RE­TRA­TAR EL CE­MEN­TO

El ar­tis­ta Ai­tor Or­tiz ex­po­ne en el Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra sus fo­to­gra­fías arquitectónicas de los úl­ti­mos 20 años. El Bil­bao pos­t­in­dus­trial es su pun­to de par­ti­da.

AD (Spain) - - Contents - por IT­ZIAR NA­RRO re­tra­to: THOMAS CANET

Ai­tor Or­tiz re­fle­ja en sus per­so­na­les fo­tos edi­fi­cios es­pa­ño­les de los úl­ti­mos 20 años.

To­do empieza y aca­ba en los Al­tos Hor­nos de Viz­ca­ya y en su du­ra re­con­ver­sión in­dus­trial de los años 80, de la que fue tes­ti­go Ai­tor Or­tiz (Bil­bao, 1971) cuan­do era ni­ño. Fue el arran­que, “el chis­pa­zo”, di­ce él, de la ex­po­si­ción La me­mo­ria tra­za­do­ra con la que el ar­tis­ta in­va­de una bue­na par­te del Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. “Bus­can­do en sus ar­chi­vos me to­pé con esas fo­tos an­ti­guas que me tra­je­ron a la me­mo­ria re­cuer­dos de la in­fan­cia y res­ca­té unos fo­to­li­tos so­bre es­te mis­mo tema que me re­ga­ló mi abue­lo sien­do un crío. Al abor­dar mi úl­ti­mo pro­yec­to, Link, que ex­pon­go por pri­me­ra vez aquí, vuel­vo a aque­llos es­pa­cios de­sola­dos del Bil­bao pos­t­in­dus­trial a tra­vés del sue­lo de hie­rro de una fá­bri­ca cer­ca de mi es­tu­dio que se des­man­te­ló ha­ce po­co. Lo­gré sa­car gran­des pla­cas de ese me­tal mar­ca­do por 50 años de me­mo­ria y las he co­lo­ca­do en una de las sa­las. De fon­do, la mú­si­ca de Gor­ka Al­da com­pues­ta a par­tir de los so­ni­dos de las má­qui­nas”, ex­pli­ca. Es la úl­ti­ma par­te de una mues­tra que, aun­que de for­ma no cro­no­ló­gi­ca ni li­neal, reúne mu­cho de lo que ha he­cho des­de los 90 has­ta aho­ra. Or­tiz em­pe­zó do­cu­men­tan­do el pro­ce­so de cons­truc­ción del Gug­gen­heim Bil­bao en­tre 1995 y 1998, pa­ra des­pués co­la­bo­rar con el ar­tis­to sui­zo Not Vi­tal y con el ar­qui­tec­to fran­cés Phi­lip­pe Prost, y ha ex­pues­to de for­ma in­di­vi­dual en mu­seos de to­do el mun­do. Es­ta re­tros­pec­ti­va yux­ta­po­ne pie­zas que gi­ran en torno a la re­la­ción en­tre ar­qui­tec­tu­ra y

“No me IN­TERE­SA do­cu­men­tar EDI­FI­CIOS sino ge­ne­rar des­con­cier­to en­tre lo que ve­mos y lo que IN­TER­PRE­TA­MOS”. AI­TOR OR­TIZ

fo­to­gra­fía, que pa­ra el vas­co ofre­ce mu­chos pun­tos en co­mún: la es­ca­la, la luz, los ma­te­ria­les... “Mi tra­ba­jo se ba­sa en imá­ge­nes des­con­tex­tua­li­za­das. Es fo­to­gra­fía de ar­qui­tec­tu­ra pe­ro no his­to­ri­cis­ta. No hay re­fe­ren­cias ni da­tos, no me in­tere­sa do­cu­men­tar edi­fi­cios sino es­ta­ble­cer una se­gun­da na­rra­ti­va pa­ra ex­plo­rar con­cep­tos co­mo la den­si­dad, el va­cío, el vo­lu­men... Las cap­tu­ras crean una ten­sión en­tre lo que ve­mos y có­mo lo in­ter­pre­ta­mos. Las cua­li­da­des de la cons­truc­ción se fun­den con las de la re­pre­sen­ta­ción”. Pa­ra con­se­guir­lo ha ido evo­lu­cio­nan­do de lo fi­gu­ra­ti­vo a lo abs­trac­to, “de lo ma­cro a lo mi­cro”, ase­gu­ra, de los retratos de ce­men­to más con­ven­cio­na­les a las ma­llas de su se­ries Noú­me­nos o Net en las que na­da es­tá cla­ro. “Me gus­ta ge­ne­rar des­con­cier­to”, ase­gu­ra. Su ma­ne­ra de tra­ba­jar, “len­ta y muy ló­gi­ca”, di­ce, es­tá en con­so­nan­cia con su ar­te os­cu­ro, en blan­co y ne­gro. “Con es­ta ex­po­si­ción y la se­rie Link cie­rro el ci­clo. Sien­do lo úl­ti­mo es lo que más re­la­ción tie­ne con mi pa­sa­do”, con­clu­ye. La me­mo­ria tra­za­do­ra. Has­ta el 4 de mar­zo en el Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, Pam­plo­na. mu­seo.unav.edu

Ai­tor Or­tiz en el Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. Iz­da., Net 010 (2012) y, de­ba­jo, fo­to­gra­fía Mi­llau 007 (2008). En la otra pá­gi­na: Des­de la iz­da., Noú­me­nos 004 (2013) y es­cul­tu­ras Amor­fo­sis 001 (2008) en una de las sa­las del mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.