Te­rres de L’ebre

Tu­ris­mo ru­ral en el des­tino por na­tu­ra­le­za

Aire Libre - - Portada -

Tu­ris­mo ru­ral en el des­tino por na­tu­ra­le­za

Con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­re­ce im­po­si­ble no ser pre­sa de los en­can­tos ge­ne­ra­dos por tan­to va­lor. Les Te­rres de l'ebre en­glo­ba po­bla­cio­nes tan­to de cos­ta co­mo de mon­ta­ña, ade­más, del ele­men­to que da nom­bre a las tie­rras, el río Ebro. La pre­sen­cia del Par­que Na­tu­ral del Del­ta de l’ebre y el Par­que Na­tu­ral de Els Ports ha pro­pi­cia­do el desa­rro­llo de un tu­ris­mo vin­cu­la­do al des­cu­bri­mien­to de la na­tu­ra­le­za, el me­dio am­bien­te y la cul­tu­ra agrí­co­la lo­cal. Te­rres de l’ebre su­mer­ge al vi­si­tan­te en un va­ria­do re­co­rri­do que tras­la­da al co­ra­zón de los sen­ti­dos... Ca­las so­li­ta­rias, ocul­tas en­tre los acan­ti­la­dos ro­ji­zos y ro­dea­das de pi­ne­das; pue­blos ma­ri­ne­ros, ha­bi­tua­dos al so­ni­do del roce pro­vo­ca­do por el mo­vi­mien­to si­nuo­so de las bar­cas; es­pe­jis­mos de­sér­ti­cos, du­nas ba­jas y el ver­dor hú­me­do de los arro­za­les en los pe­rio­dos que así lu­ce; el fa­ro co­sien­do el ho­ri­zon­te en­tre el agua, el cie­lo y la fi­na ca­pa del Del­ta; los fron­do­sos bos­ques de ri­be­ra y de la tran­qui­li­dad que los ro­dea, acom­pa­ña­da por el can­to de las aves que allí en­cuen­tran re­fu­gio; le­ga­do ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co muy ri­co: pin­tu­ras prehis­tó­ri­cas, cas­ti­llos, igle­sias y palacios, cons­truc­cio­nes mo­der­nis­tas... acom­pa­ña­das con una bue­na do­sis de tra­di­cio­nes; mu­seos, fies­tas de re­crea­ción his­tó­ri­ca o ru­tas por es­pa­cios de­ci­si­vos en la his­to­ria; exó­ti­cos fla­men­cos ro­sa­dos, abe­ja­ru­cos des­lum­bran­tes, ban­da­das de li­mí­co­las.... y co­mo te­lón de fon­do unas ma­jes­tuo­sas mon­ta­ñas; des­pe­ña­de­ros im­po­nen­tes que se con­vier­ten en mi­ra­do­res de ex­cep­ción del va­lle del Ebro; un río si­nuo­so, a tra­vés de gar­gan­tas y la­de­ras des­ta­can­do el mean­dro de Flix y el es­tre­cho de Ba­rru­fe­mes; el águi­la per­di­ce­ra y el bui­tre co­mún re­mon­tan­do su ma­jes­tuo­so vue­lo des­de las al­tas cum­bres; vino y acei­te de oli­va con de­no­mi­na­ción de ori­gen, pes­ca­do y ma­ris­co con sa­bor úni­co pro­ce­den­te del del­ta y de la cos­ta... un te­rri­to­rio mar­ca­do por el ca­rác­ter de una gen­te ex­tra­or­di­na­ria. Un cen­te­nar de es­ta­ble­ci­mien­tos ru­ra­les di­se­mi­na­dos por los pe­que­ños nú­cleos de las co­mar­cas del Ebro ofre­cen ser­vi­cios de ca­li­dad pa­ra des­cu­brir el Del­ta, Els Ports, la lla­nu­ra del Mon­tsià y to­do el Va­lle del Ebro.

Re­co­rrer tan mag­nos es­ce­na­rios paso a paso, ca­mi­nan­do por pla­cer, pa­ra apre­ciar su na­tu­ra­le­za im­pe­ca­ble, lu­ga­res re­cón­di­tos, di­fe­ren­te flo­ra y fau­na, acan­ti­la­dos y otros ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos dig­nos de apre­ciar, y las mil y una po­si­bi­li­da­des más que es­te te­rri­to­rio ofre­ce a los sen­de­ris­tas.

Un can­to a la di­ver­si­dad na­tu­ral –un 35% de la su­per­fi­cie de Te­rres de l’ebre son es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos– y ru­ral re­pre­sen­ta­da por nú­cleos de po­bla­ción pe­que­ños y me­dia­nos, ho­te­les fa­mi­lia­res, ma­sías o an­ti­guas ca­sas pai­ra­les reha­bi­li­ta­das con mi­mo en los que com­par­tir y des­cu­brir la vi­da del pa­yés con­for­man Te­rres de l’ebre. Un es­pa­cio re­co­no­ci­do por la UNESCO co­mo Re­ser­va de la Bios­fe­ra en el año 2013 y que ha ob­te­ni­do el se­llo Top100 Sus­tai­na­ble Des­ti­na­tions en 2016. Ga­lar­do­nes más que me­re­ci­dos pa­ra tal ex­plo­sión de na­tu­ra­le­za a la que sus gen­tes do­tan del don que la ha­ce uno de los me­jo­res des­ti­nos sos­te­ni­bles del mun­do. Por LO­RE­NA PAUL

Sen­de­ros di­ver­sos, na­tu­ra­le­za en di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes, y otros fac­to­res que lle­van a ca­da vi­si­tan­te a crear su pro­pio via­je, su pro­pio des­tino, con­vir­tién­do­se en un lu­gar úni­co y di­fe­ren­te.

Te­rres de l’ebre se dis­po­ne a no de­cep­cio­nar a aque­llos es­pí­ri­tus cu­rio­sos y sen­si­bles por el de­por­te, la his­to­ria lo­cal y el me­dio am­bien­te. En es­te sen­ti­do que­re­mos re­mar­car tres sen­de­ros es­tre­lla, to­dos ellos do­ta­dos de una gran ofer­ta de alo­ja­mien­tos en el re­co­rri­do:

EL SEN­DE­RO ME­DI­TE­RRÁ­NEO Tam­bién co­no­ci­do co­mo GR-92, con el puen­te del Oli­var co­mo pun­to de par­ti­da y en­fi­lan­do ha­cia la sie­rra de Mon­tsià, nos en­con­tra­mos an­te un sen­de­ro de Gran Re­co­rri­do que per­mi­te co­no­cer to­da Ca­ta­lun­ya de nor­te a sur, bor­dean­do el li­to­ral me­di­te­rrá­neo pa­ra con­se­guir es­te gran re­ga­lo.

El iti­ne­ra­rio de­ja apre­ciar an­ti­guos ca­mi­nos de trans­hu­man­cia, fuen­tes, bal­sas y cul­ti­vos de oli­vos de don­de so­bre­sa­len pequeñas ba­rra­cas de pie­dra se­ca, ade­más de lle­gar has­ta el mi­ra­dor de la Fo­ra­da­da (650 m.) des­de don­de se pue­de disfrutar de una mag­ní­fi­ca pa­no­rá­mi­ca del alu­ci­nan­te ma­ci­zo de Els Ports, el Del­ta del Ebro y to­da la lí­nea de la cos­ta.

Tras el mi­ra­dor, es­te re­co­rri­do em­pren­de una ba­ja­da, cru­zan­do el in­te­rior del Del­ta del Ebro y ba­ña­da por pre­cio­sas ca­las, pla­yas – co­mo son las de L'am­po­lla, El Pe­re­lló y L'ametlla de Mar– y acan­ti­la­dos so­li­ta­rios que se abren ca­mino a nues­tros ojos.

CA­MINO NA­TU­RAL DEL EBRO Tam­bién lla­ma­do GR-99, es­te Ca­mino Na­tu­ral del Ebro, de­be su nom­bre a la im­por­tan­cia cul­tu­ral, so­cial y na­tu­ral de la que go­za el río Ebro, que in­cen­ti­vó a los prin­ci­pa­les ac­to­res del ex­cur­sio­nis­mo y del sen­de­ris­mo del Es­ta­do Es­pa­ñol a es­ta­ble­cer es­ta ru­ta, y que si­gue enamo­ran­do a aque­llos que la si­guen ac­tual­men­te.

Un sen­de­ro que re­co­rre el cur­so del río des­de su na­ci­mien­to en Fon­ti­bre has­ta su desem­bo­ca­du­ra, cer­ca de 950 ki­ló­me­tros di­vi­di­dos en 42 tra­mos que atra­vie­san di­fe­ren­tes Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, lo que per­mi­te co­no­cer di­fe­ren­tes cul­tu­ras, de­gus­tar di­fe­ren­tes pla­tos y en­ta­blar con­ver­sa­ción con lo­ca­les de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des. To­da una ex­plo­sión de des­cu­bri­mien­to.

El GR-99 for­ma par­te del pro­yec­to de sen­de­ros que ha si­do con­ce­bi­do co­mo una in­fra­es­truc­tu­ra es­pe­cial­men­te ap­ta pa­ra el ocio, el tu­ris­mo sos­te­ni­ble, el de­por­te y la edu­ca­ción. Y, es que, el Ca­mino Na­tu­ral del Ebro, fue el pri­me­ro de los gran­des ca­mi­nos de ri­be­ra cons­ti­tui­dos en el pro­yec­to “Red de Iti­ne­ra­rios Na­tu­ra­les” pro­mo­vi­do por el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te.

De­bi­do al au­ge y a la con­quis­ta de ca­da vez más ex­cur­sio­nis­tas emo­cio­na­dos por rea­li­zar es­ta ru­ta, la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Sen­de­ris­mo ha edi­ta­do la guía “Sen­de­ro de Gran Re­co­rri­do. En­tre Me­qui­nen­za y el Del­ta del Ebro. GR- 99. Sen­de­ro del Ebro”, un li­bro que re­co­ge las eta­pas de es­te ca­mino, pa­ra ser­vir co­mo he­rra­mien­ta de ayu­da a sus ca­mi­nan­tes.

ESTELS DEL SUD

Una ru­ta que ofre­ce a aque­llos ex­cur­sio­nis­tas cu­rio­sos y enamo­ra­dos de la na­tu­ra­le­za, in­tere­sa­dos en co­no­cer to­da la di­ver­si­dad que es­con­de es­te te­rri­to­rio, ya que, el ma­ci­zo de Els Ports des­ta­ca por su va­ria­do pai­sa­je don­de se pue­de apre­ciar pi­na­res, en­ci­nas, cam­pos de cul­ti­vo, zo­nas irre­gu­la­res, al­ti­plano…

El re­co­rri­do cuen­ta con cer­ca de 100 ki­ló­me­tros y es­tá se­ña­li­za­do con es­tre­llas azu­les, en ho­nor a su nom­bre Es-

tels del Sud (Es­tre­llas del Sur). Se di­vi­de en cin­co eta­pas des­de las cua­les se pue­de ini­ciar la mar­cha in­di­fe­ren­te­men­te, ya que pa­ra con­se­guir la ca­mi­se­ta de Estels del Sud, el ex­cur­sio­nis­ta de­be­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.