El cam­pa­men­to, una es­cue­la de vida

So­ria y Gran Ca­na­ria aco­gen es­tos días dos ma­cro­cam­pa­men­tos, con 8.000 niños y jó­ve­nes del Mo­vi­mien­to Scout Ca­tó­li­co y de Scouts de Es­pa­ña. Am­bas en­ti­da­des reivin­di­can una for­ma de edu­car que des­pués de 110 años si­gue sien­do in­no­va­do­ra

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

Mi­les de scouts de to­da Es­pa­ña vi­ven es­tas se­ma­nas el mo­men­to más im­por­tan­te del año: los cam­pa­men­tos. Unos días en la na­tu­ra­le­za, sin te­le­vi­sión ni apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos, des­cu­brien­do su en­torno, apren­dien­do a desa­rro­llar sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y a co­la­bo­rar con los de­más pa­ra «de­jar el mun­do me­jor de co­mo lo he­mos en­con­tra­do». Pa­ra los 50 millones de niños y jó­ve­nes que en to­do el mun­do se edu­can se­gún el mé­to­do idea­do por Ro­bert Ba­den-Po­well, «el cam­pa­men­to es, al fi­nal, una pro­yec­ción ha­cia la vida».

En el ve­rano de 1907, una vein­te­na de mu­cha­chos in­gle­ses con es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro via­ja­ron a la is­la de Brown­sea, en el ca­nal de la Man­cha. Eran los co­ne­ji­llos de In­dias con los que el ge­ne­ral Ro­bert Ba­de­nPo­well que­ría pro­bar los prin­ci­pios de su re­cién crea­do es­cul­tis­mo. 110 años des­pués, 5.000 niños y jó­ve­nes es­pa­ño­les es­tán re­vi­vien­do es­te primer cam­pa­men­to scout en Co­va­le­da (So­ria). Es el I Jams­cout, en­cuen­tro na­cio­nal del Mo­vi­mien­to Scout Ca­tó­li­co (MSC). El do­min­go, los jó­ve­nes ce­le­bra­ron la Eu­ca­ris­tía con el car­de­nal Oso­ro, ar­zo­bis­po de Ma­drid; mon­se­ñor Xa­vier No­vell, obis­po de Sol­so­na y res­po­san­le del de­par­ta­men­to de Ju­ven­tud de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, y el obis­po au­xi­liar de Pam­plo­na, Juan An­to­nio Az­ná­rez. Otros 3.000 scouts se dan ci­ta en Gran Ca­na­ria, en el EsJam­bo­ree de la Fe­de­ra­ción de Scouts de Es­pa­ña.

El cam­pa­men­to del MSC es el bro­che de oro al proceso de ac­tua­li­za­ción

que ha vi­vi­do la en­ti­dad en los úl­ti­mos años, ex­pli­ca su vi­ce­pre­si­den­te, Car­los Lu­cas. Se han re­for­ma­do los es­ta­tu­tos y se ha ela­bo­ra­do un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo co­mún pa­ra «acer­car­nos

más a la esen­cia del es­cul­tis­mo ori­gi­nal. En los años 80 se hi­cie­ron mu­chos cam­bios, en par­te por la in­fluen­cia de otras ac­ti­vi­da­des de tiem­po li­bre, y ha­bía mu­cha di­ver­gen­cia en­tre gru­pos. De­bía no­tar­se que no so­mos una lu­do­te­ca».

¿Qué me­jor for­ma de ter­mi­nar es­te pe­río­do de re­fle­xión que con un gran cam­pa­men­to na­cio­nal? «Cuan­do nos plan­tea­mos có­mo am­bien­tar­lo, en se­gui­da sa­lió la idea de Brown­sea, pa­ra ce­le­brar es­ta vuel­ta a los orí­ge­nes». Así, des­de el 22 has­ta el 30 de ju­lio, niños y jó­ve­nes des­de los 6 has­ta los 21 años es­tán apren­dien­do de for­ma adap­ta­da a su edad a ha­cer las cons­truc­cio­nes bá­si­cas pa­ra acam­par, a se­guir ras­tros, a co­no­cer el en­torno na­tu­ral…

La re­ce­ta de Ba­den-Po­well

La vida en la na­tu­ra­le­za es uno de los pi­la­res del mé­to­do scout. «Es­tas co­sas tie­nen in­clu­so más va­lor aho­ra que an­tes –ase­gu­ra Lu­cas–, por­que los chi­cos des­cu­bren de lo que son ca­pa­ces en un mun­do que les en­se­ña que lo úni­co que tie­nen que ha­cer es sen­tar­se y pul­sar te­clas. Vi­vir unos días sin es­tar co­nec­ta­dos a la tec­no­lo­gía y de­pen­dien­do de lo que ha­cen con sus ma­nos les abre los ojos de for­ma bru­tal».

Pa­ra el vi­ce­pre­si­den­te del MSC, es­ta vuel­ta a los orí­ge­nes es, al mis­mo tiem­po, una apues­ta de fu­tu­ro. «El es­cul­tis­mo siem­pre ha in­no­va­do con co­sas que lue­go los de­más han ido adop­tan­do. To­do eso de la educación por pro­yec­tos de la que se ha­bla hoy, no­so­tros lle­va­mos ha­cién­do­lo 110 años». Es­ta for­ma de tra­ba­jar, pre­sen­te ca­da vez en más co­le­gios, coin­ci­de con par­te de la pe­da­go­gía que creó Ba­den-Po­well: pe­que­ños gru­pos de igua­les que apren­den ha­cien­do, asu­men ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des, y a los que el adul­to so­lo acom­pa­ña y guía.

La pe­da­go­gía que es­tá re­for­zan­do el MSC se com­ple­ta con el uso de sím­bo-

los –tal vez el ele­men­to más vi­si­ble del es­cul­tis­mo– y, so­bre to­do, con lo que da sen­ti­do a to­do: la es­pi­ri­tua­li­dad, los va­lo­res y el com­pro­mi­so de vida. El mo­men­to cla­ve pa­ra to­do scout es ha­cer la pro­me­sa, cuan­do so­lem­ne­men­te se com­pro­me­te a ser­vir a Dios y a su país, ayu­dar a los de­más y vi­vir se­gún la ley scout, tam­bién cuan­do de­je el gru­po. «Uno de los pun­tos fuer­tes de nues­tro nue­vo pro­gra­ma –afir­ma Lu­cas– es ayu­dar al des­cu­bri­mien­to vo­ca­cio­nal. En las ac­ti­vi­da­des se va vien­do quién es un lí­der na­to, a quién le in­tere­sa un cam­po en par­ti­cu­lar… En los scouts, to­do el curso es una pro­yec­ción ha­cia el cam­pa­men­to. Y el cam­pa­men­to es, al fi­nal, una pro­yec­ción ha­cia la vida».

Fotos: MSC

El car­de­nal Oso­ro sa­lu­da a un lo­ba­to du­ran­te la Eu­ca­ris­tía del do­min­go 23 de ju­lio, en el JamS­cout de Co­va­le­da (So­ria)

MSC

Par­ti­ci­pan­tes del JamS­cout pre­pa­ran por gru­pos al­gu­nas cons­truc­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.