Claves pa­ra la re­no­va­ción de la pas­to­ral fa­mi­liar

▼ «Ni los unos son unos he­te­ro­do­xos ni los otros unos ul­tra­mon­ta­nos». Los di­sen­sos en torno a la re­no­va­ción de la pas­to­ral fa­mi­liar impulsada por el Pa­pa se han exa­ge­ra­do, pe­ro «nos ha fal­ta­do sen­tar­nos unos con otros y ver que el de en­fren­te no tie­ne cue

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ricardo Ben­ju­mea

Pa­blo Gue­rre­ro, nue­vo coor­di­na­dor del Área Fa­mi­lia de la Com­pa­ñía de Je­sús, ha­bla de «un gi­ro en el pa­ra­dig­ma de la pas­to­ral de fa­mi­lia» con Amo­ris lae­ti­tia. Pa­ra que lle­gue a to­dos los rin­co­nes de la Igle­sia ha­ce fal­ta un es­fuer­zo con­jun­to des­de la co­mu­nión.

«La ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Amo­ris lae­ti­tia su­po­ne un gi­ro en el pa­ra­dig­ma de la pas­to­ral de fa­mi­lia». Es­te es el pun­to de par­ti­da del nue­vo más­ter de Pas­to­ral de la Fa­mi­lia. Su di­rec­tor, Pa­blo Gue­rre­ro (Gi­jón, 1963), aca­ba de ser nom­bra­do coor­di­na­dor del Área Fa­mi­lia pa­ra la Com­pa­ñía de Je­sús en Es­pa­ña.

¿De ver­dad es tan gran­de el cam­bio con la Amo­ris lae­ti­tia?

Sí, e in­clu­so di­ría que el Pa­pa ha que­ri­do em­pe­zar la con­ver­sión pas­to­ral de la Igle­sia por la fa­mi­lia. La ho­ja de ru­ta la tra­zó en la Evan­ge­lii gau­dium, que es la Igle­sia en sa­li­da, la Igle­sia que va a los pro­ble­mas reales de la gen­te y que, an­tes de ha­blar, sa­be es­cu­char. Es­to lo ha apli­ca­do a la pas­to­ral fa­mi­liar. A ve­ces te­ne­mos res­pues­tas muy bue­nas pa­ra pre­gun­tas que no se ha­ce la gen­te. El Pa­pa rom­pe con eso, va a las si­tua­cio­nes con­cre­tas sin mie­do a asu­mir ries­gos, por­que pre­fie­re una Igle­sia man­cha­da de ba­rro que otra to­da lim­pi­ta por no sa­lir de la sa­cris­tía. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de am­pliar la su­per­fi­cie de con­tac­to de con la reali­dad.

¿Eso es la «con­ver­sión pas­to­ral»?

Lo pri­me­ro es mi­rar la fa­mi­lia y que­rer­la, apre­ciar el mi­la­gro que sig­ni­fi­ca, por­que a ve­ces he­mos pe­ca­do de dis­cur­sos apo­ca­líp­ti­cos. ¿Qué di­ce el Pa­pa? Va­mos a ver qué es­tá fun­cio­nan­do y va­mos a em­po­de­rar a las fa­mi­lias, que sean no so­lo ob­je­to de la pas­to­ral, sino tam­bién su­je­to de evan­ge­li­za­ción. Eso es­tá en la tra­di­ción de la Igle­sia. Lo nue­vo son los mo­dos de ofre­cer es­ta ri­que­za con un len­gua­je ac­tual y te­nien­do en cuen­ta la reali­dad so­cio­ló­gi­ca de nues­tro tiem­po.

¿Al­gún ejem­plo?

Las pa­re­jas de he­cho. No res­pon­den al 100 % de lo que cree­mos los cris­tia­nos, ¿pe­ro eso sig­ni­fi­ca que no hay na­da va­lio­so en ellas? Ese es uno de los plan­tea­mien­tos del Pa­pa que al­gu­nos no han que­ri­do en­ten­der. Yo no sé tú, pe­ro yo tam­po­co lle­go en mi vi­da al 100 % del ideal evan­gé­li­co. Y lo que la nue­va pas­to­ral fa­mi­liar nos di­ce es que hay que mi­rar con ter­nu­ra a esas fa­mi­lias. Pe­ro ojo: la Amo­ris lae­ti­tia es mu­cho más que la fa­mi­lia en di­fi­cul­tad. El Pa­pa nos es­tá re­cor­dan­do que el ma­ri­do y la mu­jer son co­rrea pri­vi­le­gia­da del amor de Dios y que en ellos se trans­pa­ren­ta có­mo Cris­to ama a su Igle­sia. Por eso cuan­do es­cu­chas que Fran­cis­co no va­lo­ra el ma­tri­mo­nio… ¡Por Dios!

Lo que sí ha cri­ti­ca­do y mu­cho es la pre­pa­ra­ción que se ofre­ce pa­ra el sa­ca­ra­men­to del ma­tri­mo­nio.

No tie­ne sen­ti­do. Pa­ra la Pri­me­ra Co­mu­nión te­ne­mos a los ni­ños dos o tres años en ca­te­que­sis; pa­ra Con­fir­ma­ción, uno o dos años; pa­ra ser sa­cer­do­te, ni te cuen­to... Y con el ma­tri­mo­nio en al­gu­nas dió­ce­sis lo úni­co que se pi­de es un cur­so de cua­tro ho­ras. Te­ne­mos que ad­mi­nis­trar es­te sa­cra­men­to con más res­pon­sa­bi­li­dad.

Y no que­dar­nos so­lo en es­to. El Pa­pa es­tá de­jan­do en­tre­ver una pas­to­ral fa­mi­liar a va­rias ve­lo­ci­da­des, con iti­ne­ra­rios di­fe­ren­tes pa­ra las pa­re­jas. A to­das ha­brá que dar­les una for­ma­ción su­fi­cien­te y una ayu­da, pe­ro po­de­mos ofre­cer iti­ne­ra­rios pro­lon­ga­dos, no obli­ga­to­rios, por ejem­plo a las pa­re­jas que quie­ren vi­vir su no­viaz­go con pro­fun­di­dad cris­tia­na. Y lue­go, a los ma­tri­mo­nios jó­ve­nes te­ne­mos que acom­pa­ñar­los. Y ver de qué ma­ne­ra po­de­mos adap­tar las pa­rro­quias a las ne­ce­si­da­des de las fa­mi­lias con hi­jos pe­que­ños, por­que mu­chas ve­ces ha­ce­mos ofer­tas que las ex­clu­yen, y así te­ne­mos a pa­re­jas cris­tia­nas com­pro­me­ti­das que se que­dan fue­ra du­ran­te 10 o 15 años, mien­tras sus hi­jos son pe­que­ños. Co­mo mu­cho, pue­den ir a Mi­sa los do­min­gos, y de­pen­de de dón­de, por­que a ve­ces el cu­ra les mi­ra mal si ha­cen rui­do.

¿Qué pa­pel jue­gan en es­te es­que­ma los Cen­tros de Orien­ta­ción Fa­mi­liar dio­ce­sa­nos y la ayu­da a pa­re­jas en si­tua­cio­nes de cri­sis?

Es­to en el fon­do es un pro­ble­ma eco­nó­mi­co. No es lo mis­mo una dió­ce­sis co­mo Ma­drid que otra pe­que­ña. Las po­si­bi­li­da­des de con­tar con pro­fe­sio­na­les en el ám­bi­to de la ase­so­ría, de la te­ra­pia, del de­re­cho… no tie­nen na­da que ver. Cla­ro que re­cur­sos nun­ca so­bran. Yo, cuan­do ha­go te­ra­pia de pa­re­ja, en la pri­me­ra se­sión les pre­gun­to si es­tán dis­pues­tos a tra­ba­jar por sal­var su ma­tri­mo­nio o si acu­den sim­ple­men­te a ver si les pue­do ayu­dar a di­vor­ciar­se amis­to­sa­men­te. Si es lo se­gun­do, les di­go que hay mu­chos psi­có­lo­gos a los que pue­den acu­dir. Por­que en es­to hay que po­ner to­da la car­ne en el asa­dor. Si al fi­nal el pro­ce­so ter­mi­na en rup­tu­ra, no se­rá por­que no ha­ya­mos in­ten­ta­do evi­tar­lo.

La Amo­ris lae­ti­tia plan­tea tam­bién la pas­to­ral fa­mi­liar co­mo un me­dio pa­ra lle­gar a per­so­nas que se han ale­ja­do de la Igle­sia. ¿De ver­dad ocu­rre es­to en la prác­ti­ca?

No son mul­ti­tu­des, pe­ro sí es­ta­mos asis­tien­do a un mo­vi­mien­to de re­gre­so a la fe sig­ni­fi­ca­ti­vo. Se tra­ta so­bre to­do de per­so­nas que, por lo que sea, aban­do­na­ron, no la fe, pe­ro sí la prác­ti­ca re­li­gio­sa. Y aho­ra pi­den pa­ra sus hi­jos ca­te­que­sis o un co­le­gio con­cer­ta­do re­li­gio­so y de­ci­den por cohe­ren­cia que van a em­pe­zar a par­ti­ci­par en de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des. En es­te sen­ti­do, creo que de­be­mos de to­mar más con­cien­cia de la im­por­tan­cia de dos ins­ti­tu­cio­nes que son cla­ve en la pas­to­ral fa­mi­liar: la pa­rro­quia y la es­cue­la. Yo soy un enamo­ra­do, por ejem­plo, de la ca­te­que­sis fa­mi­liar du­ran­te la pre­pa­ra­ción pa­ra la Co­mu­nión; es un mé­to­do que per­mi­te ver­da­de­ra­men­te in­ci­dir en una fa­mi­lia e ir in­cor­po­rán­do­la a la pa­rro­quia. Y con los co­le­gios, re­sul­ta que te­ne­mos una es­cue­la con­cer­ta­da que abar­ca to­do el es­pec­tro eco­nó­mi­co e ideo­ló­gi­co. Ahí te­ne­mos un po­ten­cial enor­me.

¿Qué re­sor­te ha­bría que ac­cio­nar pa­ra po­ner en mar­cha de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va la re­no­va­ción que pi­de Amo­ris lae­ti­tia?

Coor­di­nar­nos mu­cho me­jor y me­ter aquí lo me­jor que ten­ga­mos, prio­ri­zar la pas­to­ral fa­mi­liar con me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les, me­jo­rar la for­ma­ción de sa­cer­do­tes y lai­cos, po­ner en co­mún las bue­nas prác­ti­cas…

¿Es po­si­ble esa re­no­va­ción cuan­do es­ta­mos vien­do tan fuer­tes de­ba­tes en torno a la pas­to­ral fa­mi­liar?

Yo es­toy con­ven­ci­do de que sí. Te­ne­mos mu­chí­si­mas más co­sas en co­mún. A ve­ces es cues­tión de acen­tos. O de que, co­mo no nos ro­za­mos mu­cho, des­con­fia­mos unos de otros. Que hay sen­si­bi­li­da­des di­fe­ren­tes es evi­den­te en ám­bi­tos co­mo la co­mu­nión a los di­vor­cia­dos, la pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble, la re­con­ci­lia­ción y la me­dia­ción… Pe­ro tam­bién creo que hay mu­cho rui­do sin con­sis­ten­cia. Y ves que al­gu­nas de las crí­ti­cas al Pa­pa son des­lea­les. Se le es­tá ha­cien­do de­cir lo que no di­ce, y es­to es tre­men­do. Pe­ro si­go pen­san­do que hay un mí­ni­mo co­mún múl­ti­plo su­fi­cien­te­men­te am­plio. Fal­ta sen­tar­nos unos con otros y ver que el de en­fren­te no tie­ne cuer­nos, que los unos no son unos he­te­ro­do­xos y los otros unos ul­tra­mon­ta­nos. Ca­da uno te­ne­mos nues­tra tra­di­ción y nues­tra es­pi­ri­tua­li­dad, nues­tras cir­cuns­tan­cias y nues­tra ma­ne­ra de mi­rar la reali­dad. Lo de juz­gar se lo te­ne­mos que de­jar a Dios, que ya nos di­ce Ma­teo 25 cuá­les son sus cri­te­rios: «tu­ve ham­bre y me dis­te de co­mer…».

La mi­se­ri­cor­dia…

Las dos gran­des pa­la­bras que es­tá dan­do el Pa­pa a la Igle­sia en es­te mo­men­to son mi­se­ri­cor­dia y dis­cer­ni­mien­to. Mi­se­ri­cor­dia es des­cu­brir có­mo es Dios, y dis­cer­ni­mien­to es pre­gun­tar­te qué quie­re en tu vi­da. An­te el hom­bre que aca­ban de apa­lear, po­de­mos dar un ro­deo o po­de­mos pa­rar­nos, mon­tar­lo en nues­tra ca­bal­ga­du­ra y lle­var­lo a un hos­pi­tal. En es­to soy op­ti­mis­ta. Se van vien­do reac­cio­nes co­mo la de los obis­pos de la re­gión de Bue­nos Ai­res, los de Mal­ta, los bel­gas, los ale­ma­nes...

Los obis­pos de Po­lo­nia se han pro­nun­cia­do en una lí­nea dis­tin­ta a to­das es­tas.

Hay que leer lo que di­cen. Yo en­tien­do que en un ti­tu­lar no ca­be to­do el do­cu­men­to, pe­ro a ve­ces se trans­mi­te una idea muy par­cial. Lo que es evi­den­te es que los pas­to­res es­tán in­car­di­na­dos en su reali­dad. Es di­fe­ren­te la ca­tó­li­ca Po­lo­nia que Ale­ma­nia, que lle­va si­glos en diá­lo­go en­tre lu­te­ra­nos y ca­tó­li­cos. Pe­ro vol­vien­do al te­ma de las di­fe­ren­cias: siem­pre ha ha­bi­do unos de Apo­lo y otros de Ce­fas; lo que ocu­rre es que aho­ra se de­ja lu­gar al di­sen­so. Hay gen­te que no en­tien­de có­mo el Pa­pa no es más se­ve­ro con al­gu­nas crí­ti­cas. Pe­ro si no res­pon­de es por­que es cris­tiano. Y por­que es pa­dre. Y por­que es hu­mil­de.

Se ha­bla aho­ra de que pre­pa­ra una re­for­ma del Pon­ti­fi­cio Ins­ti­tu­to Juan Pa­blo II pa­ra la Fa­mi­lia.

Por lo que he leí­do la idea es in­car­di­nar­lo en una uni­ver­si­dad. Es­to es po­si­ti­vo, por­que hoy no po­de­mos ha­cer pas­to­ral fa­mi­liar sin con­tar con las cien­cias hu­ma­nas, pres­cin­dien­do de la psi­co­lo­gía o de la so­cio­lo­gía. La in­ter­dis­ci­pli­na­ri­dad es ca­da vez más ne­ce­sa­ria. De nue­vo aquí se tra­ta­ría am­pliar la su­per­fi­cie de con­tac­to con la reali­dad.

«Pa­ra la Co­mu­nión, te­ne­mos a los ni­ños dos o tres años en ca­te­que­sis. Pa­ra el ma­tri­mo­nio a ve­ces bas­ta un cur­so de cua­tro ho­ras»

Ma­ríaPa­zo­sCa­rre­te­ro

Pren­sa Je­sui­tas

El ar­zo­bis­po de Ma­drid du­ran­te la ce­le­bra­ción del Open de las Fa­mi­lias 2016 de los je­sui­tas en el co­le­gio del Re­cuer­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.