Mi mi­ni CA­SA

AD (Spain) - - Recibidor -

aho­ra mis­mo es­tás en­tran­do (o le­yen­do) por el sa­lón, de­jan­do la co­ci­na, exi­gua pe­ro ele­gan­te, a tu iz­quier­da. Fre­na un po­co o tro­pe­za­rás con el so­fá de tres me­tros (en ca­sa pe­que­ña, mue­ble gran­de), es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­do a lo lar­go de la pa­red. En­fren­te, el co­me­dor, con me­sa re­don­da que evi­ta es­qui­nas mo­les­tas y, se­gui­da­men­te, la puer­ta al dor­mi­to­rio, to­do ca­ma y es­cri­to­rio, que a su vez con­du­ce a un ba­ño com­pac­to a tra­vés de un es­cue­to ves­ti­dor. Aca­bo de des­cri­bir, en tres fra­ses y 80 pa­la­bras, ca­si me­dio ar­tícu­lo, uno de mis pri­me­ros apar­ta­men­tos en Ma­drid. Se tar­da­ba me­nos en re­co­rrer sus 34 m2 (sin con­tar los bal­co­nes), cu­yo plano de dis­tri­bu­ción sir­ve de fon­do a es­ta car­ta. Y no he usa­do usa­do las pa­la­bras ‘ca­ni­jo’, ‘es­ca­so’, ‘mí­ni­mo’, ‘cor­to’, ‘ca­ren­te’, ‘men­gua­do’... has­ta ‘ri­dícu­lo’ e ‘irri­so­rio’. Por­que aun­que fue­ra pe­que­ño en me­tros era gran­de en es­pí­ri­tu, y en él se su­ce­die­ron ce­nas en pa­re­ja y fies­tas con 30 ami­gos. Aun­que ten­gas más he­chu­ras o me­nos pre­su­pues­to, el plan de­co­ra­ti­vo es el mis­mo. Co­mien­za con la pre­gun­ta: ¿Qué ca­sa quie­res? Y si­gue crean­do una his­to­ria, un ar­gu­men­to, que to­do ten­ga un sen­ti­do, que pue­das res­pon­der con sin­ce­ri­dad a la pre­gun­ta de ¿por qué ele­gis­te esas si­llas? Des­cu­bri­rás que no im­por­ta el ta­ma­ño, só­lo có­mo lo vi­vas y per­ci­bas. Co­mo ejem­plo, las 8 ca­sas de es­te nú­me­ro, píl­do­ras de bue­na de­co­ra­ción que jun­tas su­man 526 m2 de ab­so­lu­ta di­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.