La odi­sea de la re­agru­pa­ción fa­mi­liar

▼ Adou lle­gó a Es­pa­ña es­con­di­do en una ma­le­ta. Su pa­dre le es­pe­ra­ba al otro la­do de la fron­te­ra, sin sa­ber que ha­bía de­ja­do a su hi­jo en ma­nos de una ma­fia. Aho­ra es­pe­ra a ser juz­ga­do co­mo tra­fi­can­te de per­so­nas. Su de­li­to fue la de­ses­pe­ra­ción de no de­jar

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar @csan­che­za­gui­lar

Al pa­dre de Adou le di­je­ron que le fal­ta­ban 56 eu­ros en su nó­mi­na pa­ra po­der aco­ger­se a su de­re­cho de traer­se a Es­pa­ña a su hi­jo de 7 años de Se­ne­gal. Aho­ra se en­fren­ta a un kaf­kiano jui­cio por trá­fi­co de per­so­nas.

El 7 de ma­yo del año 2015 una fo­to dio la vuel­ta al mun­do. Un es­cá­ner del pues­to fron­te­ri­zo de El Ta­ra­jal, en Ceu­ta, de­tec­tó la per­fec­ta si­lue­ta de un ni­ño de 7 años es­con­di­do en po­si­ción fe­tal den­tro de una ma­le­ta. Co­mo Jo­nás, di­ce el poe­ta Luis Gar­cía Montero en el pró­lo­go de Me lla­mo Adou, el li­bro que el pe­rio­dis­ta Ni­co­lás Cas­te­llano ha pu­bli­ca­do con su his­to­ria. «La so­cie­dad de hoy es el mons­truo que se tra­ga a Jo­nás –o Adou Nery Ouat­ta­ra– pe­ro ya no es el men­sa­je­ro en­car­ga­do de lle­var a Ní­ni­ve la sal­va­ción, sino un ni­ño que se jue­ga la vi­da por ir al en­cuen­tro con sus pa­dres». Es­ta ha­bría si­do una his­to­ria más de un me­nor no acom­pa­ña­do que bus­ca los es­con­di­tes más in­ve­ro­sí­mi­les pa­ra lle­gar a Es­pa­ña si no fue­ra por­que, 20 mi­nu­tos des­pués de ser es­ca­nea­do, un hom­bre ase­gu­ró a los po­li­cías que ese ni­ño era su hi­jo.

Alí Ouat­ta­ra era pro­fe­sor de Fran­cés y Fi­lo­so­fía en Abi­yán, la ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de Cos­ta de Mar­fil. Una no­che de 2005, cuan­do sa­lía de dar cla­se en un ins­ti­tu­to, va­rios mi­li­ta­res ar­ma­dos le pa­ra­ron en la ca­lle y le re­tu­vie­ron du­ran­te ho­ras. Fi­nal­men­te le de­ja­ron mar­char, pe­ro lo que le sal­vó la vi­da real­men­te fue no lle­var su do­cu­men­to de iden­ti­dad en­ci­ma. Si aque­llos hom­bres del Go­bierno de Gbag­bo hu­bie­ran sa­bi­do que su ape­lli­do, Ouat­ta­ra, coin­ci­día con el del prin­ci­pal opo­si­tor del pre­si­den­te –ac­tual man­da­ta­rio del país– «qui­zá nun­ca ha­bría re­gre­sa­do a ca­sa. Yo ja­más par­ti­ci­pé en ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, pe­ro el sim­ple he­cho de lle­var el mis­mo ape­lli­do me con­ver­tía en enemi­go», ex­pli­ca Alí en conversaci­ón con Al­fa y Ome­ga.

Tar­dó un día en po­ner­se a bus­car un vi­sa­do pa­ra cual­quier país eu­ro­peo, sien­do Es­pa­ña el des­tino fi­nal. Pa­ra lle­gar has­ta aquí se vio obli­ga­do a pa­sar por ma­nos de tra­fi­can­tes, fue ro­ba­do, en­ga­ña­do, mal­tra­ta­do… y to­do ello «le­jos de mi mu­jer y mis tres hi­jos, que se que­da­ron en Cos­ta de Mar­fil». Ocho años tu­vie­ron que pa­sar has­ta que Alí cum­plió los re­qui­si­tos pa­ra traer a Es­pa­ña a su fa­mi­lia. Con un tra­ba­jo fi­jo en una la­van­de­ría de la is­la de Fuer­te­ven­tu­ra y un pi­so al­qui­la­do en Puer­to del Ro­sa­rio, el mar­fi­le­ño ya po­día tra­mi­tar la re­agru­pa­ción fa­mi­liar de su mu­jer, Lu­cie, y de sus dos hi­jos pe­que­ños, Ma­riam y Adou. «No era tan fá­cil con Mi­chael, mi hi­jo ma­yor, por­que te­nía más de 18 años», ex­pli­ca con do­lor.

Por 56 miserables eu­ros

La pri­me­ra en lle­gar fue su mu­jer, en 2014. En abril de 2015 lle­ga­ría Ma­riam y, «si la De­le­ga­ción del Go­bierno en Ca­na­rias no hu­bie­ra he­cho una in­ter­pre­ta­ción ex­tre­ma de la ley de ex­tran­je­ría, Adou tam­bién po­dría ha­ber­se reuni­do con su fa­mi­lia sin ne­ce­si­dad de que sus pa­dres bus­ca­ran a la de­ses­pe­ra­da una vía irre­gu­lar pa­ra po­der traer al pe­que­ño», se­ña­la Ni­co­lás Cas­te­llano, au­tor del li­bro re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por Pla­ne­ta que cuen­ta la his­to­ria de es­ta fa­mi­lia. «Con una co­rrec­ta apli­ca­ción de la ley esa ima­gen nun­ca ten­dría que ha­ber­se pro­du­ci­do».

Pe­ro la nó­mi­na aportada por el pa­dre de fa­mi­lia no cu­bría el im­por­te re­que­ri­do pa­ra el sos­te­ni­mien­to de los cua­tro miem­bros que for­man la uni­dad fa­mi­liar, «y el cri­te­rio eco­nó­mi­co es el que pri­ma tras la re­for­ma de la ley de 2011», sos­tie­ne Cas­te­llano. A Alí le fal­ta­ban exac­ta­men­te 56 eu­ros al mes pa­ra lle­gar a los 1.331 que ne­ce­si­ta­ba acre­di­tar y, en es­te ca­so, «no se apli­có co­rrec­ta­men­te el re­gla­men­to, que ha­ce re­fe­ren­cia a que cuan­do ha­ya me­no­res de edad, se pue­de mi­no­rar la cuan­tía en aten­ción al in­te­rés del me­nor. Pe­ro la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca lo uti­li­za po­co en la prác­ti­ca», afir­ma San­tia­go Yer­ga, abo­ga­do de Pue­blos Uni­dos y ase­sor ju­rí­di­co de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de In­mi­gra­ción y Emi­gra­ción du­ran­te la re­dac­ción de la re­for­ma de la ley.

Una ma­dre de­ses­pe­ra­da

Las re­cu­rren­tes ne­ga­ti­vas a las pe­ti­cio­nes de los Ouat­ta­ra pa­ra po­der traer a Es­pa­ña al ben­ja­mín de la fa­mi­lia y la de­ses­pe­ra­ción de una ma­dre que, ca­da vez que lla­ma­ba a Abi­yán, es­cu­cha­ba a su hi­jo llo­rar y de­cir que no que­ría co­mer ni ir al co­le­gio, que que­ría es­tar con pa­pá y mamá, desem­bo­ca­ron en que Alí con­fia­ra en el

pri­mer ven­dehu­mo que le pro­me­tía con pas­mo­sa fa­ci­li­dad que lle­va­ría al ni­ño has­ta Es­pa­ña, eso sí, con un cos­te de 5.000 eu­ros, to­dos los aho­rros de un hom­bre tra­ba­ja­dor pa­ra la ca­sa fa­mi­liar que Alí so­ña­ba con cons­truir en su país.

Ni el ni­ño lle­gó a Ba­ra­jas, co­mo se le ha­bía pro­me­ti­do ni te­nía un vi­sa­do, ni si­quie­ra lle­gó a pi­sar sue­lo es­pa­ñol. A Adou le sol­ta­ron en Ca­sa­blan­ca (Ma­rrue­cos), y de allí lle­gó por vía te­rres­tre has­ta la fron­te­ra ceu­tí, don­de le me­tie­ron en una ma­le­ta, eso sí, de­jan­do una ren­di­ja pa­ra res­pi­rar. «Si un ni­ño me di­je­ra que quie­re ve­nir a Europa a es­tar con su fa­mi­lia, le di­ría que no lo hi­cie­ra co­mo yo, por­que pue­de mo­rir. Yo he te­ni­do suer­te, por­que Dios es­tu­vo con­mi­go y no tu­ve mie­do nun­ca», cuen­ta el pe­que­ño Adou en la in­tro­duc­ción del li­bro del pe­rio­dis­ta. El ni­ño, que na­rra su ex­pe­rien­cia en pri­me­ra per­so­na, re­cal­ca con una vi­sión pre­cla­ra que «le di­ría al Go­bierno es­pa­ñol y a to­dos los go­bier­nos de Europa que son idio­tas. Hay que de­jar ve­nir a los ni­ños que hu­yen de la gue­rra o de la mi­se­ria, es al­go que tie­ne que per­mi­tír­se­le a los ni­ños».

Con­de­na­do por trá­fi­co de per­so­nas

El ca­so de Adou dio la vuel­ta al mun­do gra­cias a la im­pac­tan­te fo­to. El Go­bierno es­pa­ñol, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ace­le­ró los trá­mi­tes pa­ra que el pe­que­ño pu­die­ra re­si­dir en el país. Pe­ro su pa­dre ha si­do impu­tado por trá­fi­co de per­so­nas y, a día de hoy, es­pe­ra a la ce­le­bra­ción del jui­cio que pue­de lle­var­le has­ta la cár­cel. «Mi ma­dre fa­lle­ció y el ni­ño no po­día que­dar­se so­lo en Abi­yán. Yo no soy un de­li­cuen­te, es­ta­ba de­ses­pe­ra­do», ex­pli­ca a es­te se­ma­na­rio.

No quie­re acep­tar una con­de­na re­du­ci­da de un año, por­que eso sin­gi­fi­ca­ría acep­tar que es un tra­fi­can­te y te­ner an­te­ce­den­tes pe­na­les. Su pa­sa­por­te es­tá re­te­ni­do y no pue­de sa­lir del país. Mien­tras, Lu­cie, Ma­riam y Adou emi­gra­ron a Pa­rís, don­de la ma­dre de fa­mi­lia ha po­di­do en­con­trar un tra­ba­jo (so­lo ha­bla fran­cés). Des­pués de tan­to, si­guen se­pa­ra­dos.

Adou no que­ría co­mer ni ir al co­le­gio. Cuan­do Lu­cie le lla­ma­ba a Cos­ta de Mar­fil, el pe­que­ño so­lo de­cía que que­ría es­tar con pa­pá y mamá

Fo­tos: EFE

La ima­gen que dio la vuel­ta al mun­do. Las ma­fias que en­ga­ña­ron a Alí me­tie­ron al pe­que­ño Adou en una ma­le­ta pa­ra cru­zar la fron­te­ra del Ta­ra­jal, en Ceu­ta. Un po­li­cía de fron­te­ra le des­cu­brió al es­ca­near el bul­to

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.