Vi­vir si­len­cio

EN Ale­jar­nos de la hi­per­co­ne­xión y dar­nos un es­pa­cio pa­ra el so­sie­go, la in­ti­mi­dad o la in­tros­pec­ción: es lo que bus­can es­tas nue­vas cons­truc­cio­nes. Lle­gó la hora de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­pla­ti­va.

AD (Spain) - - El Lujo Es... -

n nue­vo or­den ar­qui­tec­tó­ni­co con gran car­ga sim­bó­li­ca es­tá co­bran­do pro­ta­go­nis­mo. A me­dio ca­mino en­tre los dic­ta­dos del zen y las cons­truc­cio­nes sa­cras, es­te mi­ni­ma­lis­mo del si­glo XXI bus­ca, más allá de una es­té­ti­ca de­pu­ra­da, dar un sen­ti­do más pro­fun­do a la des­nu­dez. Ya tie­ne gran­des adep­tos. John Paw­son, que abra­za­ba es­te cre­do mu­do allá por los 80 en sus pri­me­ros edi­fi­cios, pre­di­ca con el ejem­plo. Su ca­sa en Londres tam­bién re­fle­ja su pro­cla­ma es­cue­ta y re­duc­cio­nis­ta, una apa­ren­te sen­ci­llez don­de rei­na el so­sie­go vi­sual. Ar­qui­tec­tos co­mo Vin­cent Van Duy­sen han se­gui­do su es­te­la con un es­ti­lo pro­pio e in­con­fun­di­ble. “Se tra­ta de qui­tar ca­pas y lle­gar al co­ra­zón pa­ra lo­grar el má­xi­mo de au­ten­ti­ci­dad, sim­pli­ci­dad y pu­re­za. Bus­co crear una co­ne­xión emo­cio­nal ines­pe­ra­da con los es­pa­cios y lo­grar una sen­sa­ción de bie­nes­tar y con­tem­pla­ción en sus ha­bi­tan­tes”, ex­pli­ca el bel­ga. Otro ejem­plo es Vi­lla K de Stu­dio KO,A me­dia hora de Ma­rra­kech. El va­cío es tras­cen­den­tal. Aquí, la na­da se fun­de con la na­da, in­te­rior y ex­te­rior con­vi­ven en plena co­mu­nión. En el ar­te, el va­cío ha si­do em­plea­do co­mo vehícu­lo de ex­pre­sión. La ar­qui­tec­tu­ra lo usa, tam­bién, co­mo me­tá­fo­ra. En pro­yec­tos co­mo los crea­dos por el es­tu­dio por­tu­gués Ai­res Ma­teus co­bra es­pe­cial re­le­van­cia. Su Ca­sa em Lei­ria lo de­mues­tra: una vi­vien­da con plan­tea­mien­to tra­di­cio­nal cu­ya pe­cu­lia­ri­dad ra­di­ca en que las zo­nas pri­va­das se si­túan ba­jo el ni­vel del sue­lo, al­re­de­dor de un hue­co cen­tral. Los dor­mi­to­rios tie­nen

en­con­tra­ba en mer­ca­di­llos de París, co­mo ha­cían to­dos –re­cuer­da–. Pe­ro pron­to me di cuen­ta de que que­ría crear mi pro­pio mun­do, así que me pro­pu­se co­la­bo­rar con crea­do­res con­tem­po­rá­neos y edi­tar sus obras. En esa épo­ca, es­to no exis­tía”. Gill de­ci­dió cen­trar­se en la fron­te­ra en­tre el ar­te y el diseño. “Me guío por mi ojo pe­ro co­mo ue­den ser di­se­ña­do­res, ar­qui­tec­tos, es­cul­to­res o pin­to­res, pe­ro lo que ha­cen pa­ra mi ga­le­ría es ar­te”. Así es co­mo en­tien­de su tra­ba­jo Da­vid Gill, que ha­ce ba­lan­ce de sus 30 años de ca­rre­ra con un li­bro que re­pa­sa su tra­yec­to­ria en 250 imá­ge­nes, Da­vid Gill: De­sig­ning Art (Ed. Ven­do­me Press). Na­ci­do en Za­ra­go­za, Da­vid via­jó a Londres en su ju­ven­tud y em­pe­zó en Ch­ris­tie’s, “que fue mi pla­ta­for­ma en es­te mun­do”, has­ta que sien­do un trein­ta­ñe­ro abrió su sa­la en Chelsea en 1987. Con un ins­tin­to e iden­ti­dad úni­cos, pa­tios pri­va­dos pa­ra au­men­tar la in­ti­mi­dad y el ais­la­mien­to. Es­tos tem­plos cons­truc­ti­vos, ya sean pú­bli­cos o pri­va­dos, son con­ce­bi­dos con una cla­ra vo­ca­ción con­tem­pla­ti­va y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, vie­nen de la mano de un in­terio­ris­mo de­li­ca­do y her­ma­na­do con la va­cui­dad, una pues­ta en es­ce­na ba­sa­da en el me­nos es mu­cho más. Caer en lo frío o en lo in­hós­pi­to se­ría fá­cil, pe­ro el pro­pó­si­to es jus­to el con­tra­rio: crear sen­sa­ción de aco­gi­da y re­co­gi­mien­to. Pa­ra ello, los ma­te­ria­les no­bles y cá­li­dos, las su­per­fi­cies pu­li­das, las lu­ces in­di­rec­tas y los tex­ti­les mo­no­co­lor son los per­fec­tos alia­dos. “La mo­no­cro­mía in­du­ce al re­lax, a la me­di­ta­ción y a la fan­ta­sía. Co­mo ar­qui­tec­tos, da­mos prio­ri­dad a un so­lo ma­te­rial (to­do de pie­dra, to­do de ce­men­to...) y eso sue­le lle­var a un so­lo tono o a una úni­ca ga­ma cro­má­ti­ca”, di­ce Stu­dio KO. Se im­po­nen un or­den y un equi­li­brio nue­vos, resultado de eli­mi­nar lo su­per­fluo pa­ra crear at­mós­fe­ras des­pro­vis­tas de de­co­ra­ción, don­de el ojo no tro­pie­za, don­de no hay dis­trac­ción. “Des­de el con­cep­to zen ja­po­nés

has­ta la bús­que­da de sim­pli­ci­dad de Tho­reau, la vida mi­ni­mal siem­pre ha ofre­ci­do una sen­sa­ción de li­be­ra­ción, una opor­tu­ni­dad de es­tar en con­tac­to con la esen­cia de la exis­ten­cia en lu­gar de dis­traer­se con lo tri­vial”, afir­ma Paw­son. La vo­ca­ción de tras­cen­den­cia que­da evi­den­te en las pa­la­bras de Al­ber­to Cam­po Baeza al re­fe­rir­se a su pro­yec­to Ca­sa In­fi­ni­to, fren­te al Atlán­ti­co: “Co­mo di­ría un poe­ta grie­go, es­ta ca­sa es un ver­da­de­ro te­me­nos, el lu­gar don­de, se­gún la mi­to­lo­gía, los dio­ses se en­cuen­tran con los hom­bres”. En las in­me­dia­cio­nes de lo di­vino tam­bién se ha­llan dos ho­te­les tan di­fe­ren­tes en­tre sí co­mo pa­re­ci­dos. Uno, Aman­gi­ri, en el co­ra­zón des­nu­do de Utah y con­ce­bi­do co­mo un oa­sis de paz que abra­za y ba­ña, li­te­ral­men­te, las mon­ta­ñas sa­gra­das de Can­yon Point. De he­cho, su nom­bre, Mon­ta­ña en paz, es to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. El otro, L'hô­tel Fon­te­vraud, re­cu­pe­ra y ac­tua­li­za una aba­día real de ha­ce más de mil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.