Ta­len­to al ser­vi­cio de un Pa­pa san­to

ABC - Alfa y Omega Madrid - - La Foto - Eva Fer­nán­dez

El tiem­po im­po­ne lec­cio­nes mag­ni­fi­cas so­bre las per­so­nas, so­bre to­do con las que su­man. Y Joa­quín Na­va­rro Valls es una de ellas. Con­tor­nea­do en una ciu­dad con puer­to de mar, su vi­da que­dó an­cla­da pa­ra siem­pre jun­to a la de un Pa­pa san­to, que con­fió en él pa­ra re­vo­lu­cio­nar la co­mu­ni­ca­ción va­ti­ca­na. Hay per­so­nas que irrum­pen en la vi­da sin con­vo­car­se, y en el ca­so del Pa­pa y de su por­ta­voz fue re­cí­pro­co. En­tró a for­mar par­te del círcu­lo cer­cano de Juan Pa­blo II jun­to a don Sta­nis­law Dzi­wisz, hoy car­de­nal ar­zo­bis­po emé­ri­to de Cra­co­via, por­que los Pa­pas tam­bién ne­ce­si­tan te­ner ami­gos cer­ca. Per­so­nas de co­ra­zón y de in­te­li­gen­cia in­tui­ti­va, ca­pa­ces de pre­sen­tar­se an­te el Pa­pa po­la­co con una na­riz ro­ja de pa­ya­so pa­ra arran­car­le una son­ri­sa cuan­do el pár­kin­son pa­ra­li­za­ba su ros­tro. Lo ha re­cor­da­do con ca­ri­ño es­tos días Juan Vi­cen­te Boo en ABC. En es­to del pe­rio­dis­mo o de la me­di­ci­na, o de los tra­ba­jos que se con­ci­ben co­mo mi­sión, que en el fon­do pue­den ser to­dos, no se tra­ta so­lo de ha­ber rea­li­za­do co­sas in­tere­san­tes, sino de sa­ber que an­tes de lle­gar al mo­men­to de la muer­te uno tie­ne que ha­ber de­ja­do po­so en al­go. Si no, pa­ra qué. Na­va­rro Valls, co­mo buen de­por­tis­ta, sa­bía que al es­ca­lar aque­lla gran mon­ta­ña a lo lar­go de 22 años, te­nía que abrir nue­vas vías que fa­ci­li­ta­ran el ca­mino de los que ven­drían de­trás. Y lo con­si­guió con esa for­ma tan su­ya de ha­cer las co­sas, ca­llan­do y ha­blan­do en el tono que mar­ca­ba su son­ri­sa y ad­mi­nis­tra­ba los si­len­cios. Co­mo por­ta­voz del Va­ti­cano, Qui­co, co­mo le lla­ma­ban sus ín­ti­mos, ha si­do una lotería en la que los nú­me­ros sa­len pre­mia­dos. Un hom­bre, ade­más, atra­ve­sa­do de Dios, que nos ha re­ga­la­do rá­fa­gas de ele­gan­cia pa­ra man­te­ner cier­ta dig­ni­dad en la la­bor pe­rio­dís­ti­ca. De­trás de esa im­pe­ca­ble apa­rien­cia de ga­lán de Holly­wood ocul­ta­ba un ali­jo de li­ber­tad que ja­más po­drá ser de­co­mi­sa­do. Na­va­rro Valls es de los que siem­pre que­rrías te­ner cer­ca. En la ho­mi­lía de su fu­ne­ral, el vi­ca­rio ge­ne­ral del Opus Dei, Ma­riano Fa­zio, des­ta­ca­ba tres vir­tu­des: leal­tad, pro­fe­sio­na­li­dad y don sin­ce­ro de sí. Cuan­do uno sa­be que la vi­da pue­de des­fle­car­se en cual­quier mo­men­to, es­te le­ga­do del por­ta­voz del Pa­pa san­to, lo ha­ce aún más ad­mi­ra­ble. O me­jor: más in­cal­cu­la­ble.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.