“De Pas­cua apren­dí a BODEGONEAR y de Isa­bel Ló­pez-quesada a in­cluir ELE­MEN­TOS sor­pren­den­tes”.

R. m.

AD (Spain) - - El Lujo Es... -

las lec­cio­nes de sus maes­tros. De Pas­cua “la ca­pa­ci­dad de bodegonear”, co­mo la com­po­si­ción de va­ji­llas de Sè­vres y ma­nos de por­ce­la­na que des­can­san en la có­mo­da de la co­ci­na. “De Isa­bel, el ha­cer al­go muy pen­sa­do y ela­bo­ra­do y lue­go me­ter al­go que no tie­ne na­da que ver, co­mo las es­cul­tu­ras de plás­ti­co del sa­lón”, di­ce. El resultado es equi­li­bra­do y tam­bién osa­do. “Aun­que re­co­noz­co que hay un ex­ce­so de ele­men­tos, soy más de­pu­ra­do en mis en­car­gos, pe­ro es­te tam­bién es un lu­gar de ex­po­si­ción. Soy dis­per­so, me atraen di­fe­ren­tes es­ti­los, épo­cas y cul­tu­ras”. Aún así, to­do res­pi­ra cohe­ren­cia, que lo­gra tra­vés del co­lor. “Co­mo la co­ci­na y co­me­dor, que par­tió del sue­lo en blan­co y ne­gro que di­se­ñé a par­tir del mo­sai­co Sy­ca­mo­re de His­ba­lit per­so­na­li­zán­do­lo, lo que de­ter­mi­nó el mo­bi­lia­rio y los ac­ce­so­rios”. Una ga­ma do­mi­nan­te que rom­pió con to­ques co­mo las si­llas co­ral del of­fi­ce o el pa­pel con círcu­los en to­nos azu­les de su dor­mi­to­rio. “Lo des­cu­brí en una fe­ria de París y eso hi­zo que cam­bia­ra la de­co­ra­ción. Ha­bía traí­do los mue­bles de mi an­te­rior ca­sa, pe­ro el lu­gar te va pi­dien­do otros”, co­men­ta. A los es­pa­cios su­mó diseño pro­pio, co­mo un so­fá en for­ma de U del sa­lón, la me­sa de la en­tra­da rea­li­za­da a par­tir de una pea­na de ma­de­ra de los años 40, la­va­bos de pie­dra ma­ci­za y ar­te ecléc­ti­co, un óleo de Va­que­ro Tur­cios y es­cul­tu­ras de Covadonga Te­llae­che o pa­ne­les ja­po­ne­ses del XVIII... Un gus­to que él lla­ma dis­per­so, pe­ro con el que ha com­pues­to una em­ba­ja­da so­fis­ti­ca­da, op­ti­mis­ta y cul­ta. raul­mar­tins.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.