Plen­sa

AD (Spain) - - El Lujo Es... -

uie­ro ser un hom­bre sin cua­li­da­des", nos cuen­ta Jau­me Plen­sa (Bar­ce­lo­na, 1955) en su es­tu­dio en Sant Fe­liu de Llo­bre­gat, a las afue­ras de Bar­ce­lo­na, una enor­me na­ve in­dus­trial don­de al­ma­ce­na sus cabezas y fi­gu­ras hu­ma­nas des­de ha­ce 28 años. No­viem­bre es su mes. No so­lo inau­gu­ra una ex­po­si­ción en el Pa­la­cio de Cris­tal de El Re­ti­ro, sino que ofre­ce una re­tros­pec­ti­va de su tra­ba­jo más con­cep­tual en el MAC­BA. “Cuan­do me die­ron el Pre­mio Ve­láz­quez en 2014 me hi­ce un che­queo mé­di­co por si aca­so; aho­ra me ten­dré que ha­cer tres”, se ríe. Plen­sa, el ar­tis­ta es­pa­ñol más co­no­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, el po­bla­dor del es­pa­cio pú­bli­co, el que trans­for­mó Chica­go con su Crown Foun­tain en 2004 (una es­cul­tu­ra-fuen­te que pro­yec­ta ros­tros en una pan­ta­lla de ví­deo), es un hom­bre pau­sa­do, ama­ble, tan poé­ti­co co­mo su tra­ba­jo y tan cer­cano a la mú­si­ca y a la li­te­ra­tu­ra co­mo a la es­cul­tu­ra. Em­pe­zó Be­llas Ar­tes en los 70 aun­que lo de­jó en­se­gui­da. “Tu­ve un cre­ci­mien­to muy len­to, co­mo un oli­vo. Me fas­ci­na­ban los li­bros de mi pa­dre, el piano que te­nía­mos en ca­sa, pe­ro siem­pre he si­do muy in­se­gu­ro. Re­cuer­do que di­bu­ja­ba mu­cho, co­mo to­dos los ni­ños. A los 28 años me fui a vi­vir a Ber­lín y ahí su­ce­dió mi epi­fa­nía”, ex­pli­ca. Em­pe­zó a tra­ba­jar con hie­rro for­ja­do por­que le in­tere­sa­ba la me­ta­lur­gia, lue­go pa­só al fun­di­do. Ese mag­ma ro­jo, lí­qui­do, era pa­ra él ca­si co­mo una acua­re­la. Des­pués le atra­je­ron la luz, las trans­pa­ren­cias, las re­si­nas y el vi­drio, aun­que el agua siem­pre le ha acom­pa­ña­do. “Los ma­te­ria­les han si­do vehícu­los na­da más”. '¿De qué?', le pre­gun­ta­mos. De su bús­que­da de siem­pre y de su ob­se­sión por el cuer­po y, co­mo Vik­tor Frankl, por el hom­bre. “La re­tros­pec­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.