de un in­te­rior. Mi prio­ri­dad es res­tau­rar los ele­men­tos y al co­men­zar a vi­vir en él, to­do el es­pa­cio se­rá par­te de un flu­jo na­tu­ral. Soy un ar­qui­tec­to de in­te­rio­res y no so­lo un de­co­ra­dor, siem­pre em­pleo un en­fo­que muy ar­qui­tec­tó­ni­co”. Sin em­bar­go, le gus­ta cons­truir sus am­bien­tes en torno a pie­zas cla­ve con per­so­na­li­dad: ob­je­tos enor­mes co­mo es­cul­tu­ras, obras de ar­te o asien­tos de to­dos los pe­rio­dos. “No hay una so­la de la que di­ría: ‘la com­pré’. To­das vie­nen a mí, se cru­zan en mi ca­mino, me en­cuen­tro con ellas co­mo con mis ami­gos. Las adop­to y las pre­ser­vo pa­ra la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción”, di­ce el bel­ga. Cu­brió las pa­re­des con pin­tu­ra de ti­za blan­ca: “De­bían ser­lo, son un fon­do pa­ra mis mue­bles y te­las, ya muy co­lo­ri­dos”. Aun­que co­mo ex­cep­ción, pa­ra el dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos op­tó por un tono ex­tra­va­gan­te, un li­la de Par­ma con mol­du­ras ver­des y un te­cho mo­ris­co de ma­de­ra po­li­cro­ma­da pro­ce­den­te del pa­be­llón ma­rro­quí pa­ra la Ex­po­si­ción Mun­dial de 1958 en Bru­se­las. Y, pa­ra re­ma­tar, nos da sus tips de­co­ra­ti­vos: “Las ca­sas tie­nen que ser aco­ge­do­ras y vi­vi­das, por ca­pas, con mue­bles de di­fe­ren­tes épo­cas, ¡pe­ro nun­ca nos­tál­gi­cas! La ale­gría es otro ele­men­to cla­ve. No ten­go mie­do a mez­clar ob­je­tos de va­lor emo­cio­nal con otros de ca­li­dad mu­seís­ti­ca, ele­men­tos au­da­ces con co­sas per­so­na­les es lo me­jor que pue­des jun­tar”. Apun­ta­dos. gert­voor­jans.com

“Las CA­SAS tie­nen que ser aco­ge­do­ras y VI­VI­DAS, con pie­zas de di­fe­ren­tes ÉPO­CAS, ¡pe­ro nun­ca nos­tál­gi­cas! La ALE­GRÍA es la cla­ve”. g. v.

En la bi­blio­te­ca, bu­reau Ma­za­rino de mar­que­te­ría Luis XVI con lo­ro de te­rra­co­ta vi­dria­da ita­liano y, en la pa­red, se­rie de re­tra­tos mas­cu­li­nos (dcha., foto de Ru­dolf Nu­re­yev por Lord Snow­don). En la otra pá­gi­na: El de­co­ra­dor bel­ga Gert Voor­jans en su sa­lón. De­trás, ca­be­za de fi­ló­so­fo de már­mol de la di­nas­tía Ming y bus­to de bron­ce de un poe­ta.

fo­tos: be­lén imaz

En el sa­lón, bu­ta­cas fran­ce­sas del XVIII es­ti­lo Tran­si­ción y re­loj obe­lis­co de cao­ba ita­liano del XIX. So­bre la chi­me­nea de ye­so, es­pe­jo es­ti­lo ve­ne­ciano del XVIII y por­ce­la­na tur­que­sa del XIX y, a los la­dos, lám­pa­ras chi­nas con pan­ta­llas la­ca­das. En la es­tan­te­ría, ca­be­za pi­cas­sia­na del ar­tis­ta bel­ga Bru­neau y, dcha., ca­bi­net de la­ca, ja­de y pie­dras se­mi­pre­cio­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.