Su­ge­ren­cias

Aire Libre - - Sumario - Por VA­LEN­TI­NE BE­NOIT

Ideas Ac­ti­vas

Des­cen­so de ba­rran­cos Pi­ri­neos y Sie­rra de Gua­ra

Cuan­do la nie­ve se de­rri­te em­pie­za la tem­po­ra­da de des­cen­so de ba­rran­cos en Pi­ri­neos y Sie­rra de Gua­ra en Ara­gón Aven­tu­ra. fue una de las ac­ti­vi­da­des que co­men­za­mos a desa­rro­llar ha­ce 35 años y que más nos gus­ta prac­ti­car aho­ra. El des­cen­so de ba­rran­cos es una ac­ti­vi­dad de aven­tu­ra y na­tu­ra­le­za que hay que prac­ti­car con se­gu­ri­dad de la mano de los guías de ba­rran­cos de Ara­gón Sven­tu­ra ( téc­ni­cos de­por­ti­vos en des­cen­so de ba­rran­cos ti­tu­la­dos). El re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble es sa­ber na­dar; el res­to de co­no­ci­mien­tos los apren­de­re­mos al ini­cio y du­ran­te la ac­ti­vi­dad. Di­fe­ren­tes ni­ve­les en fun­ción de la lon­gi­tud, rá­pe­les y ni­vel de aguas (ni­ve­les i, ii y ii) per­mi­ten una pro­gre­si­vi­dad en la prác­ti­ca del des­cen­so de ba­rran­cos. Es­ta ac­ti­vi­dad la po­de­mos ha­cer en familia, con ami­gos o en gru­po, en los pi­ri­neos o en sie­rra de gua­ra os re­ci­bi­re­mos, en­se­ña­re­mos y guia­re­mos. Más in­for­ma­ción: 974362996 o www.ara­go­na­ven­tu­ra.es

Tu­ris­mo de aven­tu­ra en To­ro

To­ro,co­no­ci­da por ser una ciu­dad his­tó­ri­ca y mo­nu­men­tal, es­con­de es sus aden­tros un sin­fín de po­si­bi­li­da­des pa­ra el via­je­ro. Es­ta ciu­dad ofre­ce al tu­ris­ta una in­men­sa ri­que­za na­tu­ral por des­cu­brir. Ro­dea­da de bo­de­gas y vi­ñe­dos, ar­bo­le­das, pra­dos y tie­rras de cul­ti­vo re­ga­das por el río Due­ro, es­ta lo­ca­li­dad es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra disfrutar de una op­ción de ocio al­ter­na­ti­va con la que des­co­nec­tar del bu­lli­cio de las ciu­da­des y disfrutar de la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro.

A pe­sar de su re­cien­te de­no­mi­na­ción, el tu­ris­mo de aven­tu­ra ha su­fri­do un im­por­tan­te cre­ci­mien­to du­ran­te los úl­ti­mos años de­bi­do a las ga­nas por par­te del ex­cur­sio­nis­ta de disfrutar de nue­vas e in­creí­bles ex­pe­rien­cias. Y es que al­gu­nos via­je­ros bus­can com­ple­tar su via­je con ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes que con­vier­tan la aven­tu­ra en una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble. Pa­ra ellos aven­tu­re­ros, To­ro ofre­ce una nue­va pro­pues­ta de ocio pa­ra la pri­ma­ve­ra y el ve­rano. Paint­ball, des­cen­sos en ca­noa, pa­seos en glo­bo o vue­los en pa­ra­pen­te son al­gu­nas de las op­cio­nes con las que po­der des­cu­brir, des­de un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te al ha­bi­tual, es­te te­rri­to­rio.

Pa­ra los que deseen des­en­tra­ñar la be­lle­za de los pa­ra­jes cas­te­lla­nos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te To­ro pro­po­ne un pa­seo en­tre nu­bes y vi­ñe­dos con tres ti­pos de vue­los di­fe­ren­tes des­de 100 eu­ros por per­so­na (30 mi­nu­tos). La per­fec­ción pai­sa­jís­ti­ca de la zo­na apa­sio­na a los aman­tes del sen­de­ris­mo que pue­den disfrutar de al­gu­na de las múl­ti­ples ru­tas que ofre­ce la zo­na. En ellas los ca­mi­nan­tes po­drán con­tem­plar ani­ma­les tan ca­rac­te­rís­ti­cos de la zo­na, co­mo lo­bos, cier­vos, ja­ba­líes y gran di­ver­si­dad de aves en su me­dio na­tu­ral. Y pa­ra los fa­ná­ti­cos de la adre­na­li­na y las si­tua­cio­nes límite, na­da me­jor pa­ra des­car­gar ten­sio­nes que un des­cen­so en ca­noa por los ríos, em­bal­ses y la­gos de la pro­vin­cia de Za­mo­ra. Ade­más, pa­ra quie­nes quie­ran disfrutar de la com­pa­ñía de ami­gos o fa­mi­lia­res y di­ver­tir­se rea­li­zan­do al­gu­na ac­ti­vi­dad en gru­po, exis­ten nu­me­ro­sas op­cio­nes pa­ra rea­li­zar paint­ball en la zo­na des­de 25 eu­ros por per­so­na la par­ti­da. Más in­for­ma­ción: www.to­roay­to.es

La Man­ga Club, un ex­clu­si­vo pa­raí­so pa­ra los afi­cio­na­dos al de­por­te

Golf,te­nis, fút­bol, sen­de­ris­mo, run­ning, bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña, bu­ceo, pa­seos a ca­ba­llo... La Man­ga Club ofre­ce un des­tino ideal pa­ra aque­llos que quie­ren disfrutar del de­por­te y de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, en un en­torno de na­tu­ra-

le­za y cli­ma­to­lo­gía pri­vi­le­gia­da. Ba­jo el sol me­di­te­rrá­neo en la cos­ta de Mur­cia, el ex­clu­si­vo com­ple­jo reúne alo­ja­mien­to, en­tre­te­ni­mien­to, re­lax y bue­na gas­tro­no­mía en sus 566 hec­tá­reas. Jun­to al Par­que Re­gio­nal de Cal­blan­que y el mar Me­di­te­rrá­neo, La Man­ga Club es un des­tino de va­ca­cio­nes en el que na­tu­ra­le­za y de­por­te se com­bi­nan pa­ra pro­po­ner mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des de ocio y en­tre­te­ni­mien­to al ai­re li­bre. Ideal pa­ra aque­llos que no quie­ren re­nun­ciar a prac­ti­car sus de­por­tes fa­vo­ri­tos en su tiem­po li­bre o que les gus­ta­ría po­der dis­fru­tar­los en un en­torno na­tu­ral, es­te ex­clu­si­vo com­ple­jo per­mi­te rea­li­zar ca­si cual­quier ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, pa­ra to­dos los gus­tos y pa­ra cual­quier miem­bro de la familia. Con una ex­ten­sión de 566 hec­tá­reas, La Man­ga Club cuen­ta con tres cam­pos de golf de 18 ho­yos, ca­da uno con su pro­pia per­so­na­li­dad, un cen­tro de te­nis con 28 pis­tas, ocho cam­pos de fút­bol ta­ma­ño FIFA, pe­ro tam­bién ins­ta­la­cio­nes pa­ra ju­gar al crí­quet o al rugby, en­tre otros de­por­tes. El re­sort dis­po­ne de di­ver­sas aca­de­mias con dis­tin­tos ni­ve­les, tan­to pa­ra adul­tos co­mo pa­ra ni­ños, e in­clu­so, un Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to con ser­vi­cios de me­di­ci­na de­por­ti­va, nu­tri­ción, en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo, en­tre otros. La zo­na tie­ne una cli­ma­to­lo­gía pri­vi­le­gia­da, con más de 350 días de sol al año, por lo que per­mi­te rea­li­zar to­do ti­po de ac­ti­vi­da- des al ai­re li­bre: ru­tas de sen­de­ris­mo, bi­ci­cle­ta, run­ning, pa­seos a ca­ba­llo en el Par­que Re­gio­nal de Cal­blan­que, etc. Pa­ra re­fres­car­se, sus ins­ta­la­cio­nes in­clu­yen va­rias pis­ci­nas, y su Well­ness Cen­tre, con gim­na­sio, el Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to y un Spa de 2.000 m2. Otra de las al­ter­na­ti­vas es pa­sar un agra­da­ble día de pla­ya en su Ca­la en el Mar Me­di­te­rrá­neo o en una de las di­ver­sas pla­yas vír­ge­nes que hay a es­ca­sos ki­ló­me­tros per­te­ne­cien­tes al Par­que Re­gio­nal de Cal­blan­que, par­que na­tu­ral pro­te­gi­do. Tam­bién, ofre­ce una gran ofer­ta de ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas, co­mo el bu­ceo en la re­ser­va ma­ri­na de Is­las Hor­mi­gas en Ca­bo de Pa­los, re­ser­va ma­ri­na pro­te­gi­da y uno de los me­jo­res des­ti­nos pa­ra bu­cear en Es­pa­ña. Pa­ra re­po­ner fuer­zas, el com­ple­jo po­ne a dis­po­si­ción de sus hués­pe­des más de 15 ba­res y res­tau­ran­tes con pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas pa­ra los pa­la­da­res más exi­gen­tes, con una va­ria­da ofer­ta. Des­de pla­tos que pue­den trans­por­tar­te a la In­dia o al Lí­bano, has­ta las re­ce­tas más tra­di­cio­na­les de nues­tro país, La Man­ga Club cuen­ta con gas­tro­no­mía tan­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die.

To­do ello, con to­das las co­mo­di­da­des el ex­clu­si­vo re­sort ofre­ce alo­ján­do­se en el ho­tel Prín­ci­pe Fe­li­pe 5*, que per­mi­te vi­vir una inol­vi­da­ble es­tan­cia en una de sus lu­jo­sas 192 ha­bi­ta­cio­nes di­se­ña­das pen­san­do en el má­xi­mo con­fort, o en los apar­ta­men­tos Las Lo­mas Vi­lla­ge 4*, de 1, 2 y 3 dor­mi­to­rios (de 50 a 150 m2) y ha­bi­ta­cio­nes pa­no­rá­mi­cas de 37 m2, si­tua­dos en la co­li­na, con vis­tas al re­sort y ser­vi­cio de ho­tel con una lo­ca­li­za­ción pri­vi­le­gia­da jun­to al spa.

Alo­jar­se en un ho­tel tro­glo­di­ta ca­va­do en la ro­ca, pa­ra unas va­ca­cio­nes in­só­li­tas en familia

Va­ca­cio­nes in­só­li­tas con los más pe­que­ños en el In­so­li­te by Lo­gis Ho­tel Ro­ca­mi­no­ri, un ho­tel tro­glo­di­ta con ha­bi­ta­cio­nes ca­va­das en la ro­ca que sor­pren­de­rá, por su his­to­ria y magia, a pe­que­ños y gran­des. Ubi­ca­do en el pue­blo tro­glo­di­ta de Ro­che­me­nier, el ho­tel es el en­cla­ve per­fec­to pa­ra vi­si­tar un con­jun­to tro­glo­di­ta for­ma­do por an­ti­guas gran­jas, una sa­la co­mún y una ca­pi­lla. Con 20 sa­las dis­tri­bui­das en una hec-

tá­rea, es un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra sa­lir a des­cu­brir em­pla­za­mien­tos tro­glo­di­tas en la lla­nu­ra o disfrutar en el zoo­ló­gi­co Bio­parc de Doué la Fon­tai­negh, con más de 700 es­pe­cies de ani­ma­les. Ade­más, a tan só­lo 26 km del ho­tel se en­cuen­tra la be­lla Sau­mur y su cas­ti­llo que do­mi­na la ciu­dad, con cir­cui­tos pa­ra bi­ci­cle­tas pa­ra re­co­rrer el Loi­ra. El ho­tel es­tá uni­do por pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos con un res­tau­ran­te de «fouées», es­pe­cia­li­da­des re­gio­na­les de pa­nes pe­que­ños re­cién sa­li­dos del horno de le­ña, tra­di­cio­nal­men­te cu­bier­tos de man­te­qui­lla sa­la­da, ri­llet­tes, fri­jo­les o que­so de ca­bra. In­so­li­te by Lo­gis des­de 110 la no­che.

Alo­jar­se en un an­ti­guo cha­lé de ca­za en los jar­di­nes de un cas­ti­llo

¿Có­mo se­ría alo­jar­se en un an­ti­guo cha­lé de ca­za? Es­ta aco­ge­do­ra op­ción de alo­ja­mien­to es una de las que ofre­ce el Mai­son by Lo­gis Châ­teau De Beau­re­gard pa­ra aco­ger a las fa­mi­lias y se en­cuen­tra ubi­ca­da en el par­que ar­bo­la­do del cas­ti­llo de Beau­re­gard, una ele­gan­te ca­sa se­ño­rial del si­glo XIX en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Saint- Gi­rons. Con ca­pa­ci­dad pa­ra 6 per­so­nas, for­ma par­te de Mai­sons by Lo­gis, que agru­pa ba­jo la mis­ma mar­ca apar­ta­men­tos, ca­sas y vi­llas pri­va­das pa­ra disfrutar de una li­ber­tad to­tal sin re­nun­ciar a los ser­vi­cios y ame­ni­ties de un ho­tel. Los hués­pe­des tam­bién dis­fru­ta­rán de su pis­ci­na, de la sombra de los ár­bo­les y de la luz de es­te pre­cio­so lu­gar, ro­dea­do por 2,5 hec­tá­reas de par­que. Asi­mis­mo, el ho­tel tam­bién cuen­ta con un spa que des­ta­ca por sus cui­da­dos de al­ta ga­ma y un res­tau­ran­te, Au­ber­ge d’an­tan, don­de disfrutar de una co­ci­na al fue­go de le­ña con se­cre­tas re­ce­tas fa­mi­lia­res ela­bo­ra­das con los pro­duc­tos de su pro­pio huer­to. Mai­son by Lo­gis des­de 155 € la no­che.

Pa­ra quie­nes va­ca­cio­nes es si­nó­ni­mo de pla­ya

En­tre el Par­que Na­tu­ral del Mont­gó y la Re­ser­va Ma­ri­na del Ca­bo de San An­to­nio, a po­cos me­tros del mar, se en­cuen­tra el Lo­gis d'ex- cep­tion Ho­tel Les Ro­tes, un lu­gar tran­qui­lo pa­ra des­can­sar en familia en ple­na na­tu­ra­le­za. A tan só­lo unos pa­sos se en­cuen­tra la ca­la de la Pun­ta Ne­gra, una pla­ya de ro­ca, aguas trans­pa­ren­tes y gran ri­que­za ma­ri­na, don­de rea­li­zar snor­kel, ka­yak o sim­ple­men­te to­mar el sol. Los más pe­que­ños dis­fru­ta­rán de la pis­ci­na, las bi­ci­cle­tas y los quads, mien­tras que los ma­yo­res en­con­tra­rán sus mo­men­tos de re­lax en el spa y en el Res­tau­ran­te Pun­ta Ne­gra, don­de de­gus­tar los pla­tos tra­di­cio­na­les de la zo­na. Ha­bi­ta­ción des­de 101€ la no­che.

Va­ca­cio­nes en la mon­ta­ña an­do­rra­na

Des­cu­bre una de las zo­nas de bu­ceo más im­pre­sio­nan­tes de la cos­ta Me­di­te­rrá­nea, ven a bu­cear en las pa­re­des de Ca­bo Ti­ño­so, en los ba­jos de la Bahía de Ma­za­rrón, en sus pe­cios, sus gru­tas y cue­vas sub­ma­ri­nas. Ubi­ca­do en el va­lle de Or­dino, en el co­ra­zón del Par­que Na­tu­ral de Sor­teny, el Lo­gis Ho­tel Res­tau­rant Co­ma, uno de los pri­me­ros es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros en An­do­rra, es el si­tio per­fec­to pa­ra disfrutar de la mon­ta­ña en familia. Ro­dea­do por ca­mi­nos de mon­ta­ña, pis­tas pa­ra BTT y cir­cui­tos de bi­ci­cle­ta en ca­rre­te­ra, el ho­tel ofre­ce es­pa­cio­sas ha­bi­ta­cio­nes con ca­pa­ci­dad pa­ra has­ta 6 per­so­nas y equi­pa­das con ba­ñe­ras de hi­dro­ma­sa­je pa­ra su­mer­gir­se en un ba­ño de re­lax. Con vis­tas a las ci­mas an­do­rra­nas, las ha­bi­ta­cio­nes se com­ple­men­tan con un sa­lón con una gran chi­me­nea, un bar y un res­tau­ran­te con una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca ele­gan­te ba­sa­da en pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad. En el ex­te­rior, gran­des y pe­que­ños dis­fru­ta­rán de sus gran­des jar­di­nes, dos pis­tas de te­nis, mi­ni-golf y pis­ci­na. Ha­bi­ta­ción des­de 80 la noch.e

5 Ru­tas de sen­de­ris­mo por el va­lle de Com­plu­do, León

En su afán por pro­mo­cio­nar y po­ner en va­lor el in­creí­ble Va­lle de Com­plu­do, la em­pre­sa Vi­ta Na­tu­ra et Le­gen­da ha lle­va­do a ca­bo una se­rie de in­ter­ven­cio­nes con­sis­ten­tes en la co­lo­ca­ción de car­te­les in­for­ma­ti­vos y se­ña­les que per­mi­ti­rán al vi­si­tan­te des­cu­brir al­gu­nas de las ru­tas más es­pec­ta­cu­la­res de es­te va­lle de la Te­bai­da Ber­cia­na. A par­tir de aho­ra co­no­cer el Va­lle de Com­plu­do se con­ver­ti­rá en una ex­pe­rien­cia más com­ple­ta y a la vez más sen­ci­lla gra­cias a la ini­cia­ti­va que ha lle­va­do a ca­bo es­ta em­pre­sa en­car­ga­da de ges­tio­nar la He­rre­ría de Com­plu­do. Ini­cia­ti­va lle­va­da a ca­bo en co­la­bo­ra­ción con el Ayun­ta­mien­to de Ponferrada, que ha con­sis­ti­do en la co­lo­ca­ción de una se­rie de pa­ne­les in­for­ma­ti­vos y se­ña­les in­di­ca­do­ras que fa­ci­li­ta­rán los pa­seos de sen­de­ris­mo por los ca­mi­nos de es­ta zo­na del sur de la co­mar­ca de el Bierzo, así co­mo la de co­no­cer con de­ta­lle al­gu­nos de los pun­tos de in­te­rés que nos en­con­tra­re­mos a lo lar­go de nues­tra ex­cur­sión.

En la entrada de Es­pi­no­so de Com­plu­do se ha co­lo­ca­do un gran pa­nel de­ta­llan­do las cua­tro ru­tas cir­cu­la­res que par­ten de la lo­ca­li­dad, sen­das que nos lle­van a la He­rre­ría de Com­plu­do, a las Puen­tes de Mal­pa­so y al pue­blo de San Cris­tó­bal de Val­due­za. En di­cho car­tel ade­más de un ma­pa y el per­fil to­po­grá­fi­co de ca­da una de las ru­tas, se in­clu­yen fo­to­gra­fías de flo­ra y fau­na así co­mo de al­gu­nos de los pun­tos de in­te­rés que nos en­con­tra­re­mos por el ca­mino e in­for­ma­ción de­ta­lla­da de la mis­ma. Por otro la­do en la Ta­ber­na Tem­pla­ría de Es­pi­no­so nos da­rán to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra rea­li­zar la ru­ta que ha­ya­mos ele­gi­do, y si nues­tra vi­si­ta coin­ci­de con el me­dio­día po­dre­mos de­gus­tar una sa­bro­sa co­mi­da me­die­val. Otra de las zo­nas se­ña­li­za­das es la que nos lle­va has­ta la mis­ma he­rre­ría. En­tre la ca­rre­te­ra y es­ta ma­ra­vi­lla de la in­ge­nie­ría hi­dráu­li­ca nos en­con­tra­re­mos con tres pa­ne­les que nos mues­tran en pri­mer lu­gar la Es­ta­ca­da, usa­da pa­ra des­viar el agua ne-

ce­sa­ria pa­ra po­ner en mar­cha la he­rre­ría, así co­mo los ma­te­ria­les con que es­ta rea­li­za­da la com­puer­ta y su fun­cio­na­mien­to. Com­puer­ta que el he­rre­ro abre y cie­rra en fun­ción de las ne­ce­si­da­des. Un po­co más arri­ba nos en­con­tra­mos con otro pa­nel que nos mues­tra un pe­que­ño acue­duc­to ele­va­do por en­ci­ma del río y cons­trui­do en el pa­sa­do pa­ra abas­te­cer de agua a va­rios pra­dos que se en­con­tra­ban aguas aba­jo. Por úl­ti­mo, po­co an­tes de la he­rre­ría un ter­cer car­tel que nos da la bien­ve­ni­da, ha­cien­do un pe­que­ño re­cor­da­to­rio y ho­me­na­je a las dos an­te­rio­res generaciones de he­rre­ros y un cro­quis ex­pli­can­do co­mo era la ela­bo­ra­ción del car­bón ve­ge­tal uti­li­za­do en el pa­sa­do pa­ra ali­men­tar el fue­go. To­dos ellos acom­pa­ña­dos de fo­to­gra­fías alu­si­vas a ca­da uno de los pun­tos de in­te­rés. Con es­ta nue­va ini­cia­ti­va de Vi­ta Na­tu­ra et Le­gen­da, unida a las mu­chas rea­li­za­das en años an­te­rio­res, se pre­ten­de ade­más de ha­cer más fá­cil la vi­si­ta, mos­trar al po­ten­cial tu­ris­ta una de las zo­nas más in­tere­san­tes de la geo­gra­fía leo­ne­sa, un va­lle re­ple­to de rin­co­nes que nos sor­pren­de­rán, don­de la na­tu­ra­le­za es el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta y don­de la his­to­ria tie­ne tam­bién un ca­pí­tu­lo des­ta­ca­do. Si quie­res re­ci­bir más in­for­ma­ción pue­des so­li­ci­tar­la lla­man­do a los si­guien­tes nú­me­ros de te­lé­fono: 646 973 985 (Mar­ta) / 661 250 756 (Juan Car­los) / 987 057 873 (Ta­ber­na Tem­pla­ría de Es­pi­no­so) o email a: vi­ta­na­tu­raetle­gen­[email protected] o ta­ber­na­tem­pla­riaes­pi­no­[email protected]

Is­lan­dia Ex­press

El cir­cui­to Is­lan­dia Ex­press es uno de los pre­fe­ri­dos de nues­tros clien­tes e in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de con­du­cir por el al­ti­plano del in­te­rior de Is­lan­dia, la pis­ta de Kjö­lur. Des­cu­bre la magia de la na­tu­ra­le­za, los pai­sa­jes ma­jes­tuo­sos y el ca­rác­ter úni­co de Is­lan­dia. La du­ra­ción del via­je es de 8 días y 7 no­ches. Es­ta­rás en 5 ho­te­les di­fe­ren­tes al­re­de­dor de la is­la y 2 no­ches en la ca­pi­tal, Reyk­ja­vík. Si quie­res se pue­den in­cluir no­ches adi­cio­na­les en Reyk­ja­vík. El alo­ja­mien­to pue­de ser en ha­bi­ta­ción con ba­ño o sin ba­ño, lo cual es ideal pa­ra los que desean disfrutar de Is­lan­dia de una for­ma más eco­nó­mi­ca.via­ka­re­mos al Par­que Na­cio­nal Thing­ve­llir, si­tio muy im­por­tan­te des­de va­rios pun­tos vis­ta: eco­ló­gi­co, geo­ló­gi­co e his­tó­ri­co, la ma­jes­tuo­sa cas­ca­da de Gull­foss, con­si­de­ra­da co­mo las más be­lla de Is­lan­dia, y la zo­na de Gey­sir don­de abun­dan las fuen­tes ter­ma­les. Con­du­ce por la cos­ta del sur, vi­si­tan­do las cas­ca­das de Skó­ga­foss y Sel­ja­lands­foss, las pla­yas ne­gras en Vík y el gla­ciar de Mýr­dals­jö­kull. Op­cio­nal: Ex­cur­sión en mo­tos El iti­ne­ra­rio con­ti­nua­rá a la re­gión de Kirk­ju­bæ­jar­klaus­tur, un área de una be­lle­za fas­ci­nan­te, ex­plo­ra el Par­que Na­cio­nal Skaf­ta­fell, un oa­sis ver­de en­cla­va­do al pie del gran gla­ciar Vat­na­jö­kull, y ro­dea­do de are­na ne­gra. Con­ti­nua­ción has­ta la la­gu­na gla­ciar de Jö­kul­sár­lón y lue­go has­ta el pue­blo pes­que­ro Höfn. Op­cio­nal: Ex­cur­sión en bar­co en la la­gu­na gla­ciar, Jö­kul­sár­lón. Ca­mi­na­ta por gla­ciar en la zo­na de Skaf­ta­fell. De­di­ca­re­mos una jor­na­da a pa­sar por los Fior­dos del Es­te, en­tre ma­jes­tuo­sas mon­ta­ñas y pue­blos pes­que­ros. Du­ran­te la ru­ta exis­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer una ex­cur­sión en bar­co has­ta la is­la de Pa­pey, don­de mi­les de frai­le­ci­llos ha­cen sus ni­dos du­ran­te el ve­rano, y vi­si­tar el fa­mo­so mu­seo de la Se­ño­ra Pe­tra Sveins­dót­tir, en Stöð­vaf­jö­rður, don­de se ex­po­ne una gran can­ti­dad de mi­ne­ra­les que ha ido co­lec­cio­nan­do a lo lar­go de su vi­da. Op­cio­nal: Ex­cur­sión en bar­co a la is­la de Pa­pey, el mu­seo de mi­ne­ra­les de la Se­ño­ra Pe­tra Sveins­dót­tir. Vi­si­ta­re­mos el al­ti­plano de Möð­ru­dal­sö­ræ­fi co­no­ci­do por su be­lle­za agres­te has­ta la cas­ca­da de Det­ti­foss con­si­de­ra­da la más cau­da­lo­sa de Eu­ro­pa. Vi­si­ta el ca­ñón de

Asbyr­gi que tie­ne la for­ma de he­rra­du­ra. Re­co­rri­do por la pe­nín­su­la de Tjör­nes has­ta el pue­blo pes­que­ro Hú­sa­vík. Op­cio­nal: Avis­ta­mien­to de ba­lle­nas des­de del puer­to de Hú­sa­vík. Vi­si­ta de los al­re­de­do­res del la­go My­vatn, si­tua­do en­tre vol­ca­nes, sul­fa­ta­ras y formaciones mag­má­ti­cas. Tam­bién se pue­den vi­si­tar las la­de­ras sul­fú­ri­cas de Ná­mas­ka­rð, con sus sor­pren­den­tes to­na­li­da­des, y la zo­na vol­cá­ni­ca de Kra­fla. Con­ti­nua­ción has­ta la cas­ca­da Goða­foss y lue­go has­ta la ca­pi­tal del nor­te, Aku­rey­ri, o has­ta el área de Ska­gaf­jö­rður. Via­je por la re­gión his­tó­ri­ca de Ska­gaf­jö­rður es­pe­cia­li­za­da en la cría y do­ma del ca­ba­llo is­lan­dés. No de­jes de vi­si­tar la gran­ja/ mu­seo de Glaum­bær, uno de los me­jo­res ejem­plos de la ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua de Is­lan­dia. Con­ti­nua­ción ha­cia la bahía de Hú­na­flói, pa­san­do la me­se­ta de Hol­ta­vö­rðuheiði, y lle­gan­do a Reyk­ja­vík en la tar­de. Otra op­ción se­ría via­jar por el al­ti­plano de Kjö­lur (se ne­ce­si­ta un vehícu­lo 4x4, y es­ta pis­ta só­lo se abre a par­tir de me­dia­dos de ju­nio), pa­san­do por la zo­na geo­tér­mi­ca de Hve­ra­ve­llir an­tes de se­guir has­ta Reyk­ja­vík. Op­cio­nal: Raf­ting por el río Ska­gaf­jö­rður, pa­seo a ca­ba­llo en Ska­gaf­jö­rður. Más in­for­ma­ción: www.pil­man.com

Pri­ma­ve­ra en Jas­per, Ca­na­dá

Enel co­ra­zón de Jas­per Sta­te Park, Jas­per es un pue­blo de mon­ta­ña ubi­ca­do en­tre las Ro­co­sas ca­na­dien­ses. Al­ber­ga la­gos cris­ta­li­nos, bos­ques fron­do­sos y ríos de gla­cia­res. No im­por­ta qué ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre eli­jan los via­je­ros, na­da su­pera la pri­ma­ve­ra en Jas­per.

El Par­que Na­cio­nal de Jas­per se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Al­ber­ta, Ca­na­dá. Es el par­que más sep­ten­trio­nal de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. El par­que es­tá con­for­ma­do por gla­cia­res, la­gos, cas­ca­das y mon­ta­ñas. La fau­na sal­va­je que se pue­de en­con­trar en el lu­gar in­clu­ye al­ces, re­nos, osos y ca­ri­búes. For­ma par­te del con­jun­to na­tu­ral de­no­mi­na­do Par­que de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas Ca­na­dien­ses que fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco en 1984.1 El par­que, en sí, es el me­nos vi­si­ta­do por los tu­ris­tas, pe­ro se pue­den rea­li­zar ex­cur­sio­nes or­ga­ni­za­das des­de el pue­blo de Jas­per pa­ra co­no­cer el la­go Beau­vert, el mon­te Rob­son - el pi­co más al­to de las mon­ta­ñas Ro­co­sas, 3.954 m de al­ti­tud-, el mon­te Edith Ca­vell, el te­le­fé­ri­co del mon­te Whistler, el la­go Pi­rá­mi­de, y el va­lle Ma­lign, con ex­cep­cio­na­les vis­tas al atar­de­cer. En es­te par­que se en­cuen­tra el gla­ciar At­ha­bas­ca, muy vi­si­ta­do y muy cer­cano al Par­que Na­cio­nal Banff. El cen­tro de in­for­ma­ción a vi­si­tan­tes del par­que se en­cuen­tra en el pue­blo de Jas­per, Al­ber­ta.

Ru­ta de los fa­ros de Fuer­te­ven­tu­ra en bi­ci­cle­ta

La ru­ta de los fa­ros en Fuer­te­ven­tu­ra, per­mi­te des­cu­brir mi­ra­do­res fas­ci­nan­tes y cu­rio­sos mu­seos, ade­más del mag­ne­tis­mo que tras­mi­ten es­tos re­fe­ren­tes de la na­ve­ga­ción. La ru­ta co­mien­za por el Fa­ro del Tos­tón, en Pun­ta Ba­lle­na (a cin­co ki­ló­me­tros de El Cotillo), que nos in­tro­du­ce en el Mu­seo de la Pes­ca Tra­di­cio­nal pa­ra que co­noz­ca­mos el es­tre­cho víncu­lo de los ha­bi­tan­tes de Fuer­te­ven­tu­ra con el mar des­de la prehis­to­ria. Tam­bién po­dre­mos rea­li­zar un re­co­rri­do ex­pli­ca­ti­vo por el ex­te­rior del fa­ro jun­to al mar, pa­ra apre­ciar la ri­que­za me­dioam­bien­tal del lu­gar y fi­nal­men­te su­bire­mos a una de las to­rres pa­ra ob­te­ner unas fa­bu­lo­sas vis­tas de la cos­ta. Fa­ro de Puer­to del Ro­sa­rio o de Pun­ta del Ga­vio­to. Ubi­ca­do en el te­rreno de unas an­ti­guas sa­li­nas, es el más mo­derno y sen­ci­llo de los fa­ros que ve­re­mos, de cons­truc­ción fun­cio­nal. Si se­gui­mos ha­cia el pun­to más cer­cano a

la cos­ta afri­ca­na, en un en­torno de acan­ti­la­dos y mi­ra­do­res de vér­ti­go se en­cuen­tra el Fa­ro de la En­ta­lla­da o de Pun­ta Lan­tai­lla. En reali­dad es un ae­ro­fa­ro, ya que tam­bién sir­ve pa­ra orien­tar a los avio­nes. Es­tá en el mu­ni­ci­pio de Tui­ne­je, a unos 6 ki­ló­me­tros del pue­blo de Las Pla­yi­tas y tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que fue el úl­ti­mo de los que se con­tru­yó en Ca­na­rias pa­ra ser ha­bi­ta­do (en 1953). A 200 me­tros so­bre el mar, nos sor­pren­de la pe­cu­liar ar­qui­tec­tu­ra em­pe­dra­da del fa­ro, así co­mo las im­pre­sio­nan­tes vis­tas. Con­ti­nua­mos ha­cia el ex­tre­mo me­ri­dio­nal de Fuer­te­ven­tu­ra, ha­cia el pai­sa­je vol­cá­ni­co del Par­que Na­tu­ral de Jan­día, un área de­sér­ti­ca en la pe­nín­su­la del mis­mo nom­bre, por don­de con­ta­ba Una­muno que va­ga­ban, en­tre so­le­da­des des­nu­das y des­nu­de­ces so­li­ta­rias, al­gu­nos pas­to­res. El Par­que tie­ne su cen­tro de in­ter­pre­ta­ción en el in­te­rior del fa­ro de la Pun­ta (ce­rra­do tem­po­ral­men­te por obras), cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo XIX. Con­tie­ne una ex­po­si­ción en su in­te­rior so­bre los fon­dos ma­ri­nos de la zo­na y los ce­tá­ceos que las ha­bi­tan, apren­de­mos so­bre las se­ña­les ma­rí­ti­mas y el pro­pio fa­ro, así co­mo so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­ló­gi­cas, la flo­ra y la fau­na del en­torno.

Cur­sos de bu­ceo re­crea­ti­vo

En Bu­ceo la He­rra­du­ra, Má­la­ga, nos ocu­pa­mos per­so­nal­men­te to­dos nues­tros cur­sos de bu­ceo re­crea­ti­vo, por­que no so­lo que­re­mos que apren­das sino que dis­fru­tes al má­xi­mo con to­da la se­gu­ri­dad y pro­fe­sio­na­li­dad que la ex­pe­rien­cia que te­ne­mos a tra­vés de mi­les de cur­sos nos ava­la. Ha­ce­mos es­pe­cial hin­ca­pié en tu se­gu­ri­dad y en cer­ti­fi­car­te cuan­do es­tés to­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra disfrutar de las ma­ra­vi­llas del mar sin nin­gún pe­li­gro. Por eso si con­si­de­ra­mos que ne­ce­si­tas más prác­ti­cas que las es­ta­ble­ci­das en ca­da cur­so las rea­li­za­rás sin cos­to al­guno has­ta cer­ti­fi­car­te. Rea­li­za­mos cur­sos pa­ra to­dos los ni­ve­les des­de el ni­vel ini­cial has­ta el de ins­truc­tor. Nos adap­ta­mos a tus ne­ce­si­da­des en días y ho­ra­rios. Te­ne­mos las me­jo­res ins­ta­la­cio­nes: So­mos el úni­co cen­tro con se­de en el puer­to de­por­ti­vo ma­ri­na del es­te con am­plias ins­ta­la­cio­nes y dos bar­cos a 10 me­tros de la puer­ta. Dis­po­ne­mos a de­más de otro cen­tro en la pla­ya de la He­rra­du­ra con pis­ci­na te­ma­ti­za­da, pa­ra que los días de mal tiem­po pue­das con­ti­nuar con tu en­tre­na­mien­to. To­do el en­tre­na­mien­to en aguas abier­tas lo rea­li­za­re­mos des­de bar­co. Y si ya tie­nes al­go de ex­pe­rien­cia bu­cean­do, ya es ho­ra de ir un paso más allá. Si sa­bes lo que es­pe­ras o ne­ce­si­tas del bu­ceo te ofre­ce­mos una se­rie de es­pe­cia­li­da­des acor­de con tus de­man­das. Flo­ta­bi­li­dad: Fun­da­men­tal si quie­res con- ver­tir­te en un gran bu­cea­dor, con­tro­la tus des­cen­sos y as­cen­sos, te en­se­ña­re­mos que es el trim, prac­ti­ca­re­mos ale­teos más efi­ca­ces. To­do es­to te ayu­da­rá a sen­tir­te más có­mo­do, se­gu­ro y a con­su­mir me­nos ai­re en tus in­mer­sio­nes. Noc­tur­na: Por la no­che, to­do cam­bia al bu­cear una vez que cae el sol, la ac­ti­vi­dad del fon­do cam­bia, mu­chos se­res ca­zan de no­che la ac­ti­vi­dad se dis­pa­ra y po­drás des­cu­brir es­pe­cies que no ve­rás por el día. Tra­je se­co: Ex­pe­ri­men­ta la sen­sa­ción de no pa­sar frío, sal­drás de tu in­mer­sión to­tal­men­te se­co, te en­se­ña­re­mos a con­tro­lar es­te ti­po de tra­jes ba­jo el agua. Pro­fun­da: Si te apa­sio­na el azul y quie­res sa­ber que hay más aba­jo, és­te es tu cur­so, lle­ga has­ta el límite del bu­ceo re­crea­ti­vo 40 m. Te en­se­ña­re­mos a que pla­ni­fi­ques una in­mer­sión de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas con se­gu­ri­dad, a des­cu­brir los lí­mi­tes del bu­ceo sin des­com­pre­sión y te abri­rá una puer­ta al mun­do téc­ni­co. Ni­trox: Has­ta aho­ra ha­bías bu­cea­do con ai­re, quie­res des­cu­brir las ven­ta­jas del ni­trox, ¿quie­res alar­gar el tiem­po de fon­do de tu in­mer­sión o bu­cear más se­gu­ro? Es­te es tu cur­so, so­bre to­do si pla­ni­fi­cas ir­te a un cru­ce­ro de bu­ceo o ha rea­li­zar in­mer­sio­nes con­se­cu­ti­vas. Orien­ta­ción: Has­ta aho­ra siem­pre has ido con guía, cuan­do ter­mi­nas la in­mer­sión has vuel­to al bar­co y ¿no sa­bes có­mo? Apren­de a orien­tar­te ba­jo el agua, te en­se­ña­re­mos téc­ni­cas de orien­ta­ción pa­ra que no vuel­vas a per­der­te na­da. Ponte al dia: Lle­vas tiem­po sin bu­cear, no te en­se­ña­ron a uti­li­zar una bo­ya de mar­ca­ción u ol­vi­das­te co­mo fun­cio­na la brú­ju­la…

Más in­for­ma­ción: www.bu­ceo­lahe­rra­du­ra.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.