Ex­qui­si­ta SIN­GU­LA­RI­DAD

Cua­tro pro­yec­tos de Kro­nos Ho­mes de­mues­tran que, cuan­do to­do se di­se­ña pen­san­do en el ser hu­mano sur­gen vi­vien­das so­fis­ti­ca­das y úni­cas.

AD (Spain) - - El Lujo Es... -

Una ca­sa al­can­za la ex­ce­len­cia cuan­do lo­gra te­ner una per­so­na­li­dad pro­pia, cuan­do ca­da es­pa­cio y ca­da de­ta­lle es­tá pen­sa­do pa­ra pro­por­cio­nar paz en un am­bien­te úni­co. Es­te re­qui­si­to se ha con­ver­ti­do en el pi­lar de to­da vi­vien­da de lu­jo con­tem­po­rá­nea, al­go que Kro­nos Ho­mes apli­ca en sus di­fe­ren­tes pro­yec­tos, to­dos ellos fir­ma­dos por pro­me­sas de la ar­qui­tec­tu­ra y es­tu­dios con­so­li­da­dos ca­pa­ces de au­nar van­guar­dia y con­for­ta­bi­li­dad. Al­go que su­ce­de en The Ed­ge, un con­jun­to de edi­fi­cios idea­dos por Ra­fael de La-hoz en la zo­na más au­tén­ti­ca de la Cos­ta del Sol que son pu­ra ele­gan­cia. Lí­neas sen­ci­llas, cur­vas de­li­ca­das y, so­bre to­do, unas gran­des cris­ta­le­ras que aco­gen al sol me­di­te­rrá­neo y lle­nan de luz na­tu­ral ca­da rin­cón. Es­te ar­qui­tec­to tam­bién fir­ma La Fin­ca en So­to­gran­de, un com­ple­jo don­de el ho­ri­zon­te de lo­mas ver­des y mar azul se des­ve­la gra­cias a enor­mes ven­ta­na­les pa­no­rá­mi­cos que per­mi­ten sen­tir­se par­te del pai­sa­je. Mo­der­ni­dad y re­lax de­fi­nen la cos­ta ba­da­lo­ne­sa. Aquí se ubi­ca O12, un com­ple­jo crea­do por Pas­cual i Au­sió Ar­qui­tects que no so­lo es­tá cons­trui­do con los me­jo­res ma­te­ria­les, tam­bién cuen­ta con pis­ci­nas y so­lá­riums que co­ro­nan ca­da blo­que y que se eri­ge co­mo el epí­to­me de la com­bi­na­ción de ocio ur­bano y ma­rí­ti­mo. Y en el ex­clu­si­vo ba­rrio de Puer­ta de Hie­rro, el es­tu­dio A-ce­ro con­si­gue plas­mar el ca­rác­ter so­brio y exi­gen­te de es­ta co­lo­nia en The Co­llec­tion, un re­si­den­cial que jue­ga con los di­fe­ren­tes vo­lú­me­nes pa­ra in­te­grar ca­da cons­truc­ción en el es­pec­ta­cu­lar en­torno de ma­ne­ra or­gá­ni­ca e irre­sis­ti­ble.

A la de­re­cha, el jue­go de vo­lú­me­nes, geo­me­trías y jar­di­ne­ras de The Co­llec­tion.

os jar­di­nes de la man­sión fa­mi­liar en Gran­vi­lle, la ga­le­ría de ar­te que tu­vo en la ca­pi­tal fran­ce­sa an­tes de de­di­car­se a la mo­da y, por su­pues­to, la fir­ma de cos­tu­ra que lle­va su nom­bre y que le con­vir­tió en re­fe­ren­te del lu­jo más vi­sio­na­rio. To­do ello, jun­to a los cam­pos de Gras­se, don­de cre­cen al­gu­nas de las es­pe­cies bo­tá­ni­cas que com­po­nen sus aro­mas, de­bía te­ner su co­rres­pon­den­cia en el pri­mer apar­ta­men­to abier­to has­ta el 31 de di­ciem­bre que Ch­ris­tian Dior ha crea­do jun­to a Car­pen­ters Works­hop Ga­llery pa­ra pre­sen­tar su se­rie de fra­gan­cias Mai­son Ch­ris­tian Dior. “Qui­si­mos re­fle­jar la de­co­ra­ción ele­gan­te y eléc­tri­ca que los pa­ri­si­nos do­mi­nan tan bien, in­clu­yen­do al­gu­nas de nues­tras pie­zas cla­ve”, ex­pli­can los galeristas Ju­lien Lom­brail y Loïc Le Gai­llard so­bre có­mo vis­tie­ron el dú­plex si­tua­do so­bre la jo­ye­ría que la ca­sa po­see en la Pla­ce Ven­dô­me. Así, en las de­pen­den­cias, jun­to a per­fu­mes, ve­las y ja­bo­nes, des­can­san si­llas de Pie­rre Jean­ne­ret, es­pe­jos de Vin­cen­zo De Co­tiis, me­si­tas de Se­bas­tian Braj­ko­vic, lám­pa­ras de Na­cho Car­bo­nell y de Bac­ca­rat y ar­te de Ran­dom In­ter­na­tio­nal que con­vi­ven con fotos his­tó­ri­cas del fun­da­dor, sus re­vo­lu­cio­na­rios mo­de­los y re­tra­tos de los ar­te­sa­nos que hoy tra­ba­jan en la fir­ma. dior.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.