VI­DA DE FA­MI­LIA

Marg­he­ri­ta, la nie­tí­si­ma de los Mis­so­ni, vi­ve en un pe­que­ño pue­blo cer­ca de Mi­lán, en una ca­sa de cuen­to cu­bier­ta de flores y mu­ra­les. Ro­man­ti­cis­mo chic.

AD (Spain) - - Contents - es­ti­lis­mo: CAR­LOS MO­TA tex­to: DEREK BLASBERG fotos: MATTHIEU SALVAING

Marg­he­ri­ta Mis­so­ni se ha ro­dea­do en su ca­sa de cam­po de mue­bles vin­ta­ge, flores y ro­man­ti­cis­mo chic.

Va­re­se es el pun­to de par­ti­da y de lle­ga­da de es­ta his­to­ria cir­cu­lar cu­ya pro­ta­go­nis­ta es Marg­he­ri­ta Mis­so­ni. Nie­ta de Ot­ta­vio y Ro­si­ta, los fun­da­do­res de la mí­ti­ca fir­ma de mo­da ita­lia­na, e hi­ja de An­ge­la, su ac­tual di­rec­to­ra crea­ti­va, cre­ció en es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad al­pi­na a una ho­ra de Mi­lán, tan tran­qui­la y ador­mi­la­da que bien po­dría ser un ejem­plo del slow li­fe mo­ve­ment. Tras el ins­ti­tu­to, Marg­he­ri­ta se mar­chó a es­tu­diar mo­da, pri­me­ro a la ca­pi­tal lom­bar­da y des­pués a tra­ba­jar en Bar­ce­lo­na, Pa­rís, Roma y Nue­va York, has­ta que en 2012, des­pués de ca­sar­se con el pi­lo­to de ca­rre­ras Eu­ge­nio Amos, sin­tió la ne­ce­si­dad de vol­ver a sus raí­ces. Pri­me­ro en­con­tró el en­cla­ve per­fec­to y más tar­de con­tra­tó al ar­qui­tec­to Al­do Ci­bic, jun­to al que se lan­zó a pro­yec­tar y de­co­rar es­ta vi­lla de cua­tro dor­mi­to­rios, un sa­lón, co­me­dor, des­pa­cho in­de­pen­dien­te pa­ra ella y un gran ga­ra­je en el que Amos guar­da su co­lec­ción de co­ches. “Nun­ca ha­bía he­cho un in­te­rior an­tes y sub­es­ti­mé la car­ga de tra­ba­jo. Pen­sa­ba que se tra­ta­ba so­lo de es­co­ger unas te­las —se ríe—. Prio­ri­cé co­lor y for­ma so­bre épo­cas y cohe­ren­cia”, ex­pli­ca. La ma­yo­ría de los mue­bles los com­pró on­li­ne (“na­ve­gar por ebay es uno de mis pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos”) o en es­ca­pa­das ro­mán­ti­cas con su ma­ri­do. “Nos des­per­tá­ba­mos a las cin­co de la ma­ña­na y pen­sá­ba­mos, ‘vá­mo­nos hoy a es­te mer­ca­di­llo en Bél­gi­ca’, co­gía­mos el co­che y huía­mos, in­ten­tan­do vol­ver siem­pre pa­ra ce­nar”, cuen­ta. Nun­ca se preo­cu­pó por me­dir ni cal­cu­lar na­da, y lo guar­dó to­do du­ran­te me­ses en un al­ma­cén. Sor­pren­den­te­men­te, la ma­yo­ría de las pie­zas en­ca­ja­ron a la per­fec­ción, por al­go el ojo es­té­ti­co lo lle­va en los ge­nes. “Es­te so­fá del sa­lón, por ejem­plo, lo com­pra­mos por 500 eu­ros por­que es­ta­ba des­ven­ci­ja­do. Lo re­ta­pi­cé y aho­ra es el al­ma de la ca­sa”, acla­ra. La pa­sión por los tex­ti­les y los es­tam­pa­dos de la due­ña es tam­bién evi­den­te en la vi­vien­da, es­pe­cial­men­te en el mu­ral pin­ta­do por el co­lec­ti­vo Pic­ta­lab del co­me­dor o en los di­fe­ren­tes pa­pe­les de Jo­sef Frank que hay en las pa­re­des. “Cuan­do era ni­ña so­ña­ba con vi­vir en una gran ciu­dad, pe­ro fue jus­ta­men­te mien­tras tra­ba­ja­ba en Man­hat­tan cuan­do me di cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba vol­ver. En cuan­to me que­dé em­ba­ra­za­da, lo vi cla­ro. Va­re­se era el des­tino y el pla­ce to be”. mis­so­niho­me.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.