Gua­na­jua­to

LA GRAN RI­QUE­ZA DE UN DES­TINO

Aire Libre - - Sumario - Por PA­BLO RA­MÓN

El des­tino cul­tu­ral de Mé­xi­co

Gua­na­jua­to es ri­co, es afor­tu­na­do, es vi­bran­te. La fan­tás­ti­ca com­bi­na­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, his­tó­ri­cos, gas­tro­nó­mi­cos, ar­qui­tec­tó­ni­cos, y, por su­pues­to, cul­tu­ra­les que tie­ne Gua­na­jua­to, crea ex­pe­rien­cias ú­ni­cas e inol­vi­da­bles.

Gua­na­jua­to es un es­ta­do y es una ciu­dad. Cin­co re­gio­nes ro­dean a la ca­pi­tal y ca­da rin­cón gua­na­jua­ten­se pre­su­me de un pa­sa­do de es­plen­do­res y ra­za, de jus­ti­cia y or­gu­llo na­cio­nal. Hay mu­cha his­to­ria en nues­tro re­co­rri­do por Gua­na­jua­to, y mu­cha le­yen­da po­pu­lar. His­to­rias y le­yen­das que ha­cen de la len­gua de Cer­van­tes una he­rra­mien­ta que nos fa­ci­li­ta el via­je y la em­pa­tía.

El oro y la pla­ta que ex­plo­ta­ron los es­pa­ño­les en el si­glo XVI die­ron a luz la ciu­dad de Gua­na­jua­to, na­ci­da de tan­ta ri­que­za ines­pe­ra­da y ves­ti­da co­mo pa­ra ir de boda, que can­ta­ría Se­rrat. Por­que los pri­me­ros es­pa­ño­les lle­ga­dos a Mé­xi­co tra­za­ron y le­van­ta­ron una de las ciu­da­des más her­mo­sas del país. Que con la ciu­dad de San Mi­guel de Allen­de con­vier­ten al es­ta­do en el úni­co con dos Ciu­da­des Pa­tri­mo­nio de la UNESCO.

Hoy po­de­mos vi­si­tar in­clu­so las an­ti­guas mi­nas que die­ron es­plen­dor a la re­gión, y don­de un día hu­bo re­vuel­tas po­pu­la­res hoy nos inun­da la sen- sa­ción go­zo­sa de ca­mi­nar por el Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad que es des­de 1988.

Re­quie­re un tiem­po re­co­rrer to­do, y ésa es pa­ra mu­chos la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra de­jar ar­gu­men­tos pa­ra un pró­xi­mo via­je. Así que su­ge­ri­re­mos disfrutar sin pri­sas ca­da uno de los rin­co­nes que es­ta ciu­dad y sus re­gio­nes ofre­cen.

No­so­tros en es­te via­je pri­me­ro he­mos op­ta­do por disfrutar la ca­lle. El sim­ple ca­mi­nar o sa­lir a co­rrer por ellas es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Ca­lles em­pe­dra­das, igle­sias ma­jes­tuo­sas, ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal, ca­lles sub­te­rrá­neas, jar­di­nes y pla­zue­las en­mar­ca­das por ca­sas y cons­truc­cio­nes so­la­rie­gas. Una he­ren­cia de la épo­ca co­lo­nial que ha si­do con­ser­va­da y cui­da­da has­ta hoy, y por ello el re­co­no­ci­mien­to de la UNESCO y la elec­ción del pú­bli­co co­mo un des­tino fa­vo­ri­to en el país.

La Lo­ma de las Ra­nas

Ins­ta­la­da en el le­cho de un va­lle pro­fun­do y abrién­do­se lue­go ha­cia las la­de­ras, Gua­na­jua­to es una vi­lla ele­gan­te y se­ño­rial pe­ro al tiem­po her­mo­sa­men­te in­cum­pli­do­ra de los cá­no­nes del or­den ur­bano. Es así que pue­den flo­re­cer le­yen­das lo­ca­les co­mo la del Ca­lle­jón del Be­so, en el que dos

bal­co­nes de ace­ras opues­tas dis­tan só­lo 68 cen­tí­me­tros, fa­ci­li­tan­do to­do ti­po de li­ber­ta­des a la ima­gi­na­ción, siem­pre vin­cu­la­das a los amo­res, es­pe­cial­men­te a los im­po­si­bles.

Ella era Car­men, hi­ja úni­ca de pa­dre vio­len­to y cor­te­ja­da por Luis, mi­ne­ro po­bre de pue­blo cer­cano. Al des­cu­brir su amo­río, el pa­dre la en­ce­rró ame­na­zan­do con in­ter­nar­la en un con­ven­to. La re­ser­va­ba pa­ra bo­do­rrio con un hacendado es­pa­ñol. Car­men pi­dió a Brí­gi­da, su dama de com­pa­ñía, que le lle­va­ra una mi­si­va a Luis con las ma­las no­ti­cias. Y él de­ci­dió mu­dar­se a la ca­sa que es­ta­ba en­fren­te de la de su ama­da, una ca­sa con un bal­cón y un tra­mo de ca­lle tan an­gos­to que se po­día to­car con la mano la pa­red de en­fren­te.

Un día se en­con­tra­ban los enamo­ra­dos char­lan­do de bal­cón a bal­cón cuan­do es­cu­cha­ron dis­cu­tir al pa­dre de Car­men y a Brí­gi­da, que bus­ca­ba im­pe­dir que el amo en­tra­ra a la al­co­ba de su hi­ja. Por fin, el pa­dre pu­do en­trar, y al pre­sen­ciar la es­ce­na, cla­vó en­fu­re­ci­do un cu­chi­llo en el pe­cho de ella. La ro­mán­ti­ca y trá­gi­ca le­yen­da es un sím­bo­lo de la ciu­dad, y los tu­ris­tas vi­si­tan el Ca­lle­jón del Be­so y se­llan su pro­pio des­tino – bien di­fe­ren­te al de Car­men y Luis– be­sán­do­se en el ter­cer es­ca­lón.

Y hoy la le­yen­da nos ha sa­ca­do del ar­gu­men­to, por­que ha­blá­ba­mos de la Lo­ma de las Ra­nas que nos ha ser­vi­do de ex­cu­sa pa­ra ex­pli­car ese des­or­den de la ur­be an­ti­gua que tam­bién la ha­ce pe­cu­liar y sa­bro­sa. O sea, los edi­fi­cios se su­ce­den ha­cién­do­se no­tar unos por sus for­mas o di­men­sio­nes, y otros por el fas­to de sus fa­cha­das – palacios y ca­so­nas– en las que do­mi­na la pie­dra.

Es aquí que trae­mos a las ra­nas a nues­tro re­la­to, y es que al­gu­nos eti­mo- lo­gis­tas atri­bu­yen el nom­bre Gua­na­jua­to al vo­ca­blo ta­ras­co "Qua­nas­hua­to", tér­mino com­pues­to en don­de fi­gu­ran las raí­ces "Qua­nas" - ra­nas-, y "Huua­to" - lu­gar mon­tuo­so-. La par­tí­cu­la "To" in­di­ca abun­dan­cia de al­go, así que nos que­da Qua­nas­hua­to co­mo "lu­gar mon­tuo­so en don­de abun­dan las ra­nas”.

Y ca­be aña­dir más ex­pli­ca­ción, por­que la si­lue­ta del ba­tra­cio, vi­si­ble en el Ce­rro del Me­co en dos enor­mes ro-

cas mo­de­la­das a cau­sa de la ero­sión, lle­vó a los in­dios chi­chi­me­cas de la zo­na a ren­dir­les cul­to. Pro­ba­ble­men­te esa fue la ra­zón de su es­ta­ble­ci­mien­to en aquel lu­gar es­car­pa­do, pues la geo­gra­fía agres­te del lu­gar no era el si­tio ideal pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de una nue­va po­bla­ción. Y sin em­bar­go con el tiem­po, una vez que se es­ta­ble­cie­ron los es­pa­ño­les en la Nue­va Es­pa­ña, la ex­plo­ta­ción de mi­nas en la ac­tual Gua­na­jua­to da­rían la ri­que­za y es­plen­dor que han dis­tin­gui­do a la zo­na des­de la épo­ca co­lo­nial has­ta hoy.

Cer­van­tes en Gua­na­jua­to

Di­cho así lla­ma a en­ga­ño. Pe­ro Gua­na­jua­to nos mues­tra la hue­lla es­pa­ño­la del Si­glo de Oro más ge­nui­na de Mé­xi­co. Sus ca­lles y pla­zas si­guen sien­do re­fle­jo de la épo­ca y tal vez se tra­te de la ciu­dad en la que en­con­tra­mos la im­pron­ta es­pa­ño­la más pu­ra. Y los lu­ga­res pú­bli­cos de la ciu­dad son por ello idea­les co­mo tea­tros abier­tos, lo que ins­pi­ró al li­cen­cia­do En­ri­que Rue­las, di­rec­tor de Ar­te Dra­má­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Gua­na­jua­to, a to­mar co­mo es­ce­na­rio la Pla­za de San Ro­que en 1953 pa­ra una re­pre­sen­ta­ción de pie­zas ins­pi­ra­das en la obra de don Mi­guel de Cer­van­tes. Eso fue el ini­cio de una ya tra­di­ción co­no­ci­da co­mo los Entremeses Cer­van­ti­nos, y en 1972 evo­lu­cio­nó a Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cer­van­tino, cu­ya po­pu­la­ri­dad tras­cen­dió fron­te­ras y hoy es la mues­tra cul­tu­ral más im­por­tan­te de La­ti­noa­mé­ri­ca. En su pro­gra­ma, ca­da oc­tu­bre y no­viem­bre, se rea­li­zan obras de tea­tro, con­cier­tos, ex­po­si­cio­nes, per­for-

man­ces, ta­lle­res li­te­ra­rios y has­ta fe­ria de ar­te­sa­nías.

Sin du­da Gua­na­jua­to es­tá en­tre las ciu­da­des más en­can­ta­do­ras de Mé­xi­co el pú­bli­co de Trip Ad­vi­sor la eligió ha­ce años la ciu­dad fa­vo­ri­ta pa­ra vi­si­tar, y so­mos fe­li­ces de ca­mi­nar y ca­mi­nar, pues ese sa­ber vi­vir la ca­lle es un ar­te lo­cal, y va­mos a en­con­trar a to­das ho­ras un lu­gar pa­ra un ca­fé, disfrutar de un tin­to, co­mer o ce­nar en­vuel­tos en ese buen am­bien­te pú­bli­co.

Cul­tu­ra tam­bién en el pla­to Nos ha en­can­ta­do la cul­tu­ra gua­na­jua­ten­se en ge­ne­ral y la gas­tro­nó­mi­ca en par­ti­cu­lar, con las de­bi­das pre­cau­cio­nes con el pi­can­te, que pa­ra gour­mets de es­cue­la eu­ro­pea pue­de ser un be­mol erró­neo en la par­ti­tu­ra, un so­ne­to sin rima fi­nal. Pi­can­te ma non trop­po es un con­se­jo pa­ra pa­la­da­res del hu­so GMT.

La co­ci­na de to­do el es­ta­do te va a en­can­tar por la va­rie­dad de sus pla­ti­llos, por­que ca­da re­gión pre­su­me de ser ma­dre de gui­sos di­ver­sos. Por ejem­plo en Sa­la­man­ca es fa­mo­sa la bar­ba­coa de bo­rre­go o de chi­vo; en Co­mon­fort son fa­vo­ri­tos los no­pa­li­tos al pas­tor, las fri­tan­gas de po­bre, la so­pa de ra­bo, el ado­bo se­co y el co­lon­che, que es una be­bi­da fer­men­ta­da de aga­ve. En Ce­la­ya la ca­je­ta y los dul­ces de nuez des­ta­can por su sa­bor y en Do­lo­res Hi­dal­go sor­pren­de la va­rie­dad de sa­bo­res de sus nie­ves, en­tre ellos nie­ve de ca­ma­rón, te­qui­la, mo­le y elo­te. Tam­bién son fa­mo­sas en el es­ta­do las pa­cho­las gua­na­jua­ten­ses, el em­bu­ti­do al es­ti­lo de San Mi­guel de Allen­de, los tum­ba­go­nes, los chi­les pa­lo­mi­nos, la ge­la­ti­na de pa­vo y len­gua, las ro­sá­ceas y las so­pas de amor – que sue­nan bien–. Re­co­rrien­do los Pue­blos Má­gi­cos Pues­tos a es­co­ger, va­mos a re­co­rrer con un cal­za­do có­mo­do, los Cin­co Pue­blos Má­gi­cos de Gua­na­jua­to y una se­rie de ru­tas por su geo­gra­fía. Mi­ne­ral de Po­zos ha si­do el pri­me­ro de los pue­blos, el ori­gen de la ri­que­za re­gio­nal, sem­bra­do de man­sio­nes y gran­des edi­fi­cios que hoy, aún en rui­nas, ha­blan de su gran­de­za de an­ta­ño. El mis­te­rio de sus ti­ros de mi­nas, hoy aban­do­na­dos, lo con­vier­ten en un Pue­blo Má­gi­co im­per­di­ble.

Do­lo­res Hi­dal­go fue cu­na de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal, un mo­men­to cum­bre de la his­to­ria na­cio­nal, cuan­do el cu­ra Mi­guel Hi­dal­go - lue­go Pa­dre de la Pa­tria- lla­ma a lu­char por la li­ber­tad en 1810. Es sin­gu­lar por sus co­lo­ri­das ca­lle­jue­las y sus be­llas ar­te­sa­nías de Ta­la­ve­ra y sus nie­ves exó­ti­cas que se­du­cen a quie­nes las prue­ban.

En el fér­til Va­lle de Huat­zin­deo – Lu­gar de her­mo­sa ve­ge­ta­ción–, Sal­va­tie­rra nos sor­pren­de con su ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca con edi­fi­cios co­mo el tem­plo y el con­ven­to del Car­men. Es­tá con­si­de­ra­da la ter­ce­ra Ciu­dad Co­lo­nial del Es­ta­do de Gua­na­jua­to.

Fa­mo­sa por su enor­me la­gu­na y su por­ten­to­so mo­nas­te­rio del Si­glo XVI, Yu­ru­ria nos sor­pren­de con su La­goC­rá­ter, co­no­ci­do co­mo “La Jo­ya”, un vol­cán ex­tin­to en el que se ve­ne­ra a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe en una ima­gen

apa­re­ci­da en uno de sus pe­ñas­cos.

Por úl­ti­mo, Jal­pa de Cá­no­vas es un an­ti­guo po­bla­do fun­da­do en 1542, con un ai­re se­ño­rial en sus ca­lles de pie­dra na­tu­ral. De su pa­sa­do co­lo­nial lu­ce pre­cio­sos edi­fi­cios co­mo la Ha­cien­da de Jal­pa y el Tem­plo de la Mi­se­ri­cor­dia y en sus al­re­de­do­res do­mi­nan las gran­des no­ga­le­ras.

Y si el re­co­rri­do por ciu­da­des y pue­blos, no­pa­le­ras, cam­pos de aga­ve, vol­cán y la­gu­na se nos que­da cor­to, su­ge­ri­mos ter­mi­nar con un día en el gran Par­que Gua­na­jua­to Bi­cen­te­na­rio y su Área Ex­tre­ma, disfrutar de una ba­ta­lla de paint­ball, vi­vir la adre­na­li­na de los karts, po­ner­te a prue­ba en el mu­ro de es­ca­la­da y con­tem­plar to­do el com­ple­jo ba­jan­do por la ti­ro­li­na o rea­li­zar una de sus múl­ti­ples ru­tas co­mo la de los con­ven­tos, la de las mi­nas, la de la gas­tro­no­mía... o sus cir­cui­tos tam­bién te­m­ña­ti­cos. Que es­to tam­bién es Gua­na­jua­to ac­ti­vo.

Gua­na­jua­to en cua­tro cir­cui­tos

Cir­cui­to del No­pal En la co­mu­ni­dad de Val­tie­rri­lla, en Sa­la­man­ca, dis­fru­ta­rás de una ex­pe- rien­cia que te lle­va­rá por lo más re­cón­di­to y sor­pren­den­te del no­pal y sus de­ri­va­dos, a bor­do del trac­to­pal. Co­no­ce un plan­tío de no­pal or­gá­ni­co con su fa­mo­sa lom­bri­com­pos­ta, un par de pro­ce­sa­do­ras que ge­ne­ran cos­mé­ti­cos y es­ca­be­ches a par­tir del no­pal. Sa­bo­rea las de­li­cias de es­ta fa­mo­sa plan­ta con las co­ci­ne­ras tra­di­cio­na­les y sus de­li­cio­sas nie­ves de no­pal y xo­co­nostle. Dis­fru­ta­rás la me­xi­ca­ni­dad con es­te cir­cui­to ex­cep­cio­nal.

Cir­cui­to del Vino En los al­re­de­do­res de San Mi­guel de Allen­de y Do­lo­res Hi­dal­go se en­cuen­tran cua­tro ha­cien­das que in­te­gran el Cir­cui­to del Vino: Ran­cho To­yán, Ha­cien­da Dos Búhos, La San­tí­si­ma Tri­ni­dad y Cu­na de Tie­rra, en don­de pue­des vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca al re­co­rrer los vi­ñe - dos, de­gus­tar sus vinos y vi­si­tar sus es­plén­di­das ca­vas. Cir­cui­to del Te­qui­la En el su­r­oes­te, en los al­re­de­do­res de Pén­ja­mo y Cue­rá­ma­ro, se en­cuen­tra una zo­na pro­te­gi­da por la de­no­mi­na­ción de ori­gen pa­ra la pro­duc­ción de te­qui­la. Al lle­gar te en­con­tra­rás con la be­lle­za de los cam­pos de aga­ves, ma­jes­tuo­sas ha­cien­das e im­por­tan­tes bo­de­gas co­mo Te­qui­le­ra Co­rra­le­jo, Te­qui­le­ra Real de Pén­ja­mo, Te­qui­la Or­gu­llo de Pén­ja­mo, Te­qui­le­ra Real de Gua­na­jua­to y Tres Jo­yas, que vas a po­der vi­si­tar y en don­de te ex­pli­ca­rán to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción, ade­más de de­gus­ta­cio­nes de sus ex­ce­len­tes te­qui­las, cla­ro es­tá.

En el su­r­oes­te del es­ta­do de Gua­na­jua­to, sie­te mu­ni­ci­pios de Gua­na­jua­to cuen­tan con de­no­mi­na­ción de ori­gen: Aba­so­lo, Cue­rá­ma­ro, Ro­mi­ta, Pén­ja­mo, Hua­ní­ma­ro, Ma­nuel Do­bla­do, Pu­rí­si­ma del Rin­cón.

Cir­cui­to de la Fre­sa Ira­pua­to es la Ca­pi­tal Mun­dial de la Fre­sa, y por ello se ha or­ga­ni­za­do un cir­cui­to que per­mi­te co­no­cer al vi­si­tan­te el cul­ti­vo de es­ta fru­ta, re­co­rrer los cam­pos, de­gus­tar la fru­ta na­tu­ral y las múl­ti­ples apli­ca­cio­nes en pos­tres, pla­ti­llos y pro­duc­tos de be­lle­za. El re­co­rri­do in­clu­ye una vi­si­ta al zoo­ló­gi­co y al cen­tro de la ciu­dad.

Tu­ris­mo ac­ti­vo

Adre­na­li­na por tie­rra, agua y ai­re en cues­tión de mi­nu­tos...

A po­co más de una ho­ra de ca­mino, a só­lo cien ki­ló­me­tros a la re­don­da atra­ve­sa­re­mos sie­rras y va­lles, pe­da­lean­do o al ga­lo­pe. Des­cen­de­re­mos ca­ño­nes y ce­rros de ro­ca es­car­pa­da, atra­ve­sa­re­mos ve­re­das y ca­ña­das pa­ra aca­bar so­bre­vo­lan­do el pai­sa­je y los cie­los de la mi­tad del Es­ta­do en glo­bo, pa­ra­pen­te o pa­ra­caí­das. Un via­je to­tal al co­ra­zón de la aven­tu­ra más o me­nos ex­tre­ma. Tú eli­ges.

En Gua­na­jua­to, los afi­cio­na­dos al montañismo y la es­ca­la­da en ro­ca, tie­nen un in­sos­pe­cha­do pa­raí­so. Y es que Guan­jua­to po­see mu­ni­ci­pios con gran­des te­so­ros na­tu­ra­les y eco­tu­rís­ti­cos. Los vi­si­tan­tes, sin im­por­tar su edad o ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, pue­den go­zar de di­ver­ti­das ex­pe­di­cio­nes de mon­ta-

ña. Quie­nes de­ci­dan prac­ti­car la es­ca­la­da u otras ac­ti­vi­da­des más, re­la­cio­na­das con el tu­ris­mo de aven­tu­ra, pue­den con­tra­tar dis­tin­tos tours de­di­ca­dos a ello, que ofre­cen di­fe­ren­tes em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das de ser­vi­cios tu­rís­ti­cos de la co­mu­ni­dad.

Por otra par­te, gra­cias a sus con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas, Gua­na­jua­to brin­da a sus vi­si­tan­tes ex­ce­len­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra el rap­pel, pues­to que se en­cuen­tra en me­dio de ba­rran­cos, mon­ta­ñas y pa­ra­jes de ve­ge­ta­ción fron­do­sa de la Sie­rra Cen­tral y la im­pre­sio­nan­te cor­di­lle­ra de Los Al­tos, co­mo ejem­plo. En Gua­na­jua­to exis­ten dis­tin­tas agen­cias. que or­ga­ni- zan emo­cio­nan­tes ex­cur­sio­nes pa­ra rap­pel o es­ca­la­da en ro­ca, en es­tos es­ce­na­rios na­tu­ra­les pri­vi­le­gia­dos del te­rri­to­rio gua­na­jua­ten­se. Se tra­ta de pa­seos en­te­ra­men­te fa­mi­lia­res, que nos per­mi­ten des­cu­brir rin­co­nes con pin­tu­ras ru­pes­tres, cue­vas mis­te­rio­sas, res­tos de cons­truc­cio­nes prehis­pá­ni­cas, y otras mu­chas ma­ra­vi­llas, al tiem­po que se prac­ti­can ta­les ac­ti­vi­da­des fas­ci­nan­tes, li­ga­das a la es­pe­leo­lo­gía.

Los or­ga­ni­za­do­res de es­tos re­co­rri­dos pro­por­cio­nan a los via­je­ros to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra deam­bu­lar por tan agres­tes pa­ra­jes. In­clu­so, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, la co­mi­da es­tá in­clui­da, y así, se pue­den de­gus­tar ri­cos ali­men­tos tra­di­cio­na­les, en un am­bien­te na­tu­ral in­com­pa­ra­ble y así te­ner una vi­ven­cia tu­rís­ti­ca pa­ra el de­lei­te de to­dos los sen­ti­dos.

Los di­fe­ren­tes atrac­ti­vos na­tu­ra­les de Gua­na­jua­to, in­te­gran una oca­sión es­tu­pen­da pa­ra la prác­ti­ca de los más apa­sio­nan­tes de­por­tes y ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. De tal mo­do que, la ofer­ta tu­rís­ti­ca del es­ta­do de Gua­na­jua­to, se di­ver­si­fi­ca y com­ple­men­ta de ma­ne­ra fas­ci­nan­te, pa­ra así am­pliar su aba­ni­co de en­tre­te­ni­mien­to.

Quie­nes vi­si­ten Gua­na­jua­to pue­den es­tar se­gu­ros de que no só­lo van a en­con­trar una di­ná­mi­ca vi­da cul­tu­ral, si no ade­más, pa­ra­jes sil­ves­tres ex­tra­or­di­na­rios, pa­ra go­zar del eco­tu­ris­mo y el tu­ris­mo de aven­tu­ra.

PA­RA MÁS IN­FOR­MA­CIÓN: DA­TOS DE IN­TE­RÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.