“El MU­SEO es co­mo un re­loj abier­to por den­tro: bus­qué el MÁ­XI­MO im­pac­to con el me­nor TA­MA­ÑO”.

AD (Spain) - - Arquitectu­ra -

fle­ja­se nues­tras raí­ces pe­ro tam­bién nues­tra mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro”, cuen­ta Jas­mi­ne Au­de­mars, chair­wo­man de la ca­sa. “Na­da es­tá es­con­di­do, to­dos los ele­men­tos apa­re­cen a la vis­ta, in­clui­dos al­gu­nos de los ar­te­sa­nos que com­po­nen las pie­zas. To­dos son par­te de la na­rra­ti­va, de la su­til cur­va de círcu­los con­cén­tri­cos”, aña­de el da­nés. Y es que los pa­ne­les de cris­tal sos­tie­nen, ca­si de ma­ne­ra mi­la­gro­sa, to­do el pe­so del mu­seo, en el que no so­lo se pue­den ver ob­je­tos his­tó­ri­cos, fo­to­gra­fías y me­ca­nis­mos an­ti­guos y nue­vos, sino tam­bién a los maes­tros re­lo­je­ros en ple­na fae­na. Cuan­do lo vi­si­ta­mos, a fi­na­les de fe­bre­ro, la nie­ve cu­bría las he­chu­ras de la ser­pien­te en el mun­do pre-Covid. In­gels, en Sui­za pa­ra la oca­sión, que­ría ha­blar del tiem­po, pe­ro no del ob­je­ti­vo me­di­ble, sino del de su hi­jo de me­nos de dos años y del de su fu­tu­ra nieta. Del tiem­po que to­da­vía no ha lle­ga­do, de las con­se­cuen­cias de la ar­qui­tec­tu­ra y del Me­dio Am­bien­te en unas cuan­tas dé­ca­das. “Esa pe­que­ña per­so­na, la ni­ña que hi­po­té­ti­ca­men­te po­dría te­ner mi hi­jo, la sien­to muy cer­ca­na a mí, por eso lo que pa­se den­tro de 70 años ya no es al­go abs­trac­to en mi ca­be­za. Aho­ra tie­ne una di­men­sión tan­gi­ble que se tra­du­ce en có­mo con­ci­bo mi pro­fe­sión”, ex­pli­ca. Ade­más, y co­mo si hu­bie­ra in­tui­do el fu­tu­ro que nos es­pe­ra­ba, nos ex­pli­có có­mo las ca­sua­li­da­des se en­tre­la­zan pa­ra con­se­guir ac­ci­den­tes ma­ra­vi­llo­sos y có­mo fue­ron

los lar­gos in­vier­nos sui­zos los que con­vir­tie­ron a la gen­te de es­ta par­te de Eu­ro­pa en re­lo­je­ros. To­dos esos me­ses de en­cie­rro les trans­for­ma­ron en los ma­yo­res ex­per­tos en tiem­po del pla­ne­ta. “Lo que te­ne­mos en co­mún nues­tras dos dis­ci­pli­nas, la de Au­de­mars Pi­guet y la mía, es el ar­te y la cien­cia de in­su­flar ener­gía, mo­vi­mien­to e in­te­li­gen­cia al me­tal, la pie­dra y otros ma­te­ria­les, de dar­les vi­da a tra­vés del trans­cur­so de los se­gun­dos”, re­ma­ta el pro­yec­tis­ta. El ale­mán Ate­lier Brück­ner, por su par­te, se en­car­gó de la mu­seo­gra­fía y ha con­ce­bi­do la pri­me­ra ex­po­si­ción co­mo una par­ti­tu­ra mu­si­cal, que in­clu­ye es­cul­tu­ras in­ter­ac­ti­vas, ins­ta­la­cio­nes ki­né­ti­cas y ca­jas de cris­tal que con­tie­nen una gran par­te de la his­to­ria de la fir­ma sui­za, más de 300 re­lo­jes des­de el si­glo XIX a la ac­tua­li­dad, de los pri­me­ros cro­nó­gra­fos de mu­ñe­ca a sus fa­mo­sos Ro­yal Oak. “Es un lu­gar úni­co de des­cu­bri­mien­to, apren­di­za­je y con­vi­ven­cia abier­to a to­dos, que re­co­ge el sa­voir fai­re de una fa­mi­lia que quie­re pro­yec­tar­se en la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción. La com­ple­ji­dad téc­ni­ca de su ar­qui­tec­tu­ra es si­mi­lar a la de los re­lo­jes de su in­te­rior. No se ve, pe­ro es­tá ahí”, ase­gu­ra Se­bas­tian Vi­vas, di­rec­tor del lu­gar. Pa­ra re­ma­tar la fae­na, un ho­tel pro­yec­ta­do tam­bién por In­gels se cons­trui­rá a po­cos me­tros de aquí, pa­ra alo­jar a sus clien­tes y a quie­nes quie­ran acer­car­se a es­ta par­te de Sui­za que nun­ca se de­ten­drá en el tiem­po. EL MU­SÉE ATE LIER AU­DE­MARS PI­GUET ABRE A PAR­TIR DEL 25 DE JU­NIO. AUDEMARSPI­GUET.COM

La cons­tuc­ción de Bjar­ke In­gels (de­ba­jo) in­te­gra­da en el an­ti­guo mu­seo de la ir­ma. En la otra pá­gi­na: El nue­vo [Re]mas­ter01, una re­edi­ción de un cro­nó­gra­fo de la ca­sa de 1943 que con­me­mo­ra el nue­vo mu­seo. De­ba­jo, la ex­po­si­ción in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.