MI­NE­RAL

Reino

AD (Spain) - - El Lujo Es... -

ació en 1928 con el nom­bre de Adolp­he Pel­se­ner pe­ro en el mun­do del diseño más ex­qui­si­to se le co­no­ce co­mo Ado Cha­le. Hoy es­te bel­ga tie­ne 90 años y, to­da­vía en ac­ti­vo, su­per­vi­sa to­das y ca­da una de las me­sas, su diseño es­tre­lla, que sa­len de su ate­lier en la rue Lens de Bru­se­las, don­de tam­bién vi­ve. Son no­bles, ra­ras, pre­cio­sas y úni­cas, con el vir­tuo­sis­mo de la mano del hom­bre y la be­lle­za esen­cial de la na­tu­ra­le­za. Ado, que se que­dó huér­fano con 12 años, tra­ba­jó en una fra­gua y en un ta­ller de cha­pas pu­bli­ci­ta­rias has­ta que a fi­na­les de los 50, y du­ran­te un via­je a Alemania, des­cu­brió la que ha si­do la ba­se de su tra­ba­jo: la mi­ne­ra­lo­gía. Co­men­zó a co­lec­cio­nar ge­mas y otras ma­ra­vi­llas ve­ge­ta­les y geo­ló­gi­cas co­mo fó­si­les, es­fe­ras, hue­vos de aves..., tan­tas que, no sa­bien­do ya dón­de me­ter sus pie­dras, abrió su pri­me­ra tien­da jun­to a su mu­jer Hu­guet­te en 1962. En es­tos ini­cios, mar­ti­llea­ba pla­ta y crea­ba jo­yas y unas pri­mi­ti­vas me­sas de ce­men­to con pe­que­ñas in­crus­ta­cio­nes de mar­ca­si­tas que re­co­gía él mis­mo a los pies de los acan­ti­la­dos del nor­te de Francia. Pa­ra fi­na­les de los 60, Ado ha­bía re­co­rri­do el mun­do en­te­ro (Ari­zo­na, In­dia, Af­ga­nis­tán, Pa­kis­tán, Ma­da­gas­car, las can­te­ras de are­nis­ca de

Fon­tai­ne­bleau...) en bus­ca de sus te­so­ros: ma­de­ra de se­cuo­ya fo­si­li­za­da, ma­la­qui­ta, ága­ta, cor­na­li­na, la­pis­lá­zu­li, ja­de, ojo de ti­gre, tur­que­sa o ama­tis­ta que, com­bi­na­das con ba­ses de re­si­na epo­xi y pu­li­das con dia­man­te, ilu­mi­nan su mo­bi­lia­rio de ar­tis­ta, de­li­ca­do e in­no­va­dor. “Cuan­do em­pie­zo un mo­sai­co, nun­ca sé el resultado fi­nal. Una sim­bio­sis en­tre las pie­dras, sus for­mas, mis ma­nos y mis emo­cio­nes lo de­fi­nen”, di­ce el maes­tro. Los so­bres en­jo­ya­dos son los gran­des pro­ta­go­nis­tas pe­ro las ba­ses, bio­mór­fi­cas y es­cul­tó­ri­cas, no se que­dan atrás. Su cé­le­bre me­sa So­leil Ma­ya, que des­pués se lla­ma­rá Gout­te d’eau, es de es­ta épo­ca y tes­ti­mo­nia su in­te­rés por el ar­te pre­co­lom­bino. En los 90, la Gue­rra del Gol­fo le obli­ga a orien­tar sus crea­cio­nes ha­cia ma­te­ria­les na­tu­ra­les más hu­mil­des, co­mo los bo­to­nes de hue­so o ná­car (en 1975 ha­bía com­pra­do los fon­dos de una fá­bri­ca en Francia) o in­clu­so los gra­nos de pi­mien­ta. Tam­bién am­plía sus obras a có­mo­das, po­mos de puer­tas, lám­pa­ras, obe­lis­cos, cuen­cos de bron­ce o ca­jas pa­ra ci­ga­rros. Des­de fi­na­les de es­ta dé­ca­da, un nue­vo in­te­rés por los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.