«Sin abue­los, es­ta so­cie­dad no po­dría exis­tir»

26 de ju­lio, san Joa­quín y san­ta Ana, Día de los abue­los

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

«¿Qué se­ría de es­ta so­cie­dad sin los abue­los? Hoy los abue­los es­tán en­tre­gan­do to­do y más por sus hi­jos y por sus nie­tos, con mu­cha ge­ne­ro­si­dad y con mu­cho ca­ri­ño. Sin abue­los, es­ta so­cie­dad no po­dría exis­tir». Así lo creen Ál­va­ro y Ma­ri, pa­dres de dos hi­jos y abue­los de ocho nie­tos, con mo­ti­vo de la fies­ta de san Joa­quín y san­ta Ana, pa­dres de la Vir­gen y abue­los de Je­sús.

Es­tos días el ma­tri­mo­nio tie­ne en ca­sa a va­rios de sus nie­tos, de­bi­do a que las va­ca­cio­nes es­co­la­res no coin­ci­den con las va­ca­cio­nes de sus pa­dres, y así apro­ve­chan pa­ra rea­li­zar lo que ellos lla­man «nues­tra mi­sión». De sus ocho nie­tos, al­gu­nos es­tán bau­ti­za­dos y otros no, «pe­ro no­so­tros apro­ve­cha­mos pa­ra tra­tar de ha­blar­les de Je­sús. Aquí, con no­so­tros, se ben­di­ce la me­sa, re­za­mos por las no­ches..., y siem­pre con dul­zu­ra».

Es­tos abue­los no so­lo re­zan con los nie­tos, sino que «to­dos los días re­za­mos por ellos tam­bién. No­so­tros he­mos com­pro­ba­do en nues­tra vida que la ora­ción es im­por­tan­tí­si­ma, y por eso pe­di­mos ca­da día que ellos, al­gún día, se en­cuen­tren con Je­sús co­mo no­so­tros lo he­mos en­con­tra­do, y que Él se bus­que sus me­dios pa­ra dar­se a co­no­cer por ellos».

Am­bos son cons­cien­tes de las nue­vas di­fi­cul­ta­des a las que se en­fren­tan hoy los abue­los, so­bre to­do gra­cias a su apos­to­la­do en Vida As­cen­den­te, aso­cia­ción de la que Ál­va­ro Me­di­na del Cam­po es pre­si­den­te na­cio­nal. «Mu­chos abue­los su­fren por­que sus nie­tos no van a Mi­sa, por­que sus hi­jos se se­pa­ran, por­que no quie­ren sa­ber na­da de Je­sús... Por eso pen­sa­mos que si te­ne­mos opor­tu­ni­dad de evan­ge­li­zar de al­gu­na ma­ne­ra a nues­tros nie­tos lo te­ne­mos que ha­cer. Es una opor­tu­ni­dad gran­dí­si­ma pa­ra no­so­tros pa­ra dar esa ale­gría que no­so­tros he­mos re­ci­bi­do. Es­to no son ba­ta­lli­tas del abue­lo, sino que es una ale­gría que no nos po­de­mos ca­llar».

Ar­chi­vo per­so­nal de Ál­va­ro Me­di­na del Cam­po

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Vida As­cen­den­te, Ál­va­ro Me­di­na del Cam­po, jun­to a su mu­jer y sus nie­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.