HERENCIA FLAMENCA

AD (Spain) - - Contents -

An­ti­güe­da­des y ar­te fue­ron cla­ve pa­ra que Vic­to­ria-ma­ria Ge­yer die­ra vi­da a un castillo del XVII.

Son 3.000 me­tros cua­dra­dos ro­dea­dos de na­tu­ra­le­za en mi­tad del cam­po de Bra­ban­te, en la par­te flamenca de Bél­gi­ca. La fa­mi­lia que vi­ve tan es­pa­cio­sa­men­te aquí (un ma­tri­mo­nio con dos hi­jos, em­pre­sa­rio él) he­re­dó es­te castillo de 1760. “Lo cu­rio­so es que ha pa­sa­do de ma­dre a hi­ja du­ran­te si­glos, así que, aun­que han cam­bia­do los ape­lli­dos (en Bél­gi­ca las mu­je­res adop­tan el nom­bre de sus ma­ri­dos al ca­sar­se), ha per­ma­ne­ci­do siem­pre en las mis­mas ma­nos”, ex­pli­ca Vic­to­ria-ma­ria Ge­yer, la in­terio­ris­ta que lo ha re­for­ma­do po­co a po­co, ca­si ha­bi­ta­ción a ha­bi­ta­ción, du­ran­te años, ex­cep­to el sa­lón, obra de Roger De­groe­ve. Diez dor­mi­to­rios y ocho ba­ños en la pri­me­ra y se­gun­da plan­ta, y un of­fi­ce, sa­lón, co­ci­na y co­me­dor en la plan­ta ba­ja, com­ple­tan la dis­tri­bu­ción de un aus­te­ro châ­teau con fa­cha­da de pie­dra blan­ca y vi­gas de ma­de­ra en los te­chos, que ha man­te­ni­do su dis­tri­bu­ción intacta du­ran­te to­do es­te tiem­po. “Lo más di­fí­cil de tra­ba­jar en un edi­fi­cio tan vie­jo es que cual­quier co­sa que to­cá­ba­mos se aca­ba­ba rom­pien­do. Cuan­do in­ter­vi­ni­mos los ba­ños, por ejem­plo, nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que sus­ti­tuir to­da la fon­ta­ne­ría, lo que nos lle­vó va­rios me­ses”, con­ti­núa la de­co­ra­do­ra ale­ma­na cu­ya ba­se es Bru­se­las. En reali­dad, la cla­ve del in­te­rior son las obras de ar­te, de las que los pro­pie­ta­rios son gran­des co­lec­cio­nis­tas. “Es el fo­co es­té­ti­co de la vi­vien­da”, acla­ra Vic­to­ria, que con­ci­bió su tra­ba­jo co­mo una pues­ta al día de los te­so­ros que ya po­seía la fa­mi­lia, co­mo re­lo­jes y apliques Luis XVI y mue­bles del XVII y XVIII. “Per­so­nal­men­te me en­can­tan las pie­zas de fi­na­les del XIX y de los años 70, pe­ro en es­ta oca­sión la mez­cla es más ecléc­ti­ca. La due­ña y yo co­nec­ta­mos en se­gui­da en nues­tra pa­sión por el co­lor. Ella es una per­so­na muy po­co con­ven­cio­nal, muy di­ver­ti­da y atre­vi­da, que bus­ca­ba al­go co­lo­ris­ta y ori­gi­nal”. De ahí la elec­ción de los pa­pe­les pin­ta­dos y los tex­ti­les, la ma­yo­ría de Pie­rre Frey, fir­ma con la que la in­terio­ris­ta co­la­bo­ra. “Trans­for­man la at­mós­fe­ra de un es­pa­cio y dan nue­va vi­da a una si­lla an­ti­gua. Mi ha­bi­ta­ción pre­fe­ri­da es uno de los dor­mi­to­rios que re­cu­bri­mos con el pa­pel de pal­me­ras Mau­ri­tius de la edi­to­ra fran­ce­sa”, cuen­ta. Pe­ro el pun­to fuer­te del castillo es el ex­te­rior, el jar­dín de va­rias hec­tá­reas, ca­si en es­ta­do bru­to, que de­ja cla­ro que es­ta­mos en una de las zo­nas más be­llas de Eu­ro­pa. “Esa luz, el ai­re, el azul. Pa­ra mí así es la ca­sa”, con­clu­ye Ge­yer. vic­to­ria-ma­ria.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.