Se­tú­bal

Aire Libre - - Sumario -

La bahía má­gi­ca de Por­tu­gal

En el su­r­es­te de Lisboa, a tan so­lo 50 ki­ló­me­tros, es­tá si­tua­do Se­tú­bal, en el Alen­te­jo por­tu­gués. Un mu­ni­ci­pio mo­derno que aún con­ser­va y va­lo­ra la cul­tu­ra y la his­to­ria de una re­gión don­de la di­ver­si­dad y la ca­li­dad son sus se­ñas de iden­ti­dad. En ca­da ca­lle, ca­da es­qui­na y ca­da ca­lle­jón hay tes­ti­mo­nios de una ri­ca his­to­ria que se re­fle­ja en un vas­to pa­tri­mo­nio edi­fi­ca­do –en­tre palacios, mu­seos, igle­sias, for­ti­fi­ca­cio­nes y fuen­tes–. Des­ta­can­do, el Con­ven­to de Je­sús, pa­tri­mo­nio na­cio­nal, y uno de los ejem­plos más re­le­van­tes de la ar­qui­tec­tu­ra ma­nue­li­na en el país. el For­te de São Fe­li­pe de Se­tú­bal, las mu­ra­llas de la ciu­dad (una de ori­gen me­die­val y otra del Si­glo XVI), y la Igle­sia San­ta Ma­ria da Graça a la que hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción. Por su par­te la na­tu­ra­le­za tam­bién tie­ne mu­cho que mos­trar, ava­la­da por el Par­que Na­cio­nal de la Sie­rra de la Arra­bi­da y la en­se­na­da del río Sa­do, la pri­me­ra en Por­tu­gal en unir­se al es­tric­to club de las bahías más her­mo­sas del mun­do –for­ma­do por me­nos de 40 lu­ga­res al­re­de­dor del mun­do–, Se­tú­bal tie­ne su en­can­to gas­tro­nó­mi­co par­ti­cu­lar, sien­do dos de los pla­tos más fa­mo­sos pla­tos ma­ri­nos, ba­sa­dos en pla­tos de pez asa­do, co­ci­do o al grill. Des­de sar­di­nas has­ta el fa­mo­so sal­mo­ne­te, que es tem­pe­ra­do con sal­sa a ba­se de hí­ga­do de pes­ca­do. Dos de los pla­tos ban­de­ra son las “Amei­joas à Bul­hão Pa­to” (al­me-

Ca­mi­nan­do por la ci­ma de la sie­rra de la Arrá­bi­da o na­ve­gan­do en el puer­to de­por­ti­vo siem­pre hay una ex­ce­len­te in­vi­ta­ción al des­cu­bri­mien­to y a la ex­pe­rien­cia. Mon­ta­ña y mar; el es­tua­rio del Sa­do y las pla­yas del atlán­ti­co con una de las bahías más bo­ni­tas del mun­do; los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos y las de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas; ha­cen de Se­tú­bal una re­gión úni­ca, lle­na de te­so­ros pa­ra ser brin­da­dos a sus vi­si­tan­tes. Por LA­RA ALON­SO

jas con ajo, ci­lan­tro y li­món) y las ca­ta­pla­nas, al­go pa­re­ci­do pe­ro con cual­quier in­gre­dien­te pro­téi­co ba­se he­cho en la “ca­ta­pla­na” un ins­tru­men­to de co­ci­na de ori­gen mo­ro. Pa­ra los pa­la­da­res dul­ces, la re­gión es fa­mo­sa por sus Tor­tas de Acei­te. A des­ta­car tam­bién los vinos sien­do un re­fe­ren­te los de la re­gión de Pal­me­la y Ba­cal­hôa. Ade­más de su gas­tro­no­mía, las ar­tes ma­ri­ne­ras y la in­dus­tria de fa­bri­ca­ción de bal­do­sas es­tán fuer­te­men­te pre­sen­tes en la iden­ti­dad cul­tu­ral de la po­bla­ción lo­cal.

NA­TU­RA­LE­ZA. LAS MA­RA­VI­LLAS DE LA TIE­RRA

El Es­tua­rio del Río Sa­do y el Par­que Na­cio­nal de la sie­rra de Arrá­bi­da do­tan a Se- tú­bal de dos es­ce­na­rios don­de la na­tu­ra­le­za mues­tra su má­xi­mo es­plen­dor. El Es­tua­rio del río Sa­do y su Re­ser­va Na­tu­ral, crea­da en 1980 y que abar­ca una su­per­fi­cie to­tal de más de 23 mil hec­tá­reas, es uno de los hu­me­da­les más gran­des de Por­tu­gal y una de las tres zo­nas de to­da Eu­ro­pa don­de se pue­de en­con­trar una co­mu­ni­dad per­ma­nen­te de del­fi­nes.

Un es­tua­rio ma­ra­vi­llo­so en el que el río Sa­do desem­bo­ca en el Océano Atlán­ti­co, ori­gi­nan­do una de las bahías más be­llas del mun­do. Igual­men­te, la Re­ser­va Na­tu­ral del Es­tuar rio de Sa­do es un eco­sis­te­ma im­por­ta tan­te pa­ra cien­tos de otras es­pe­cies a ani­ma­les. Hoy en día es un área de m mi­gra­ción y anida­ción pa­ra la mi­grac ción. Es un mu­seo vi­vo en una re­lac ción sim­bió­ti­ca con la na­tu­ra­le­za. L La zo­na de Mou­ris­ca en me­dio del e es­tua­rio del Sa­do es una de las ubic ca­cio­nes pri­vi­le­gia­das pa­ra la ob­serv va­ción de aves. Se­gún tem­po­ra­da es p po­si­ble ob­ser­var en­tre otras es­pe­cies, fla­men fla­men­cos, águi­las- sa­po o ci­güe­ñas blan­cas. El tu­ris­mo or­ni­to­ló­gi­co es ac­tual­men­te uno de los va­lo­res de es­ta zo­na del es­tua­rio, ha­bien­do aco­gi­do du­ran­te años

la "Ob­ser­va­na­tu­ra","Ob even­to que in­vo­lu­cra to­do un uni­ver­so de­di­ca­do a la ob­ser­va­ción de aves. Los gran­des even­tos de­por­ti­vos son fre­cuen­tes en el río Sa­do. Con­cur­so de ka­yak o de ve­la, com­pe­ti­cio­nes de na­ta­ción en aguas abier­tas acu­dien­do atle­tas de re­nom­bre mun­dial. El Par­que Na­cio­nal de la Sie­rra de Arrá­bi­da ofre­ce vis­tas que qui­tan el alien­to, mag­ní­fi­cas pla­yas y una se­rie de ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les. El par­que na­cio­nal de la Se­rra da Arrá­bi­da cu­bre 110 ki­ló­me­tros cua- dd dra­dos y se ex­tien­de­ti d des­ded d Se­tú­ba­lS túb l al es­te has­ta Ca­bo Es­pi­chel al oes­te. El par­que se ca­rac­te­ri­za por em­pi­na­das co­li­nas cu­bier­tas de den­sos ma­to­rra­les pe­ren­nes, que do­ta de una apa­rien­cia de ver­dor a la re­gión du­ran­te to­do el año, so­lo in­te­rrum­pi­do por el blan­co de la pre­sen­cia del Con­ven­to de Nues­tra Se­ño­ra de Arrá­bi­da. A lo lar­go de la lí­nea cos­te­ra, las co­li­nas se han ero­sio­na­do pa­ra for­mar ver­ti­gi­no­sas caí­das y gi­gan­tes­cos acan­ti­la­dos, sien­do el me­jor ejem­plo de es­to la par­ti­cu­lar­men­te ero­sio­na­da Sie­rra de Ris­co, un mag­ní­fi­co acan­ti­la­do de 380 me­tros de al­tu­ra que se p pre­ci­pi­ta so­bre el mar y que ofre­ce una exc clu­si­va vis­ta pa­no­rá­mi­ca del Atlán­ti­co. Las p pla­yas de la Se­rra da Arrá­bi­da son de agua c cris­ta­li­na y es­tán res­guar­da­das de las pot ten­tes olas o co­rrien­tes: Fi­guei­rin­ha –la más g gran­de–, Ga­la­pos, Ga­la­pin­hos, Crei­ro... O Otro hi­to en el par­que es la gru­ta de San­ta M Mar­ga­ri­da que ofre­ce una pers­pec­ti­va sing gu­lar de pie­dra Ani­cha, Arrá­bi­da y Troia. E En el in­te­rior, la pe­que­ña cue­va se mag­ni­fic ca por el ruido de las olas y se ad­mi­ran est ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, y los res­tos de un a al­tar que se eri­gió por la de­vo­ción po­pu­lar. A Aquí se en­con­tra­ron los res­tos más an­ti­guos de la pre­sen­cia hu­ma­na en las co­li­nas, que da­ta del Pa­leo­lí­ti­co In­fe­rior. Ob­ser­var de le­jos lo que se vi­ve de cer­ca, ir al en­cuen­tro de pai­sa­jes. a tra­vés de mi­ra­do­res na­tu­ra­les que apa­re­cen co­mo de la na­da a tra­vés de las cur­vas, eso es la Arrá­bi­da, de­te­ner­se ca­da cin­co mi­nu­tos pa­ra ser asom­bra­dos por tan mag­nas ex­pre­sio­nes de la na­tu­ra­le­za.

PA­RA MÁS IN­FOR­MA­CIÓN: DA­TOS DE IN­TE­RÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.